Huelva

Ciudad colombina con sabor inglés

Rodeada de marismas y caños, Huelva se halla inmersa en el espectacular paisaje fluvial de la desembocadura de los ríos Tinto y Odiel, que le confiere un carácter y un clima particular.

Planifica tu escapada a Huelva

La visita a los centros de interpretación, museos, catedral y espacios públicos que detallamos en el apartado Qué ver en Huelva puede llevarnos más de un día. Para entender el papel fundamental de la comarca en el viaje de Colón conviene cruzar el río y visitar durante al día siguiente las localidades de Moguer y de Palos de la Frontera. Para continuar la escapada, los aficionados a las aves deben de ir provistos de prismáticos, pues tienen muy cerca el Paraje Natural de las Marismas del Odiel, el Paraje Natural Estero de Domingo Rubio, la Laguna de Palos y las Madres y el Parque natural de Doñana. Para conocer la gastronomía de Huelva y elegir donde reservar ofrecemos la página especializada Dormir y Comer en Huelva capital.

¿Quieres conocer este sitio?

Huelva tiene un remoto pasado que la convierte en uno de los núcleos de población más antiguos del sur peninsular. Los Tartesios la poblaron entre el 3.000 y el 2.500 a. de C. Pero la Los fenicios la llaman Onoba (hacia el 1.000 a. C) siendo sustituidos por griegos, púnicos y romanos.

La presencia de los árabes sería más duradera. Entonces, se denominaría Güelbah. En el año 713 había sido tomada por el caudillo Muza. El asentamiento estuvo por mucho tiempo dividido en dos núcleos bien diferenciados: el de la urbe actual y el de la Isla de Saltés (antes Xaltis). Ambos estaban fortificados y en Güelbah tiempo más tarde los cristianos alzarían su castillo sobre la alcazaba musulmana.

En 1012, con la disolución del califato de Córdoba, el caudillo Abd-al Aziz al-Bakri funda el reino taifa en la entonces llamada Umba. Hasta que en el 1052 es conquistada por el célebre Al-Mutadid, rey taifa de Sevilla, luego sometido por los almorávides, a los que sustituirán los almohades; durante algunos años será parte de la Taifa de Niebla, hasta que sea reconquistada por el caballero Íñigo de Mendoza 1238. Éste debió de retirarse y no será hasta el 1262 cuando es conquistada definitivamente por el monarca castellano Alfonso X el Sabio. Se repoblará con leoneses y gallegos, denominándose Banda Gallega a esta y otras fortalezas del castellano Reino de Sevilla fronterizas con Portugal. La tenencia de la plaza fuerte es encomendada a varios caballeros, hasta que en 1351 se le confirman los derechos señoriales sobre la localidad al caballero Juan Alonso de la Cerda, transmitiéndoselos a sus descendientes.

En 1466 sería objeto de disputa entre las casas nobles de Medinaceli y Medina-Sidonia; esta última finalmente vería reconocido su mejor derecho en 1509, cambio de pagarle diez millones de maravedís a los Medinaceli.

Desde 1492 Huelva desempeña un papel importante en el contexto del Descubrimiento y la Conquista del Nuevo Mundo. Muchos marineros eran naturales de Huelva, como Juan Álvarez, “El Manquillo” de Huelva, Esteban Rodríguez y, sobre todo, Alfonso Pérez Nizardo, quien fue el descubridor de la Isla de la Trinidad.

A finales del siglo XVI y sobre todo en la centuria siguiente la ciudad deja de crecer y sufre numerosos vaivenes que acaban por reducir drásticamente su peso demográfico y su influjo. El empuje de otras localidades andaluzas como Cádiz y sobre todo Sevilla relega a Huelva a un lugar secundario. Además, la peste y los conflictos con Portugal diezmaron y afectaron a la población. En 1650 se desata una epidemia de peste que mata a la mitad de la población. Tantos murieron que Felipe IV en 1658 declaró a la villa libre de las levas de hombres para el ejército y la Armada.

En 1755 se dejó sentir en la ciudad el durísimo terremoto de Lisboa. La mayor parte del caserío de Huelva desaparece. No obstante, en esa misma centuria despunta como ciudad portuaria y marítima, beneficiada por el traslado de la Casa de Contratación en Cádiz.

Desde 1810 Huelva es frente de guerra con los franceses; desde su puerto se socorrió a la asediada Cádiz, siendo asaltada por las tropas del duque de Aremberg, que debería de retirarse después de capturar uno de esos convoyes.

En el siglo XIX la localidad continúa desarrollándose gracias a la proximidad de explotaciones de cobre, con lo que se convierte en una ciudad industrial y se aprecia en la población una gran influencia de Inglaterra, pues el capital inversor proviene de aquel país. En 1833 Huelva se convierte en capital provincial, separándose del Reino de Sevilla.

A partir de 1874 la explotación de las Minas de Río Tinto y otros yacimientos provocan inversiones en ferrocarril y la llegada de ingenieros y técnicos que contribuyen a la prosperidad de la ciudad.

barrio reina victoria postal antigua
El barrio de Reina Victoria, con casas de tipo inglés, en una postal antigua

Durante la Segunda Guerra Mundial, siendo Huelva el hogar de numerosos ciudadanos ingleses y alemanes vinculados a la minería, fue escenario de las luchas entre espías de las potencias en conflicto y sabotaje a barcos mercantes aliados, incluido el bombardeo aéreo de algunos. El 30 de abril de 1943 un submarino inglés dejó en las aguas cercanas a Huelva el cuerpo de un marino inglés con documentación sobre los preparativos de invasión aliada en los Balcanes y Cerdeña, y así engañar a los alemanes. La Operación Mincemeat (“carne picada”) fue un éxito, pues las autoridades españolas entregaron el cuerpo al cónsul inglés, tres días después de haber sido encontrado, sin informarle de que habían entregado los documentos a los alemanes.

Entre 1960 y 1981 se promueve la industria química en los alrededores de la ciudad, produciéndose la industrialización acelerada y el aumento demográfico.

Al haber sufrido numerosas destrucciones por guerras y terremotos, poco queda del casco histórico de Huelva que conviene visitarse acudiendo a los lugares recomendados. A unos dos kilómetros del centro de la ciudad, en la Avenida de la Cinta, se encuentra el edificio más bello de la ciudad, muy querido por los onubenses, el blanco Santuario de Nuestra Señora de la Cinta (mudéjar, ss. XV al XVI) de la Patrona de la localidad. Tiene la relevancia histórica que Cristóbal Colón se volviera durante su estancia en Huelva muy devoto de esa imagen; durante una tempestad que puso en peligro a su barco se encomendó a la Virgen de la Cinta, acudiendo en agradecimiento por su intercesión a rezar ante ella después de arribar a España. En su interior gótico destacamos la pintura al fresco en la capilla central con la imagen de la Virgen sentada; también destacamos la excelente verja del presbiterio y la serie de azulejos de temas religiosos y marineros, obra de Daniel Zuloaga.

Es de visita imprescindible el Museo Provincial de Huelva, donde incluso se exhiben restos de las infraestructuras relacionadas con la explotación minera del entorno en tiempos de dominio romano. También se muestran algunos de los mejores trabajos del célebre pintor Daniel Vázquez Díaz.

Dado el vínculo de la ciudad con Gran Bretaña y la navegación, conviene visitar el Centro de Interpretación Puerta del Atlántico. La impronta inglesa se visualiza en el Barrio Reina Victoria, situado entre la Avenida de Guatemala y las calles Roque Barcia y Orta, compuesto por un complejo de viviendas edificadas en 1916 por la Río Tinto Company en estilo puramente inglés, con el fin de que sus trabajadores no encontraran diferencia alguna con el ambiente británico a pesar de tener un clima completamente distinto. Para entender la importante historia industrial de la ciudad se puede acudir al Centro Interpretación de las Cocheras del Puerto, en un bello edificio industrial de 1909.

En el centro está la Catedral de la Merced, edificada en 1616 pero que no sería consagrada como tal hasta 1953. En su interior destaca la imagen de la Virgen de la Cinta del gran imaginero Martínez Montañés y la imagen del Cristo de Jerusalén.

La Iglesia de San Pedro (s. XVIII) es el templo más antiguo de la población, tal y como atestiguan algunos restos de estructuras murales incluso de la temprana Edad Media. La silueta de su campanario es uno de los hitos reconocibles de la ciudad. El retablo mayor (s. XVIII) y la imagen de San Pedro (s. XVI) son lo más interesantes de su interior.

En la zona peatonal está la Iglesia de la Concepción (ss. XVI y XVIII) donde se puede disfrutar de varios lienzos de Zurbarán y de la sillería de madera.

La Ermita de la Soledad (ss. XVI-XVII) es un punto importante de la Semana Santa onubense, ya que se custodia en su interior un célebre Santo Entierro.

La llamada Casa Colón (1883), antiguo hotel de estilo inglés, es actualmente un equipamiento cultural sede del importante Festival de Cine Iberoamericano.

A las afueras, en la Punta del Cebo, donde se encuentra con los ríos Tinto y Odiel, se emplaza el Monumento a la Fe Descubridora (1929), obra de Gertrude Vanderbilt Whitney.

catedral merced huelva
Catedral de la Merced

El entorno de la localidad refleja el paso de antiguas civilizaciones. Se puede contemplar la silueta del Acueducto romano (S. I d. C.), situado en El Conquero, y acudir a la Avenida de Andalucía, donde se encuentra el yacimiento musulmán de Cabezo de la Almagra.

Una perfecta opción es visitar las numerosas bodegas en Bollullos y La Palma y , con respecto al legado británico es recomendable una visita a la Tumba del Hombre que Nunca existió en el Cementerio Municipal de la Soledad; a las Minas de Río Tinto (a 77 kms. de huelva); y a Valverde del Camino (a 46 Kms).

Imagen destacada cedida por ©EMPRESA PÚBLICA PARA LA GESTIÓN DEL TURISMO Y DEPORTE DE ANDALUCÍA

Datos prácticos

Coordenadas

37° 15′ 0″ N, 6° 57′ 0″ W

Distancias

Sevilla 93 km, Cádiz 213 km, Madrid 660 km

Aparcamiento

Numerosos aparcamientos públicos y privados en el casco urbano. Se recomienda aparcar el vehículo en el Parking situado junto a la Casa Colón o en el del Nuevo Mercado del Carmen.

Altitud

0-71m

Habitantes

148 568(2012)

Cabalgata de Reyes (5 de enero), Fiesta Patronal de San Sebastián (domingo siguiente al 23 de enero), Carnaval, Semana Santa, El Rocío, Cruces de Mayo (principios de mayo), Fiestas Colombinas (julio – agosto), Fiestas de Nuestra Señora de La Cinta (8 de Septiembre)

Feria de la Tapa (octubre); Festival de Cine Iberoamericano (noviembre)

Cerámica, Guarnicionería

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar