Qué ver en Alhama de Granada

Bastión inexpugnable de los nazarís

En lo alto de un espolón rocoso que domina el desfiladero del río Alhama se asienta este épico pueblo granadino. El conjunto de sus calles encaladas queda armoniosamente integrado en la sierra de Tejeda. Sus históricos baños siguen siendo un gran atractivo del lugar. No te pierdas la historia y lo mejor que ver en Alhama de Granada.

Planifica tu escapada a Alhama de Granada

Alejado de los grandes centros de población y con acceso complejo, se trata de una de las localidades más interesantes de Granada. Lo es gracias a su barrio árabe, los monumentos religiosos, las edificaciones mobiliarias y su paisaje. Así, el conjunto de lo que ver en Alhama de Granada ocupa hasta dos días.

Al estar ubicada cerca de otras localidades de la Costa Tropical, las posibilidades de alargar la escapada son enormes. Yendo hacia el mar quedan AlmuñécarSalobreña o Motril. Por otro lado, La Sierra de la Alhama, Tejeda y Almijara resulta especialmente propicia para los amantes de la naturaleza. Otras alternativas son Loja o la propia Granada. En las páginas sobre dormir y comer en Alhama de Granada quede toda la información sobre restaurantes y alojamientos. Por otro lado, es un lugar ideal para el turismo activo en la provincia granadina.

¿Quieres conocer este sitio?

La historia local debe ser conocida para disfrutar al cien por cien de lo que ver en Alhama de Granada. Desde antiguo destacó por su fácil defensa y aguas termales. Gracias a ello fue poblada desde la prehistoria. Más tarde, las principales culturas mediterráneas se sucedieron su control. Con todo, su primera habitación urbana se debe a la tribu íbera de los Túrdulos. Por su parte, los romanos llamaron al lugar Artigi y lo adscribieron al Convento Jurídico Cordubense.

Tras pasar a sus manos, los musulmanes la renombraron como Al-Hamma/El baño. Llegado el siglo IX, el linaje de los Bann Rifa no acató la autoridad del emir de Córdoba. Así, en el 886, el príncipe Al-Mundir la asedió hasta que la muerte de su padre le obligó a regresar a Córdoba. En los siglos sucesivos recibió diversos ataques. Entre los más notables se halla la incursión de Fernando III el Santo. Aunque consiguió doblegar a la villa, no pudo rendir la alcazaba. Furioso, se llevó prisionera a la población capturada.

La seguridad que ofrecía y sus aguas termales propiciaron que fuera la plaza preferida de la corte granadina. Hacia 1350, el viajero Ibn Batutta describió la magnificencia de sus baños. Más de un siglo después, durante el duro invierno de 1482 la historia de Alhama de Granada cambiaría.

Fue entonces cuando un selecto grupo de 300 escuderos liderados por Juan Ortega de Prado escalaron los muros de la alcazaba. Pertenecientes a las huestes del marqués de Cádiz, iban provistos de escaleras de mano y cuerdas. De esta forma tomaron el lugar por sorpresa. Después bajaron al pueblo y abrieron las puertas de las murallas al resto del ejército castellano. La conmoción causada por tan grande pérdida motivó la redacción del célebre romance de la Pérdida de Alhama:

“Paseábase el rey moro

por la ciudad de Granada

desde la puerta de Elvira

hasta la Vivarrambla

¡Ay de mi Alhama!

Cartas le fueron venidas

como Alhama era ganada

las cartas echó al fuego

y al mensajero matara

¡Ay de mi Alhama! …”.

Los granadinos reaccionaron asediando a los cristianos. Para vencerlos llegaron a modificar el cauce del río. Sin embargo, la ayuda del duque de Medina Sidonia evitó la derrota cristiana. Una vez estabilizado el nuevo dominio y para acelerar su repoblación, se le concedió el mismo fuero que a Vélez-Málaga. La acción sería confirmada por Juana la Loca en 1514.

Durante 1609 fue expulsada su población morisca. Aunque desde antes la mayoría de la población era ya solo cristiana, la relación con los musulmanes fue menos conflictiva que en otros lugares. Esto explica que no se sumaran a la Insurrección de las Alpujarras.

Que ver en Alhama de Granada

Entre 1647 y 1652, la comarca vivió los “motines del hambre”. Debido a ello, los repobladores cristianos que se levantaron contra la presión fiscal y la especulación. Llegado el siglo XIX la plaza fue tomada al asalto por las tropas francesas en 1810. Para evitar el fusilamiento de los vecinos que habían participado en la defensa, los franceses exigieron que la villa pagara cien mil reales. Las familias afectadas debieron de ir puerta a puerta, pidiendo a sus vecinos que les ayudaran, hasta conseguir el dinero.

En la noche de Navidad de 1884 un terremoto sacudió la provincia de Granada. Alrededor de 1500 casas fueron derruidas y hubo 300 muertos y 500 heridos. Sin embargo, gracias al apoyo de Alfonso XII, el lugar fue rápidamente reconstruido, conservando su aspecto anterior.

A continuación, lo mejor que ver en Alhama de Granada.

Lo que confiere a esta población su singular aspecto es el impresionante y abrupto paisaje que la rodea. Se trata de un enorme espolón rocoso limitado por un profundo desfiladero, cuyo lecho surca el río Alhama. A pesar de su pequeño tamaño, posee un rico patrimonio. Disperso entre las serpenteantes pendientes de sus calles, lo que ver en Alhama de Granada es Conjunto Histórico-Artístico.

La visita comienza en la Plaza Real o Plaza de los Presos, único espacio abierto de la urbe medieval. En ella se ubica la Cárcel Real (1674), adosada a lo que en su día fue la Casa Consistorial. Su fachada aún conserva el escudo de la prisión. Hoy en día alberga en su interior un Centro para la Interpretación.

También en la Plaza Real se sitúa el gran hito religioso que ver en Alhama de Granada. Se trata de la Iglesia Mayor de Nuestra Señora de la Encarnación (siglo XVI), edificada sobre la antigua mezquita mayor. La historia de la consagración de este templo está estrechamente ligada a la guerra de Granada. Fue precisamente esto lo que llevó al papa Sixto IV a apoyar la causa de los Reyes Católicos, fundadores del santuario.

La portada occidental de la Iglesia Mayor de Nuestra Señora de la Encarnación es obra de Enrique Egas. Por dentro destaca la capilla mayor. Esta contiene una imagen del Crucificado, atribuida a Alonso Cano. Por otro lado, su gran torre es el punto de referencia visual de la localidad. Por último, en la sacristía contiene un Museo de Arte Sacro.

Junto a la Iglesia Mayor de Nuestra Señora de la Encarnación se alza la Casa de la Inquisición. El edificio original fue levantado en el siglo XV, en estilo gótico isabelino. Sin embargo, tras el terremoto de 1884 quedó prácticamente demolido. Por ello hubo de ser reconstruido durante la segunda mitad del siglo XX. Sobresale su imponente fachada, ornamentada con diferentes adornos neogóticos. El nombre del enclave viene de la teoría que apunta a su actuación como sede del Tribunal de la Inquisición.

Siguiendo con lo que ver en Alhama de Granada se llega al Hospital de la Reina u Hospital Real. Se trata del primero de su tipo, de sangre, edificado en la provincia de Granada. Su origen se remonta a 1485, cuando los Reyes Católicos ordenaron su construcción. Se escogió para su ubicación el antiguo palacio del cadí o juez de la localidad. De ahí que tenga influencias mudéjares, aunque su estilo sea más cercano al Renacimiento. En la actualidad acoge la sede de la Asociación de Termalismo de Andalucía.

Iglesia Mayor de Nuestra Señora de la Encarnación de Alhama de Granada
Iglesia Mayor de Nuestra Señora de la Encarnación.

Cercano al Hospital de la Reina, en pleno barrio morisco, se halla el Caño Wamba. Esta fuente pública data del año 1533. En ella aparecen los escudos de armas de los Reyes Católicos, representados a través del yugo y las flechas. Justo en el centro de la fuente se esculpió el águila bicéfala de Carlos V. Por tanto, fue uno de los primeros elementos en mostrar la dominación cristiana del lugar.

En el antiguo barrio árabe se conservan también diversas torres de vigilancia de aquella época. La Torre de Torresolana, próxima a la carretera del Salar, es circular y con muros de sillarejo. Por su parte, la Torre de la Luna se alza cerca del Llano de Zafarraya. Por último queda la Torre de Buenavista, de planta ligeramente hexagonal. junto a la loma que separa los ríos Cacín y Alhama, es un notable elemento que ver en Alhama de Granada.

Dos lugares singulares de la localidad son las Escaleras del Diablo y las Mazmorras. La escalinata, muy empinada, se usaba para bajar al río. El nombre proviene de la dificultad del ascenso. Mientras tanto, las mazmorras suponen un vestigio de la época nazarí (siglo XIII). Se trata de un conjunto de excavaciones en la roca que se utilizaron inicialmente como almacén y más tarde como calabozo.

Hacia el otro extremo de la localidad se halla el Convento de San Diego y su Iglesia de la Inmaculada. Dicho templo barroco cuenta con una imagen de la Inmaculada, obra de Alonso de Mena (siglo XVII). Es regentado por las hermanas Clarisas, productoras de excelentes dulces.

El Castillo de Alhama de Granada fue reedificado con piedra irregular sobre la antigua alcazaba árabe tras el terremoto de 1884. Sus muros recuerdan un pasado repleto de escaramuzas y resistencias épicas. Es junto al Balneario el edificio más histórico de la localidad. Este último se compone por unos baños árabes (siglos XIII o XIV) levantados a su vez sobre otros romanos. El conjunto se articula en una gran sala dividida en tres tramos. Uno de ellos recibe el nombre de Baño de la Reina en honor a Isabel la Católica.

Cercano a las termas, el río Alhama es atravesado por un puente. Su origen es disputado entre los romanos y los árabes. De un solo arco, posee dos rampas ascendentes que formaban parte de la antigua calzada de acceso a la ciudad. Aunque queda un poco escondido, merece la pena realizar el paseo que lo une con el Balneario. De camino se atraviesa la pintoresca garganta excavada por el río, una de las grandes postales que ver en Alhama de Granada.

Para terminar el recorrido, conviene acercarse al Paraje de los Tajos. Desde allí se pueden disfrutar de excelentes vistas sobre el pueblo, con sus casas colgantes sobre la roca y la garganta con el río al fondo. Con esto concluye el repaso a lo mejor que ver en Alhama de Granada.

Imprescindibles

Alhama de Granada
Castillo de Alhama de Granada
Castillo de Alhama de Granada.

Datos prácticos

Coordenadas

37° 0′ 0″ N , 3° 58′ 59″ W

Distancias

Granada 58 km, Sevilla 226 km, Madrid 466 km.

Aparcamiento

Existen dos céntricos aparcamientos junto al antiguo Convento de los Carmelitas Calzados y la Iglesia del Carmen.

Altitud

850 m.

Habitantes

6214 (2011).

Estos son otros eventos que ver en Alhama de Granada. Concurso “Alhama ponte guapa” (mes de junio), Velada de los romances (mes de agosto) y Festival de música joven o Festival de la Canción de Andalucía (principios de agosto).

Hojalata (David Carretero), esparto (Salvador Peula).

Otros destinos próximos

About the author

Comentarios

  • Marina 11 abril, 2016 at 12:15 am

    Me gusta su sitio_ pero no veo donde subscribirme

España Fascinante usa cookies para asegurarte una experiencia maravillosa. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar