Carmona

El cerro con tres milenios de grandes culturas

Situada en lo alto de uno de un elevado cerro, desde hace más de tres milenios viene siendo una plaza fuerte de todas las culturas que han poblado la zona. Fue reino taifa e inexpugnable plaza fuerte de los últimos leales a Pedro I de Castilla. Sus yacimientos romanos, fortificaciones, palacios e iglesias la han convertido en reiterado plató de toda clase de filmaciones.

Planifica tu escapada a Carmona

Visitar como se merece todo lo que hay que ver en Carmona requiere de un día completo como mínimo, pues se trata de un lugar con atractivos romanos, árabes y cristianos de importancia. Para el resto de la escapada se puede pasar media jornada en la cercana Alcalá de Guadaira y varios día recorriendo la extraordinaria Sevilla. Esta es una importante población, con buena cocina y algunas excelentes opciones donde quedarse que ofrecemos en nuestra página Dormir y Comer en Carmona.

¿Quieres conocer este sitio?

Posiblemente fue fundada por los tartesios hace más de tres mil años, a los que siguieron fenicios y cartagineses, iniciando la historia de Carmona. En época romana el lugar se convirtió en uno de los núcleos de mayor importancia de la Bética, productor de cerámicas y conocido como Carmo. Julio César la dota de un recinto amurallado y le concede el privilegio de acuñar moneda propia; por ello le apoyará en su guerra contra Pompeyo. La ciudad contó con foro, teatro y anfiteatro, además de termas, entre los vestigios que han sido localizados. En el año 712 Carmona es conquistada por el célebre caudillo moro Muza ben Nusayr quien convirtió en capital de una de las provincias o coras más pequeñas de Al-Andalus.

Por ser Qarmuna un importante cruce de caminos y centro comercial con abundante agua gozó de gran prosperidad lo que la convertirá en reino de taifa. La familia bereber de los Banu Birzal expulsó en el 1013 al gobernador de los Omeyas cordobeses, colocando como rey a uno de los suyos. Se construirán entonces diversos alcázares y mezquitas que ponen de manifiesto la situación de esplendor que atraviesa la población. Después de perder y recuperar el gobierno del reino por sus tensas relaciones con la vecina taifa de Sevilla, en el 1067 el rey Al-Mutadid la anexiona a Sevilla. Después de pasar por las manos de almorávides y almohades, Carmona será reconquistada por Fernando III, en 1247, formando parte del Reino de Sevilla. El rey la dotaría de un fuero propio y pactaría con los musulmanes para que allí se quedaran. Sin embargo Alfonso X el Sabio incumplió el pacto y llevó a cabo un reparto de tierra entre las órdenes de Santiago y Calatrava, encargadas de asegurar su defensa, para que la distribuyeran entre los colonizadores que atrajeron. El rey Pedro I considerará a Carmona como uno de sus lugares de residencia favoritos. Así, la fortificó y edificó un palacio; el maestre de las órdenes de Alcántara y Calatrava, Martín López de Córdoba acogió a los hijos del rey tras su muerte. Los últimos partidarios del rey asesinado se resistieron a Enrique de Trastámara, hasta pactar su rendición en 1371, tres años después; algo que da idea de la inexpugnabilidad de la escarpada meseta y fortificaciones de la villa.

Puerta Sevilla carmona postal antigua
Al fondo, la Puerta de Sevilla en una postal antigua

Los enfrentamientos entre las casas nobiliarias de los Ponce de León y los Guzmán tendrán como escenario principal a esta localidad, durante gran parte del siglo XV. A ser villa de realengo, los Reyes Católicos someten a los bandos nombrando un corregidor dependiente de ellos, que restablece el orden. En 1504 Carmona es severamente afectada por un terremoto, del que le villa se recupera pronto experimentando un fuerte crecimiento en los dos siguientes siglos en los que se edifican numerosos conventos, templos y palacio de familias nobiliarias. En 1630 obtiene el título de Ciudad de manos del rey Felipe IV.

Ya en el siglo XIX la desamortización de numerosos bienes propiedad de la órdenes religiosas puso en el mercado numerosos inmuebles adquiridos en su mayoría por las familias terratenientes de la localidad.

Para comenzar la visita a Carmona ascendemos hacia la parte alta de la escarpada meseta en que está enclavado el casco antiguo de la ciudad. En el extremo noreste sobresale la Puerta de Córdoba, edificada originalmente en el siglo I; sería respetada por visigodos, árabes y castellanos, siendo el punto donde se cobraba el impuesto de la alcabala por las mercancías introducidas; en 1688 adquiere su actual aspecto barroco. Su importancia radica en que se trata de la única puerta de España que posee tres arcos de entrada, ya que se ha descubierto que además del central existen dos puertas pequeñas, una a cada lado, integradas actualmente en las viviendas que allí se ubican.

Desde allí vamos al Alcázar del rey don Pedro o “Alcázar de Arriba”, construido para ser residencia del rey taifa de Carmona y restaurada en el siglo XIV por el rey Pedro I de Castilla. Tras su gran arco de herradura está el Parador Nacional de Turismo; destacamos su patio de armas y su amplia terraza, desde donde se puede disfrutar de unas de las mejores vistas de la localidad.

El Convento de Santa Clara, es una de las cosas que hay que ver en Carmona, se encuentra en pleno casco histórico. Comenzado en el siglo XV, fue siendo reformado durante los siguientes tres siglos en varios estilos. El templo, de una sola capilla, está rodeado de pinturas e imágenes y su torre-mirador es del siglo XVIII.

iglesia san pedro carmona
Iglesia de San Pedro y su torre con la Giraldilla en la parte superior

En la que fue Casa del marqués de las Torres (s. XVI), se ubica actualmente el Centro de Interpretación y Museo de la Ciudad que muestra objetos arqueológicos desde tiempos prehistóricos hasta tiempos recientes, haciendo un recorrido por todas las culturas que habitaron Carmona.
Junto al museo encontramos la Iglesia Prioral de Santa María (1427), un templo gótico construido sobre la mezquita mayor a la Virgen. Durante el siglo posterior fue muy reformada. Destaca el retablo mayor, de estilo renacentista y es conveniente visitar el Patio de los Naranjos, levantado en el recinto de lo que fue el patio de abluciones de la antigua mezquita.

En la Plaza de San Fernando o “Plaza de Arriba”, sobre el antiguo foro romano rectangular se ha adaptado una plaza circular con casas desde cuyos balcones las familias principales de la localidad contemplaban los espectáculos taurinos, procesiones y ejecuciones. De entre sus edificios destacan la Casa de la Antigua Audiencia, el Convento de Madre de Dios y el Ayuntamiento.

La Iglesia de San Bartolomé (edificada en el s. XV) fue adaptada en estilo barroco. Destacamos su curiosa torre-fachada y su capilla de Jesús Nazareno con su imagen de 1607.
En la plaza de Blas Infante se alza el imponente Alcázar de la Puerta de Sevilla. Edificado sobre cimientos tartesicos y cartagineses del siglo IX a. de C., fue adaptado por los romanos en el siglo I de modo que Julio César proclamó que Carmona era “la ciudad más fuerte de la bética”. Los musulmanes lo ensancharían. Actualmente se ha rehabilitado para la celebración de actos culturales. Compuesto por la torre del Homenaje y la Torre del Oro, tiene una doble puerta constituida por dos arcos de diferente tamaño. Según un dicho popular si pasas por el arco menor con los ojos cerrados y la nariz tapada y pides un deseo, éste se te concede; si haces lo mismo pero pasando por el arco de mayor tamaño, te casas. En la planta inferior del alcázar se ubica el Centro de Recepción Turística.

Enfrente se sitúa la Iglesia de San Pedro (ss. XV al XVIII) de la que sobresale su torre de la tardía fecha de 1783, pero llamada la Giraldilla por su aspecto. En su interior destaca la cúpula barroca y el coro, la pila bautismal vidriada del siglo XVI y la capilla sacramental, de estilo barroco, obra de Ambrosio de Figueroa.

En la zona más oriental de la localidad, alejado de este casco histórico, se encuentran dos importantes vestigios romanos. El Anfiteatro romano estuvo dedicado en sus inicios (s. I) a los espectáculos con fieras y otras actividades culturales. La Necrópolis del siglo I cuenta con un gran número de tumbas y quemaderos, ya que la incineración de cadáveres era una técnica muy practicada. También mausoleos colectivos, de tipo familiar. La Tumba del Elefante recibe ese nombre por una escultura que allí se halló, convertido en el símbolo de la eternidad; en realidad fue un santuario de los dioses Cibeles y Attis. La Tumba de Sirvilia destaca por su monumentalidad; es la reproducción de una lujosa mansión de estilo helenístico, contando incluso con un patio; las pinturas de sus paredes aluden a la resurrección del dios Osiris. En la necrópolis se sitúa el Centro de Interpretación y Museo Arqueológico de la localidad, donde se pueden admirar algunos de los objetos obtenidos por Jorge Bonsor en sus excavaciones. Dispone además de un mirador y una terraza desde donde Carmona se muestra esplendorosa ante el viajero.

Imprescindibles

Dónde dormir en Carmona
Puerta de Córdoba
Dónde dormir en Carmona
Necrópolis

Datos prácticos

Coordenadas

37° 28′ 16″ N, 5° 38′ 32″ W

Distancias

Sevilla 35 km, Madrid 498 km

Aparcamiento

Parking subterráneo amplio en el Paseo del Estatuto

Altitud

253m

Habitantes

28 679 (INE 2011)

Los Mayos (1 de mayo), Semana Santa, Feria (tercera semana de mayo), Romería de la Virgen de Gracia (primer domingo de septiembre), Fiestas patronales (del 8 al 16 de septiembre), Romería de San Mateo (21 de septiembre)

AGROPORC, Feria Agrícola (se celebra dentro de la feria), Ruta de la Tapa, Noche Flamenca (dentro de la programación de las fiestas patronales)

Dulces del Convento de Santa Clara, Anís Los Hermanos (destilería fundada en 1880, visitable el primer sábado de cada mes)

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar