Que ver en Frigiliana

Bastión de resistencia morisca

Esta antigua plaza fuerte de la Sierra de Almijara, escenario de una batalla durante la rebelión de las Alpujarras, es considerada uno de los pueblos más bonitos de Málaga por su característico entramado urbano de época árabe.

Planifica tu escapada a Frigiliana

Este pintoresco lugar de la parte más oriental de Málaga es uno de los pueblos que mejor conserva su pasado árabe. Los Reales pósitos, las ruinas del castillo árabe, la iglesia de San Antonio de Padua o el museo arqueológico son algunos de los atractivos de éste tranquilo paraje. Recorrer sus hermosas callejuelas nos ocupará una mañana, aunque podemos ampliar la escapada, visitando las hermosas playas de Nerja a tan solo 7 km; unos pocos kilómetros al oeste se encuentra la recomendable cueva de Nerja. Para disfrutar del turismo activo hay numerosas opciones en el Parque Natural de las Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama. Otro de los atractivos de este municipio es la gastronomía, no puedes irte sin proba las famosas Chirimoya de la Costa Tropical de Granada-Málaga. Si quieres saber más sobre ésta o enterarte de los mejores alojamientos de la zona, visita nuestra sección Dormir y Comer en Frigiliana.

¿Quieres conocer este sitio?

Durante el Neolítico ya hubo comunidades establecidas en las inmediaciones del cercano río Higuerón, destacando las que habitaron hacia el 3.000 a. de C. en la llamada Cueva Oscura y en la Cueva de los Murciélagos. En el Cerrillo de las Sombras se horadó hacia el siglo VII a. de C. una necrópolis donde se han encontrado urnas fenicias. El primitivo emplazamiento de Frigiliana estaba en el lugar llamado Los Poyos del Molinillo.

Tras los fenicios llegarían los íberos y los romanos; estos últimos le dieron su actual nombre, que significa “propiedad de Frexinius”. A principios del siglo V consta la destrucción del lugar por los vándalos, sin rastro del dominio bizantino, y fue posteriormente tomada por los visigodos.

Al producirse la dominación musulmana, desde el año 718 se adscribe a la Cora o provincia de Rayya y se construye el castillo, el cual fue escenario de la sublevación muladí de Omar ben Hafsun, que mantendría un territorio independiente durante más de cuatro décadas. Por su pequeña fortificación en lo alto de la peña del pueblo, el lugar fue conocido como Hins Challana, floreciendo como centro de producción de la preciada seda, así como de extraordinarios higos, uvas y aceite de oliva. En el siglo XIII fue anexionado por el reino nazarita de Granada, que lo denominó Fixmiana.

Como el resto de la zona fiel a Boabdil (en ese momento luchando con su tío El Zagal), en mayo de 1487 la fortaleza se entrega mediante pacto con los Reyes Católicos. Las capitulaciones que preservaban su estilo de vida fueron violadas, siendo su población paulatinamente objeto de abusos y prohibiciones; progresivamente, muchos de ellos se fueron a vivir a cuevas y cabañas en el campo.

En 1515 se produce un desembarco de piratas berberíscos, que con la ayuda de moriscos locales saquean la población y secuestran a colonos castellanos, por los que pidieron un rescate. El ataque se repitió años después y la desconfianza hacia los moriscos fue en aumento culminando en la famosa Rebelión de las Alpujarras que comenzó en la Navidad de 1568. Detentadores de la plaza fuerte, los moriscos de Frigiliana comandados por el llamado Almueden, atacaron a la plaza fuerte de Canillas de Aceituno para rescatar a la esposa de éste prisionera de los cristianos. Hasta que el 11 de junio de 1569 un ejército comandado por Luís de Requesens se enfrentó a los moriscos en la Batalla del Peñón de Frigiliana, tomando el lugar. En los meses siguientes los pobladores moriscos fueron enviados a Castilla y dispersados, se trajo a colonos cristianos para sustituirles, y el castillo fue desmantelado.

foto antigua fabrica miel cana frigiliana
Niño de Frigiliana ante El Ingenio, Fábrica de Miel de Caña, ca. 1960

Pocos años después localidad se ve afectada por la peste, a la que siguieron varios años de malas cosechas y las consiguientes hambrunas. En el siglo XVII Frigiliana estaba prácticamente despoblada.

Para reactivar la localidad, el rey Felipe IV en 1640 segrega la localidad de Vélez-Málaga, le concede la categoría de Villa y crea el título de conde de Frigiliana para el caballero Íñigo Manrique de Lara. En éste cambio de titularidad se consiguen ciertos privilegios económicos y se introduce la caña de azúcar para sustituir los cultivos de la seda (abandonados al marchar los moriscos). La creciente prosperidad permite que lleven a cabo obras públicas y de embellecimiento.

El célebre trabajo estadístico conocido como Catastro del Marqués de la Ensenada se inicia precisamente en 1752 en Frigiliana. Tan importante documento se guarda en el ayuntamiento de la ciudad.
En el siglo XIX varias catástrofes (hambrunas, fiebres, terremotos) frenarán el desarrollo de la ciudad.

Tras la guerra civil de 1936 la Sierra de Almijara sería refugio de activos grupos de maquis opuestos al franquismo.

Lo más destacado de la visita a Frigiliana es poder deambular por sus calles de la época morisca, que conservan su estructura original y cuya esencia los habitantes han sabido conservar. Del castillo árabe levantado en el Cerro de la Sabina no quedan más que ruinas ya que esta célebre fortaleza fue desmantelada después de la batalla de Frigiliana (1569) para evitar nuevas insurrecciones; una parte considerable de sus piedras fueron empleadas en la fábrica del palacio que erigirían allí los nuevos condes del lugar, la familia Manrique de Lara.

Entre las principales construcciones de esta población se encuentra la iglesia de San Antonio de Padua, fundada a finales del siglo XVII por el poderoso fray Alonso de Santo Tomás, quien llegó a presidir el Consejo de Castilla (máximo órgano de Gobierno) durante el reinado del rey Carlos II el Hechizado. Destaca el artesonado de su interior, donde se guarda un valioso coro rococó y la célebre imagen de San Antonio de Padua. En el altar mayor sobresalen unas curiosas figuras vinculadas a la Santa Cena dispuestas tras un cristal. Asimismo, llama la atención la escalinata cerrada por una verja que anticipa la entrada a la iglesia, custodiada también por una llamativa torre.

La conocida como ermita del Santo Cristo de la Caña (siglo XVII) es una modesta construcción donde se guarda una imagen del Ecce Homo.

san antonio padua Frigiliana
Iglesia de San Antonio de Padua

El elemento más singular de su entramado urbano es El Ingenio, una mezcla de construcción nobiliaria y de instalación industrial. En principio se trataba del palacio de los Manrique de Lara (finales del S. XVI) dotado de una buena fachada de cantería, posteriormente transformado para alojar la última fábrica europea de miel a partir de caña. En su interior se exhiben buena parte de los primitivos mecanismos productivos. La casa de los Manrique contaba con capilla dedicada a la Virgen del Carmen, siendo aún visible la hornacina en que se veneraba. Dos grandes chimeneas sobresalen al exterior de la fábrica, cuyo frente está decorado con llamativas pinturas y esgrafiados. Otro notable elemento urbano son los Reales pósitos (1767), que sirvieron para guardar el grano. En su fachada llama la atención la sucesión de arcos dispuesta en la planta inferior. El interesante museo arqueológico de la localidad tiene acomodo en la casa del Apero (comienzos del S. XVII), con piezas desde la lejana Prehistoria hasta el la Rebelión de las Alpujarras. El inmueble cumplía funciones de caballerizas y de almacén relacionado con las labores agrícolas.

Es recomendable la visita a la Fuente Vieja (S. XVII), edificada por disposición de Íñigo Manrique de Lara para dar servicio tanto a la población como a los animales.

Por último, fue recientemente inaugurado el Jardín Botánico Santa Fiora, donde se presentan las plantas fundamentales en la historia de Frigiliana. Así, el esparto, la caña de azúcar, el palmito, el olivo y varias plantas medicinales como el romero, el tomillo y el orégano se exhiben en una curiosa muestra aterrazada.

Imprescindibles

vista Frigiliana
Vista aérea de la localidad

Datos prácticos

Coordenadas

36° 50′ 57.79″ N, 4° 14′ 53.39″ W

Distancias

Málaga 58 km, Sevilla 260 km, Madrid 521 km

Aparcamiento

Existe un aparcamiento municipal subterráneo en pleno centro de la ciudad.

Altitud

320 m

Habitantes

3 360 (2012)

Fiestas Patronales de San Sebastián (20 de enero), Carnaval, Semana Santa, Cruces de Mayo (3 de mayo)

Festival Internacional de Danza Oriental (abril), Día del Caballo (1 de mayo), Feria de San Antonio de Padua (13 de junio), Festival Flamenco Villa de Frigiliana (30 de julio), Certamen de Bailes Populares (mediados de agosto), Festival Frigiliana 3 Culturas (finales de agosto), Las Candelarias (septiembre)

Cerámica, Vidrio pintado, Telares, Objetos con calabaza de agua, Objetos con vareta de olivo

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar