Benalmádena es conocida por ser uno de los enclaves más populares de la Costa del Sol. Pero, más allá del buen clima, la playa y la gastronomía, en este municipio malagueño se encuentra una de las construcciones más peculiares de toda España: la Estupa de la Iluminación, el monumento budista más grande de Occidente. Este templo de 33 metros de altura es fácil de divisar desde la distancia, incluso para los que circulan por la A-7, la Autovía del Mediterráneo. Tanto su imponente altura como su cúpula dorada hacen que sea uno de los elementos más reconocibles de la provincia de Málaga. También, para qué negarlo, una verdadera curiosidad arquitectónica única en el país.

La Estupa de la Iluminación es uno de los edificios más conocidos de Benalmádena

La Estupa de la Iluminación es uno de los edificios más conocidos de Benalmádena. | Shutterstock

El legado andaluz de un maestro tibetano

Este templo fue construido entre 2002 y 2003 por orden del maestro Lopon Tsechu Rinpoche, tío del actual quinto rey de Bután, Jigme Khesar Namgyel Wangchuck. Este experto en el budismo tibetano tuvo una fuerte vinculación con España durante los años noventa y el principio del siglo XXI. Además de este templo, mandó levantar la Estupa de Karma Guen, en Vélez-Málaga. A lo largo de su periplo por Occidente construyó otras 16 estructuras de este tipo más. Su muerte, en junio de 2003, impidió que presenciase el final de las obras de la Estupa de la Iluminación. Aun así, el día de la inauguración del templo acudieron 3.000 personas a un acto que presidió S.S. Kunzig Shamar Rinpoche, el segundo maestro más importante del linaje Karma Kagyu del Tíbet.

En el proceso de construcción se contó con la colaboración del arquitecto polaco Wojtek Kossowski, que se inspiró en la estupa Chorten Memorial de Timpu, la capital butanesa. Pero su aportación también consistió en introducir los elementos de carácter más occidental, como pueden ser el portal y las barandillas. Así, el color blanco de la fachada, típico de las viviendas andaluzas, es otra de las características que mimetizan al templo en el paisaje. En la actualidad, es la Asociación Cultural Karma Kagyu quien dirige su funcionamiento y son los responsables de gestionar las diferentes actividades que alberga su interior, tanto conferencias como exposiciones.

Estupa de la Iluminación Benalmádena

La construcción de este templo budista finalizó en el año 2003. | Shutterstock

El enclave, que podría parecer aleatorio, fue escogido debido a que el Mediterráneo ha sido un lugar de encuentro de diferentes culturas, tradiciones y religiones a lo largo de la Historia. También desde las instituciones benalmadenses se ayudó a que el proyecto fructificase. Enrique Bolín, ex alcalde de Benalmádena fallecido en 2018, fue uno de los principales impulsores la construcción del centro, consciente del interés turístico que podría generar.



Así, fue el Ayuntamiento el que les cedió el terreno utilizado y cubrió parte de los gastos de la construcción. Su coste final fue de un millón y medio de euros. El resto del presupuesto se sufragó gracias a las aportaciones de diversos discípulos occidentales del maestro Lopon Tsechu Rinpoche. En la actualidad, Gyalwa Karmapa Tinley Thaye Dorje ejerce como guía espiritual de la Estupa de la Iluminación. Además, es el consejero de más de otros 800 centros budistas y monasterios en todo el mundo.

Un monumento en busca de la paz

La estructura del edificio arranca con unas escaleras que llevan hasta el interior del recinto. Una vez allí, se pueden encontrar miles de arcillas que representas distintos aspectos de la religión budista. También hay una gran cantidad de oraciones impresas en papel de algodón y un árbol de la vida de 17 metros de altura. Con todo, lo más destacado es una reliquia del Buda Kashyapa. El cono dorado que está fijado en la parte superior del templo se puede divisar desde toda la franja litoral que existe entre Benalmádena y Fuengirola.

Estupa de la Iluminación Benalmádena

El interior del edificio cuenta con una sala de meditación de 100 metros cuadrados. | Shutterstock

Este tipo de edificios suelen ser monolitos funerarios cerrados donde se guardan reliquias antiguas cuya función es servir como lugar de rezo y  meditación. Los practicantes budistas realizan a su alrededor circunvalaciones en el sentido de las agujas del reloj y creen que las peticiones que se hacen se hacen realidad. Pero, en el caso de este templo malagueño, su gran tamaño permite que en su interior haya una sala de meditación de más de 100 metros cuadrados. Las paredes de esta habitación están decoradas con pinturas que muestran la vida de Buda, siguiendo el estilo habitual de los artistas de Nepal. Además, debajo de esta sala, hay un lugar para exposiciones relacionadas con el budismo tibetano, la cultura de los Himalayas y las estupas del mundo.

En 2018, coincidiendo con el 15 aniversario de su apertura, la Estupa de la Iluminación acogió la II Conferencia Internacional de Unión Budista Europa, que se celebró por primera vez en España. Aunque el budismo no tiene una implantación muy longeva en Occidente, se calcula que solamente en España hay unas 40.000 personas que son seguidores de esta doctrina religiosa.

Según los preceptos del budismo, existen ocho tipos de estupas y cada una representa un acontecimiento importante en la vida de Buda. En este caso, la de la Iluminación, haría referencia al momento en que, bajo el árbol bodhi de Bodh Gaya, Buda venció a las tentaciones y a los ataques mundanos. Otros ejemplos de estupa serían las de los grandes milagros, las de la recuperación o las de Nirvana. Por tanto, la de Benalmádena es un monumento budista cuya finalidad es señalar al mundo el camino de la paz y la armonía.

Los interesantes alrededores de la Estupa de Benalmádena

Estupa de la Iluminación Benalmádena

Muchos visitantes se acercan a la Estupa para contemplar las vistas de la Costa del Sol. | Shutterstock

Desde la ladera de la Sierra de Mijas, donde se sitúa la Estupa de la Iluminación, se pueden ver tanto Gibraltar como la costa africana cuando la climatología lo permite. Muchas personas acuden a sus alrededores ya que es un perfecto mirador de la Costa del Sol. Además de esta excelente localización, la entrada es gratuita. Con la única excepción de las exposiciones mencionadas, que tienen un coste de 2 euros por cada visitante. También se pueden hacer visitas guiadas a la Estupa, tanto para colegios como para grupos de particulares.

Pero, junto a la visita a este monumento, los que acuden a la estupa más grande Occidente pueden conocer otras zonas colindantes. Después de hacerse una foto en los alrededores del templo, muchos turistas optan por acudir a localidades cercanas como Torremolinos o Mijas. Además, en la propia Benalmádena, hay diversos parques de atracciones en los que se puede pasar el día.