Qué ver en Palma del Río

Alcazaba almohade en la fértil vega

Esta localidad se halla entre los ríos Guadalquivir y Genil. A su alrededor se extienden fértiles huertas que la envuelven en el perfume del azahar que desprenden sus naranjos. Este ambiente ha trascendido nuestras fronteras, alcanzando fama mundial. Esta es la historia y lo que ver en Palma del Río.

Planifica tu escapada a Palma del Río

Lo más interesante de esta visita es el conjunto de arquitectura religiosa. A su vez, de entre todos los conventos y templos que ver en Palma del Río, el más sobresaliente es la Iglesia de la Asunción. Al tratarse de un recorrido principalmente de exteriores, este puede realizarse en medio día.

La escapada puede continuar hacia el sur, por una cercana localidad célebre por sus bandoleros: Écija. También notable resulta el casco antiguo de Carmona. Otra opción para es dirigirse al Parque de la Sierra Norte de Sevilla. Asimismo, si no se ha visto antes, Córdoba compone una excelente excursión. Todo lo que necesitas saber sobre los alojamientos y la gastronomía local está en las páginas sobre dormir y comer en Palma del Río. Asimismo, el lugar permite realizar varios de los planes de turismo activo cordobeses.

¿Quieres conocer este sitio?

Para disfrutar al cien por cien lo que ver en Palma del Río lo ideal es saber algo de su pasado. Se sabe que estas fértiles tierras fueron pobladas por todos los grandes pueblos que dominaron el sur peninsular. Su posición entre dos ríos navegables, el Betis/Guadalquivir que llegaba a Córdoba y el Síngilis/Genil que conectaba con Écija, eran una golosina estratégica.

Se han encontrado ánforas globulares procedentes de lugares tan alejados como Britannia  y Germania. Esto prueba el éxito de la exportación de sus productos agropecuarios, especialmente el aceite. Tras la Caída de Roma, en esta zona ya cristianizada se instalaron los visigodos. Los bárbaros dejaron diversos vestigios funerarios. El territorio dependió de la diócesis de Itálica hasta la desaparición de esta a mediados del siglo XII.

La aldea sería ocupada por los musulmanes hacia el años 712. Los árabes la llamaron Balma y la incorporaron a la Cora de Córdoba. Cerca se asentó la tribu tunecina de los Al-Sadif. Fueron ellos quienes introdujeron naranjos y otros árboles frutales. De esta forma mejoraron considerablemente el sistema de regadíos, usando complicadas norias y extensas acequias.

Hacia el año 855, en el Memorial de San Eulogio, se menciona por primera vez a la población que los árabes llamaban Balma. El documento fue redactado por el mártir cordobés, cuyos restos se veneran desde el siglo IX en la Cámara Santa de la Catedral de Oviedo. El texto trataba sobre el martirio de los mozárabes Amador, Pedro y Luís, a causa de su fe.

La hoy llamada Alcazaba Almohade de Palma del Río se realizó entre los siglos XI y XII. Del Alcázar solo queda hoy un torreón, llamado Mesa de San Pedro. Tras construir la fortaleza se amuralló la localidad para defenderla de los ataques castellanos. Estas últimas defensas se conservan casi íntegramente

El famoso caballero Álvaro Pérez de Castro, el Castellano, fue enviado por Fernando III en 1231 al lugar para realizar una cabalgada destructiva. Llevó junto a él al infante don Alfonso de Molina. El pequeño ejército de caballeros saqueó Palma del Río. Tras matar a gran parte de su población, viró hacia el sur para derrotar en Jerez a las tropas almohades. Por último, se retiraron a Castilla.

Diez años después, el propio Fernando III el Santo firmó una capitulación con la población mora de Palma del Río. De esta forma él tomó el control de la localidad y los árabes conservaron parte de sus derechos. Con todo, algunas de sus tierras fueron repartidas entre colonos cristianos. En esta villa de realengo se reunieron, el 8 de mayo de 1313, todas las ciudades y villas de la Hermandad General de Andalucía.

foto antigua Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de Palma del Río
Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de Palma del Río (ca. 1930-1936).

Durante 1342, Alfonso XI cedió el señorío de Palma a Egidio Bocanegra, hermano del dux  de Génova. Un año después, la población fue devastada por una cabalgada musulmana. Además, se produjo una epidemia de peste que diezmó el pueblo. Los Bocanegra repoblarían la zona con mudéjares procedentes de Castilla. Asimismo, fortificaron Palma del Río, uniendo años después su apellido con el de los Portocarrero.

Desde 1451 contaron con el permiso para celebrar una feria franca, una de las más antiguas de Andalucía. Unos veinte años más tarde se instaló en la localidad una comunidad de exjudíos cordobeses, convertidos al cristianismo. Hasta 1492, hubo una estable convivencia entre cristianos, moros y judíos.

Luis Portocarrero, VII Señor de Palma, fue un famosos caballero y poeta. En 1507, recibió el título condal y edificó el Palacio de Portocarrero. Tal edificio vio nacer durante 1635 al célebre cardenal Portocarrero, valido de Carlos II. Fue asimismo el artífice de la ascensión de los Borbones al trono de España.

La localidad sufriría destrozos por ataques franceses en 1808, 1810, 1811 y 1812. Tras ello, en noviembre de 1836, descansó allí tres días el trashumante ejército carlista del general Gómez. Más tarde, Isabel II inauguró el ferrocarril en y la regente María Cristina le otorgó el título de Ciudad.

Durante el primer tercio del siglo XX se desarrolló en Palma del Río la masonería. Asimismo, se consolidó un importante movimiento jornalero. Por ello, en julio de 1936, al producirse el alzamiento militar fascista, un comité revolucionario tomó el control del pueblo. Asesinaron a numerosos derechistas locales. El 27 de agosto el pueblo será ocupado por los golpistas, que a su vez tomarían duras represalias. Hoy, la competitiva agricultura local ha convertido a la localidad en uno de los municipios más prósperos de Andalucía.

A continuación, lo mejor que ver en Palma del Río.

La Plaza del Cabildo de Palma del Río, o de Andalucía, es el punto en el que arranca esta visita. Se trata del lugar donde se realizaban corridas, procesiones y ejecuciones. Allí se levanta el Palacio de Portocarrero, Bien de Interés Cultural. Fue construido en el siglo s. XVI como residencia de los refinados Luis Portocarrero y Francisca Manrique. El palacio continúa siendo una vivienda particular, actualmente en manos de la familia Moreno de la Cova.

En el Palacio de Portocarrero pueden apreciarse algunos elementos del antiguo alcázar de época almohade (s. XII). Levantado en el mismo solar, conserva el conocido como Torreón de San Pedro. Su hermosa fachada plateresca se presenta hacia la Plaza del Cabildo de Palma del Río con un espectacular balcón cerrado con balaustre de hierro. El recinto interior y sus jardines cuenta con diversos espacios para todo tipo de eventos. Asimismo, allí se rodaron escenas de la película El Reino De Los Cielos, dirigida por Sir. Ridley Scott.

Siguiendo con lo que ver en Palma del Río, se alcanza la antigua Iglesia de Santa María. Hoy llamada Iglesia de la Asunción de Santa María (s. XVIII), luce estilo barroco. Posee planta de cruz latina y sobresale por el empleo de yeserías en su ornamentación interior. Sobre la fachada destaca una alta y esbelta torre. Ya por dentro, amén de las mencionadas yeserías, sobresalen los balcones de hierro forjado de la nave. Desde allí, familias pudientes participaban en las misas separados del resto de fieles. Alberga buenos retablos barrocos, pinturas y un magnífico cáliz del siglo XVI. Además, su claustro resulta muy notable.

Para tener una idea de las dimensiones que alcanzó la Alcazaba Almohade de Palma del Río, es recomendable continuar la visita por las calles de La Muralla, Los Rosales y Río Seco. Allí se conservan algunas torres y varios de los accesos. Por ejemplo, la Puerta del Sol, situada junto a la Plaza del Cabildo. Desde 1483 se denomina Arquito Quemado a un lugar de la muralla en cuya torre se edificó una capillita. Barroca y del XVII, en ella se venera a la Virgen de las Angustias. Mientras se recorren las defensa se pueden ver numerosos arcos, azulejerías de temática religiosa y hornacinas.

En la calle del mismo nombre se encuentra otro hito que ver en Palma del Río. Se trata del Convento de Santa Clara (1498). Fue financiado por el linajudo caballero cordobés Juan Manos Albas como señal de arrepentimiento tras asesinar a su esposa debido a unos celos infundados. Dos monjas de Santa Clara de Andújar fueron traídas para poner en marcha el convento. La construcción conserva elementos mudéjares, renacentistas y barrocos.

Asimismo, el Convento de Santa Clara posee un hermoso claustro cuadrangular. A este se suman más patios y espacios ajardinados. Actualmente sirve como sede Museo Municipal, ubicado primero en la Casa de Cultura y posteriormente en las Antiguas Caballerizas. Además de mostrar distintas salas temáticas de exposiciones, comparte espacio con la Oficina de Turismo.

Naranjos a las afueras de Palma del Río
Naranjos a las afueras de Palma del Río.

En la calle Feria se levanta el Convento de Santo Domingo, cuyo origen se remonta al año 1400. Sin embargo, sería refundado en dos ocasiones. La iglesia que se ve hoy es del siglo XVI y destaca por su portada clásica. Su espadaña se muestra algo inclinada a causa del terremoto de 1755. Por dentro sobresale la Capilla de la Virgen del Rosario (s. XVIII) y su claustro.

Mientra tanto, el Hospital de San Sebastián es otra fundación del siglo XVI que ver en Palma del Río. Se encuentra a cargo de las Hermanas Salesianas. El templo, de nave única, está dotado de un importante arco triunfal. Ya en su interior brilla especialmente la Capilla de Jesús Nazareno (1672). Asimismo, su notable claustro es de llamativo aspecto, al haberse empleado ladrillos en sus vistosas arquerías.

Terminando con los edificios conventuales que ver en Palma del Río se encuentre el Convento de San Francisco. Fue incendiado en julio del 36  y hoy día da espacio a un hotel. Con todo, todavía puede verse parte de su fábrica del siglo XVII en su iglesia. Esta es la actual Parroquia de San Francisco.

El Centro de Interpretación del río Guadalquivir facilita la comprensión de la rica historia cultural y medioambiental de la comarca. Por otro lado, a las afueras del lugar se asiente el templo dedicado a la Patrona de la localidad, la Virgen de Belén (ss. XIX-XX). El santuario dispone además de una Ermita, una casa del santero, un hogar para el peregrino y bellos espacios ajardinados. Sobre el río Guadalquivir, y terminando con lo que ver en Palma del Río, despunta el puente de hierro construido en París por la firma Cail en 1885.

Imagen destacada cedida por ©EMPRESA PÚBLICA PARA LA GESTIÓN DEL TURISMO Y DEPORTE DE ANDALUCÍA

Imprescindibles

Jardín de Palma del Río
Jardín de Palma del Río.
Alcazaba Almohade de Palma del Río
Alcazaba Almohade de Palma del Río.

Datos prácticos

Coordenadas

37° 41′ 41.86″ N, 5° 16′ 49.54″ W

Distancias

Córdoba 53 km, Sevilla 80 km, Madrid 455 km.

Aparcamiento

En plena calla Río Seco, aparcamiento Santa Clara y muchas otras zonas de pago habilitadas.

Altitud

55 m.

Habitantes

21 547(2012).

Estas son las principales festividades que ver en Palma del Río: Candelarias (febrero), Carnaval, Semana Santa, Fiestas Patronales y Romería de Nuestra Señora del Belén (primer domingo de septiembre).

He aquí otras ocasiones notables que ver en Palma del Río: Feria de Mayo, Festival de Teatro del Sur (julio), Feria de Agosto, Suelta del toro por la calle (septiembre, fiestas patronales).

Naranjas La Huerta del Tío PepeNaranPalma Cerámica (barro palmeño), forja, carpintería artística, imaginería, bordados de oro y plata.

Otros destinos próximos



About the author

España Fascinante usa cookies para asegurarte una experiencia maravillosa. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar