Vélez de Benaudalla es un municipio de la comarca de la Costa Interior de la provincia de Granada, en la Comunidad Autónoma de Andalucía. Si se busca cultura y tradición, este es un gran destino turístico. Una situación privilegiada y un clima suave provoca que tenga inviernos agradables y veranos cálidos. La Sierra Nevada, del Jaral y la Alpujarra acunan un enclave único que cautivó, en su momento, al reino nazarí. No lejos se encuentran localidades tan interesantes como Motril o Salobreña.

Vélez de Benaudalla, cultura y tradición

Vélez de Benaudalla

Vélez de Benaudalla. | Shutterstock

Vélez de Benaudalla, al igual que muchas de las poblaciones de la provincia de Granada como la propia capital y su Alhambra, son resultado de la ocupación musulmana de la península a partir del siglo VIII. El legado histórico de Vélez de Benaudalla se plasma en el entramado de sus callejuelas de carácter morisco. Calles angostas y estrechas algunas de las cuales incluso terminan en callejones sin salida. Se trata de un laberinto típico de las poblaciones árabes. El origen de su nombre debemos buscarlo en la época de dominación musulmana. Bâllis Banu Abd-Allah, “valle del hijo del siervo de Alá”.

El barrio antiguo de Vélez de Benaudalla mantiene su trazado originario y acoge a la vieja fortaleza. Por su parte, el barrio de la Vega construido sobre terreno cultivable ha desarrollado una arquitectura irregular. Además, el barrio nuevo acoge la mayor parte de servicios. Las otras poblaciones del municipio son el Caserío de la Gorgoracha y Lagos.

Un poco de historia de Vélez de Benaudalla

Calles de Vélez de Benaudalla. | Ayuntamiento

Existen vestigios de asentamientos previos a los árabes. Hay vestigios de la Cultura de las Cuevas dentro del período del Neolítico Medio en localidades aledañas. Hay vestigios de ello en la Cueva del Capitán (Lobres), la Cueva de las Campanas y la Cueva de los Intentos (Gualchos). Incluso existe una mina con el nombre de Aníbal.

Ya en el siglo IX se conoce a la zona con el nombre de Bâlis, alquería árabe. En 1494 se entrega como señorío al alcalde Almuñécar. Después de la reconquista, se produce la expulsión definitiva de los moriscos y es repoblada por los cristianos.

Existen algunas leyendas relacionadas con el lugar. Una de las creencias más populares habla de un pasadizo secreto entre el Castillo de los Ulloa y el jardín Nazarí. Este pasadizo serviría de vía de escape en caso de sitio. El bandolero “El Cariad”, según la tradición, atacaba a las tropas francesas. Entre las mozas solteras también se extendía el hecho de que anudar los cordones de San Antonio les concedía “la gracia” de encontrar novio. Como curiosidad, el llamado teléfono medieval consistía en un sistema de señales luminosas que se pasaban entre las torres vigías.

Castillo de los Ulloa, testigo de la historia

Vista del castillo de los Ulloa

Vista del castillo de los Ulloa. | Shutterstock

Dominando el paisaje urbano de Vélez de Benaudalla se alza el castillo de los Ulloa. Fue construido por los señores de Ulloa, mandatarios de la villa. Se trata de una torre de siete lados que se apoyan en taludes muy pronunciados. En el momento de la expulsión morisca quedó prácticamente destruido. Posteriormente con la invasión francesa tampoco tuvo mejor suerte. En 1991 fue reformado gracias a una iniciativa municipal.

El castillo es un auténtico símbolo de Vélez de Benaudalla. Su interior está dividido en dos plantas más una terraza superior. Desde la terraza es posible contemplar unas magníficas vistas de la cara sur de Sierra Nevada y la vega del río Guadalfeo. De igual modo, podemos contemplar todo el casco urbano del pueblo.  Las salas, alargadas, se encuentran cubiertas por una bóveda de cañón. Actualmente es sede del Centro de Interpretación del Patrimonio de Vélez de Benaudalla.

Iglesia de Vélez de Benaudalla

Fachada Iglesia de Vélez de Benaudalla, con el castillo de los Ulloa al fondo

Fachada Iglesia de Vélez de Benaudalla, con el castillo de los Ulloa al fondo. | Wikimedia

Construida en el siglo XVIII sobre el solar de un antiguo templo mudéjar destruido por un incendio en el siglo XVI. Declarado monumento histórico artístico en 1982 fue diseñado por el Arquitecto Mayor de Madrid, Ventura Rodríguez, artífice de la reforma de la Basílica del Pilar en Zaragoza. El estilo de construcción es comparable al del monasterio de San Lorenzo de El Escorial o la Colegiata de Santa Fe. De planta en forma de cruz, la nave central, la capilla mayor y la nave transversal están cubiertas por una bóveda de cañón.

La torre está colocada en el centro de la fachada exterior. Ciertamente es importante contemplar sus retablos neoclásicos y sus columnas decoradas de orden toscano. Como obra figurativa, cabe destacar la Inmaculada de la escuela granadina de Pedro Atanasio Bocanegra.

El Jardín Nazarí, un pequeño Generalife

Jardín Nazarí de Vélez de Benaudalla

Jardín Nazarí de Vélez de Benaudalla. | Shutterstock

También conocido como “el Generalife chico”, es uno de los ejemplos más importantes y mejor conservados de jardín del Al-Andalus.  Así se suma al legado árabe nazarí de lugares como Alhama de Granada, Montefrío o Guadix. Este tipo de entorno fue creado para el disfrute de los sentidos, pero también para satisfacer las necesidades utilitarias. Finca de recreo y explotación agrícola, estos jardines fueron diseñados para aportar a las personas el máximo disfrute.

El magnífico equilibrio entre los elementos naturales y los espacios construidos generan una atmósfera de calma en la que poder abandonarse. De un indudable valor estético y delicado diseño. El agua es uno de sus elementos principales. Una acequia y sus diferentes ramales alimentan toda una suerte de estanques, fuentes y cascadas.

El Jardín Vertical

Jardín Nazarí de Vélez de Benaudalla

Jardín Nazarí de Vélez de Benaudalla. | Shutterstock

El Jardín Vertical es fruto de siglos de sedimentación de la cal y sirve de base sobre la que se construyó el Jardín Nazarí. Un magnífico entramado de cuevas, grutas y cavernas ribeteadas por formaciones naturales de estalactitas y estalagmitas. Finalmente, un bello mirador nos ofrece unas deliciosas vistas del valle del río Guadalfeo.

El nacimiento de agua de Vélez de Benaudalla

El municipio cuenta con un magnífico nacimiento de agua que en su momento originó el primer asentamiento romano. El nacimiento de Vélez de Benaudalla se encuentra en la zona intermedia de la población, lugar donde se ha establecido un paseo. Como punto central hay un estanque en el que desembocan también las aguas del manantial de “Fuente Nueva”. A partir de aquí, el agua se canaliza a través de una acequia por toda la Vega de Vélez hasta el Jardín Nazarí y regando todas las zonas de cultivo.

Estanque del Jardín Nazarí

Estanque del Jardín Nazarí. | Shutterstock

El agua, elemento básico de fuente de vida, ha sido utilizada para abastecer diferentes puntos. Los lavaderos del Alambique, los del Jardín Nazarí o la fuente y chorro del Alambique son ejemplos del uso social y doméstico a la que ha sido destinada. Su empleo en los molinos es un ejemplo de fuente de energía. En otras poblaciones andaluzas, como Grazalema, esto se hace también evidente. Es remarcable también su uso ritual, ya que en el mundo islámico las abluciones son totalmente obligatorias antes del rezo.

El río Guadalfeo es el más importante de la costa y la Alpujarra. Justo antes de llegar al mar, el río se encajona entre las paredes verticales de “los vados”, donde es posible practicar escalada libre. Más adelante se halla la cola del embalse de Rules.

Guadalfeo cerca de Vélez de Benaudalla

Guadalfeo cerca de Vélez de Benaudalla. | Wikimedia

El embalse y la presa de Rules son una gran obra de ingeniería que han supuesto un gran despliegue económico. Esta zona recoge todas las aguas de Sierra Nevada: las del Guadalfeo y los ríos Porqueira, Trevélez, Bérchules y otros.

Tradiciones de Vélez de Benaudalla

Las Fiestas de Moros y cristianos datan de 1791. La presencia árabe en la provincia de Granada fue sumamente importante desde su llegada en el año 711 y su expulsión el 1492. Cabe no olvidar que los moriscos habitaron el lugar hasta su marcha forzada en 1570. El origen de estas fiestas tiene lugar en los siglos XVI y XVII y conmemoraban el triunfo de los cristianos sobre los árabes. En estas fiestas se pretende escenificar teatralmente los hechos que acaecieron en la comarca en aquella época.

El diálogo de toda la representación se efectúa en verso y ha permanecido inalterable a través de los años. El escenario se encuentra entre la plaza de la Constitución y el escenario natural del Castillo. De esta manera el público puede visualizarlo todo sin necesidad de desplazarse. Esta celebración tiene lugar durante la primera quincena de junio. Las fiestas de moros y cristianos son habituales en otros rincones de España como Alcoy, Villajoyosa, Caravaca de la Cruz o Alcázar de San Juan.

Datos prácticos

Coordenadas

36° 49′ 55″ N, 3° 30′ 58″ O

Distancias

Granada 48,7 km, Madrid 467 km.

Aparcamiento

Sin problemas en todo el casco.

Altitud

175 metros.

Habitantes

2870 habitantes (2019).

San Antonio de Padua (11-15 de junio).

Celebración día de Andalucía (28 de febrero), Expo Nazarí (10, 11, 12 de julio), Moros y cristianos (dentro de las fiestas de San Antonio de Padua), Encuentro coros rocieros (finales de agosto).