Qué ver en Montilla

Lugar de encuentro espiritual y capital vinícola

Situada en la campiña cordobesa, durante el siglo XVI fue lugar de residencia y visita de grandes santos y literatos. Además de por sus monumentos, es conocida mundialmente por su excelente vino. No te pierdas la historia y lo mejor que ver en Montilla.

Planifica tu escapada a Montilla

Hay mucho que ver en Montilla tanto desde la perspectiva monumental como enológica. Gracias a ello la visita se extiende durante todo un día. Una excursión cercana es a Puente Genil y su Yacimiento de Fuente Álamo. Otras alternativas son las épicas Lucena y Cabra, así como el Parque de las Sierras Subbéticas. Por otro lado, la capital provincial, Córdoba, siempre es un destino apetecible.

En las páginas sobre dormir y comer en Montilla aguardan sendas listas sobre alojamientos y restaurantes locales. Por último, el lugar es perfecto para diversas actividades de turismo activo.

¿Quieres conocer este sitio?

Antes de pasar a lo que ver en Montilla, cabe conocer en breve su historia. Así, se han encontrado vestigios tartésicos e íberos en el cerro del castillo. Sin embargo, la zona estuvo poco poblada durante la ocupación árabe. En tal época perteneció a las Coras de Cabra y Córdoba. Hacia 1240-1241 Fernando III el Santo ocupó la población y comenzó a repoblarla con colonos procedentes del Reino de León.

Pasó a manos de los condes de Aguilar, como señorío, ya en el siglo XIV. Por entonces era una activa villa-fortaleza. En el hoy conocido como Castillo del Gran Capitán nació, en 1453, este mismo personaje: Gonzalo Fernández de Córdoba y Aguilar. Es, quizá el general más exitoso de la Historia de España.

Durante 1501 los Reyes Católicos concedieron el marquesado de Priego a don Pedro Fernández de Córdoba. Sin embargo, las tensiones que a partir de 1504 se produjeron entre Felipe el Hermoso y su suegro Fernando el Católico, le causarían muchos problemas. El marqués se puso de parte de Felipe, llegando a encarcelar a un estrecho colaborador de Fernando. Muerto Felipe, el Rey Católico envió el ejército real a Montill capturando a don Pedro y derruyendo el Castillo del Gran Capitán.

Al ser capital del marquesado de Priego, se establecieron en la localidad numerosas órdenes eclesiásticas. Entre ellas estaban los franciscanos, agustinos, clarisas, jesuitas y concepcionistas. En ese ambiente vino al mundo, en 1549, el futuro misionero San Francisco Solano. Durante una epidemia que asoló la región, realizó varias curaciones inexplicables y fue nombrado patrono de Montilla en 1647.

puerta aguilar foto antigua montilla
La Puerta de Aguilar en el siglo XIX

Entre 1554 y 1569, el futuro San Juan de Ávila residió predominantemente en Montilla. Allí murió, predicando en vida por las serranías cercanas. Su fama fue tal que acudieron a visitarle grandes personajes. Entre ellos se encuentraban los futuros San Francisco de Borja, San Juan de Dios y Santo Tomás de Villanueva.

Durante 1561 llegó al pueblo el joven Gómez de Figueroa, conocido como el Inca Garcilaso. Residió en casa de su tío paterno, el capitán Alonso de Vargas, durante unos treinta años. Allí redactó la mayor parte de sus escritos, que publicaría en los años finales de su vida. El rey Felipe IV le concedió el título de Ciudad en 1630. Por último, en 1711 el marquesado de Priego se incorporó al ducado de Medinaceli.

Hoy es una referencia internacional en la cultura del vino por asentarse aquí la Denominación de Origen Montilla-Moriles. A continuación, lo mejor que ver en Montilla.

Esta visita arranca frente al Ayuntamiento de Montilla, emplazado en el antiguo Convento-Hospital de San Juan de Dios (1601). Destaca su frente de aire neoclásico y la torre del reloj. Cerca se halla el solar de la vivienda donde nació Francisco Solano. Allí se levantó en 1681 la actual Iglesia dedicada al santo nacido en Montilla. Es famoso por realizar curaciones inexplicables y evangelizar zonas de las Indias. El ducado de Medinaceli recuperó el edificio en el siglo XVIII. Su portada parece un claustro partido a la mitad, tiene tres naves y un crucero, además de un exuberante retablo.

En la plaza del obispo Pérez Muñóz se encuentra la Iglesia de San Agustín. De 1520, fue ampliada con un claustro y una nueva fachada en el XVIII. El templo conserva un buen retablo y un Jesús Nazareno (1601) atribuido a Juan de Mesa. Otro lugar que ver en Montilla es el Convento de Santa Ana, del siglo XVI. Su iglesia pertenece a 1630. En su retablo mayor se encuentra una Inmaculada, esculpida por Pedro Roldán.

Siguiendo, en la calle Gran Capitán destaca el frente dorado del Palacio de Medinaceli (s. XVI). En la parte izquierda de la fachada llama la atención el hermoso espacio denominado “Compás”. El paso comunica esta residencia palaciega con el Convento de las Clarisas, fundado en 1525. Tal edificio conserva su aspecto primitivo. Dentro se aloja una curiosa colección de figuras del Niño Jesús, de pequeño formato. El edificio es obra de Hernán Ruiz I (s. XVI) y sobresale por su portada flamígera.

parroquia santiago montilla
Parroquia de Santiago en lo alto

Al pasear por el centro urbano en la calle José de los Ángeles destaca por su curiosa fachada historicista el edificio de La Tercia (1921). Se llama así por levantarse en el solar de este antiguo almacén destinado al cobro de impuestos en especie. Otro hito que ver en Montilla es la llamada Casa de las Aguas. Allí se aloja el Museo José Garnelo dedicado a la figura del pintor decimonónico.

La austera Casa Museo del Inca Garcilaso recrea el ambiente en el que el importante escritor. Nacido en Perú, escribió, durante sus treinta años de estancia en Montilla, gran parte de su obra literaria. En el barrio de la Escuchuela se halla la Parroquia de Santiago. Sorprende su frente y la torre de ladrillo del siglo XVIII.

Continuando con los templos que ver en Montilla, asociado a la Compañía de Jesús, se llega la Basílica Pontificia de San Juan de Ávila (siglo XVI). Por su parte, la iglesia es de 1726. Los trabajos de construcción concluyeron definitivamente en 1944. Su retablo está dedicado al Corazón de Jesús, siendo obra de Félix Granda. Contiene las reliquias del patrón del clero español, San Juan de Ávila, así como el Panteón de la Casa de Aguilar.

Hay varias ermitas y capillas pequeñas que ver en Montilla. Por ejemplo, la de San José, otrora propiedad del gremio de los carpinteros. Contiene un retablo barroco dedicado a la vida del santo. Por otro lado, la Ermita de la Rosa posee una hermosa portada en jaspe rojo. Sin embargo, la más relevante por es la Ermita de la Paz, fundada por los marqueses de Priego, en 1547. Allí vivió y escribió San Juan de Ávila, recibiendo a los numerosos religiosos que acudieron a visitarle.

Durante 1722, sobre las ruinas del antiguo Castillo de El Gran Capitán se edificó un alhorí o alfolí, empleado como granero por el Duque de Medinaceli. Las excavaciones han ido desvelado su pasado como fortaleza. En la calle Beato Miguel Molino se halla el Museo Histórico Local, que muestra una interesante colección arqueológica.

En el recorrido por lo que ver en Montilla es fácil encontrarse con alguna de las numerosas bodegas de vinos Denominación de Origen Montilla-Moriles. Estas ofrecen visitas guiadas a sus instalaciones, donde también es posible adquirir sus caldos.

Terminando con lo que ver en Montilla queda pasar por un antiguo espacio industrial reutilizado hoy como Centro de Arte Contemporáneo. Se trata de Envidarte. Cuenta con la particularidad de se orienta también hacia la cultura del vino. Por otra parte, la tradición aceitera se explica y difunde en la Almazara y museo Juan Colín.

Imagen destacada cedida por ©EMPRESA PÚBLICA PARA LA GESTIÓN DEL TURISMO Y DEPORTE DE ANDALUCÍA

Imprescindibles

que ver en montilla
Calle en Montilla
que ver en montilla
Trabajadores en la vendimia de Montilla

Datos prácticos

Coordenadas

37° 35′ 11.73″ N, 4° 38′ 19.03″ W

Distancias

Córdoba 45 km, Sevilla 134 km, Madrid 434 km.

Aparcamiento

Existe un aparcamiento subterráneo en la Plaza de la Rosa y otro al aire libre en el Paseo de Cervantes. En las calles céntricas está implantada la zona azul.

Altitud

371 m.

Habitantes

23 836 (2012).

Estas son las grandes fiestas que ver en Montilla: Cabalgata de los Reyes Magos (5 de enero), Carnaval, Semana Santa y Feria de El Santo (en honor al Patrón San Francisco Solano, del 10 al 15 de julio).

He aquí otros eventos notables que ver en Montilla. Día del Vecino (a mediados de abril), Fiesta de la Cruz (del 3 al 5 de mayo), Noche Blanca (principios de junio), Romería Virgen de las Viñas (segundo domingo de junio) y Marcha ciclista de Luna Llena (finales de agosto). También, Fiesta de la Vendimia y Cata flamenca (primer fin de semana de septiembre) y Día de la Aurora (segundo fin de semana de octubre), Festival Vive el Flamenco.

Cerámica, Azulejería.

Otros destinos próximos



About the author

España Fascinante usa cookies para asegurarte una experiencia maravillosa. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar