Qué ver en Lucena

Atalaya de Andalucía y ciudad de los Judíos

Esta villa cordobesa, de enorme riqueza arqueológica tuvo una floreciente comunidad judía. Su Santuario de Araceli permite ver hasta cinco provincias. Así, según Camilo José Cela es “la atalaya de uno de los más bellos paisajes españoles”. Esta es la historia y lo mejor que ver en Lucena.

Planifica tu escapada a Lucena

Esta bella localidad famosa por su atalaya es también una importante zona aceitera. Conviene destinar como mínimo un día a lo que ver en Lucena. Destaca especialmente la judería, el Castillo del Moral, su museo arqueológico y los palacios. Conviene subir durante el atardecer al Santuario de Araceli. Otros atractivos de los alrededores son la Cueva del ángel y la Basílica de Coracho.

Para seguir la escapada se puede acudir al Parque Natural de las Sierras Subbéticas y visitar la mítica localidad de Carcabuey. Asimismo, muy cerca queda Cabra y en el norte aguarda Zuheros y su interesante Cueva de los murciélagos. La propia capital provincial, Córdoba, es un destino de lujo. Para conocer los mejores restaurantes y alojamientos locales, visita las páginas sobre dormir y comer en Lucena. La localidad es también un excelente lugar para realizar numerosas actividades de turismo activo.

¿Quieres conocer este sitio?

El pasado del lugar es tremendo y conviene conocerlo antes de pasar a lo que ver en Lucena. Así, en la zona existen más de trescientos yacimientos arqueológicos documentados. Sobresale sobre el resto la Cueva del Ángel, con vestigios del Paleolítico Inferior. Más tarde los romanos dejaron la fortificación de Laderas de Morana y la factoría de Tejares.

El Castillo del Moral fue levantado en el siglo VIII por mandato del emirato cordobés. Por su parte, los judíos constituyeron una comunidad fuerte, con notable poder local desde el siglo IX. Se cree que el nombre Lucena proviene del hebreo Eli ossana/Dios nos salve. Por ello poseyó una importante judería que incluía un hospital de eunucos y una importante escuela talmúdica, que generó una gran producción científica y cultural.

Alfonso I el Batallador de Aragón pasó por el lugar en 1124, en el marco de una larga expedición. En ella fue recogiendo a los mozárabes que encontraba para engrosar sus filas. La llegada de los almohades supuso el final de la tolerancia religiosa. Esto generó una fuerte resistencia que acabó con Lucena asaltada en 1148. Los supervivientes se trasladaron a Toledo, donde se incorporarían a la Escuela de traductores promovida por Alfonso X en el siglo XIII.

Durante 1240 Fernando III recuperó Lucena, encargando al obispado de Córdoba su defensa. Se cree que fue un lugar rico, pues en 1342 Alfonso XI la retomó para cedérsela a su amante, Doña Leonor de Guzmán. Casi treinta años después, el hijo de ésta, Enrique II, entregó el señorío a Juan Martínez de Argote. Su familia se vinculará familiarmente a los Fernández de Córdoba. Precisamente uno de los descendientes de este linaje participó en la Batalla de Martín González donde se apresó al rey Boabdil. Sus éxitos militares serían premiados con el marquesado de Comares.

La prosperidad económica provocó que en 1550 contase con 15.000 habitantes. Ya en 1680 pasó a manos del ducado de Medinaceli, algo que causó grandes descontentos entre los lucenses. Esto motivó que desde 1767 consiguieran volver a ser vasallos directamente de la Corona.

Santuario de María Santísima de Araceli, Patrona de Lucena
Santuario de María Santísima de Araceli, Patrona de Lucena.

Actualmente, Lucena es la segunda productora de aceituna a nivel mundial. Además es el centro vinícola de la Denominación de Origen Montilla-Moriles. También en Lucena se encuentra asentada una importante industria del mueble y del frío industrial.

A continuación, lo mejor que ver en Lucena.

El recorrido comienza por el Castillo del Moral, emplazado en un lugar carente de protección natural. Allí estuvo encerrado el rey Boadbil el Chico en 1483 tras ser capturado en batalla. Actualmente su aspecto es el propio de un palacio ducal. De su pasado guerrero conserva el Patio de Armas, así como las torres de Damas, del Homenaje, del Moral y del Mediodía.

En el interior del Castillo del Moral se aloja el Museo Arqueológico y Etnológico de Lucena. En él se exponen materiales hallados en el yacimiento prehistórico de la Cueva del Ángel. También trata la historia de la comarca, su pasado hebreo o la rica tradición alfarera y del metal. Respecto a esto último, cabe señalar que los célebres “velones” de cobre hicieron famoso al pueblo.

Continuando con lo que ver en Lucena se llega a la Iglesia Parroquial de San Mateo (ss. XV-XVI). Tal es su monumentalidad que se la considerada la “Catedral de la Subbética”. El arquitecto Hernán Ruiz el Viejo, en 1498, comenzó la construcción en estilo gótico sobre los cimientos de una mezquita. A mediados del XVI se incorporaron elementos renacentistas, como la portada de San Miguel. Destaca su espectacular retablo mayor manierista, la belleza de la barroca Capilla del Sagrario y su portada de coloristas jaspes de colores.

Por su parte, el barroco Palacio de los Condes de Santa Ana (s. XVIII) está situado en la calle de San Pedro. Su patio porticado está dotado de una monumental escalera y una espectacular bóveda octogonal repleta de yeserías. Detrás del Castillo del Moral se halla el neoclásico Palacio de los Marqueses de Campo de Aras, mientras que en la judería se alza el Palacio de los Condes de Hust (s. XVII). Posee una notable portada de piedra labrada y bellos enrejados en sus ventanas y balcones. Muy cerca se puede contemplar la Iglesia Parroquial de Santiago (1503). De estilo gótico-mudéjar, cuenta con tres naves. El templo guarda la imagen del Cristo de la Columna, de Pedro Roldán (s. XVII).

La Parroquia de Santo Domingo (s. XVIII) es otro lugar que ver en Lucena. Hace gala de una interesante cúpula decorada con yeserías. Además tiene un retablo barroco y llamativas imágenes, como el célebre Cristo de la Sangre. Del Hospital de San Juan de Dios (s. XVIII) sobresalen su espectacular portada monumental, las yeserías de la cúpula y los retablos ejecutados por Francisco José Guerrero. Por otro lado queda la Iglesia de San Martín (s. XVII), en la calle de San Pedro. Se trata de un edificio de gran calidad arquitectónica cuyo retablo mayor (1730) es obra de Martín de los Reyes.

Hay media docena de capillas interesantes que ver en Lucena. Destaca la neoclásica Capilla de Jesús Nazareno (s. XVIII), con un camarín barroco que aloja una imagen de Jesús (siglo XVI). Esta obra comparte espacio con un San Juan Evangelista, un Santo Entierro  y un Cristo yacente.

Castillo del Moral en Lucena
Castillo del Moral en Lucena.

Entre las construcciones conventuales, en la calle de San Francisco persiste la Iglesia de la Madre de Dios (ss. XVI-XVII). Hace gala de una sobresaliente portada manierista y un espectacular retablo barroco. Entre sus imágenes merece la pena pararse ante el Crucificado de Pasión  y San Pedro Alcántara, atribuido a Pedro de Mena. Tiene asimismo un patio anejo de gran belleza.

En un alto del barrio de la Barrera se halla la Iglesia Parroquial del Carmen (1630). Manierista de influencia herreriana, contiene elementos barrocos. Posee también un notable retablo barroco e interesantes pinturas. El pequeño Museo de la Automoción Antigua muestra una amplia exposición de vehículos clásicos, motos y miniaturas.

Otro hito imprescindible que ver en Lucena es el Santuario de la Virgen de Araceli. Está localizado en un alto a seis kilómetros del pueblo. Su mirador permite la contemplación de territorios de hasta cinco provincias diferentes: Málaga, Córdoba, Sevilla, Granada y Jaén. Se considera la “Atalaya de Andalucía”.

A las afueras se extiende la Cueva del Ángel. Además de su importante atractivo geológico, contiene una sima con restos prehistóricos. El yacimiento está considerado uno de los más importantes de Europa después del de Atapuerca. Por último, en el Cortijo Coracho hay un centro de interpretación que explica el yacimiento Basílica de Coracho, que alberga los restos de un templo y una necrópolis del siglo IV.

Imagen destacada cedida por ©EMPRESA PÚBLICA PARA LA GESTIÓN DEL TURISMO Y DEPORTE DE ANDALUCÍA

Imprescindibles

Iglesia de San Pedro Mártir en Lucena
Iglesia de San Pedro Mártir en Lucena.
Palacio de las Cortes de Lucena
Palacio de las Cortes de Lucena.

Datos prácticos

Coordenadas

37° 24′ 32.88″ N, 4° 29′ 9.65″ W

Distancias

Córdoba 68 km, Sevilla 156 km, Madrid 423 km

Aparcamiento

Existe un aparcamiento municipal subterráneo en pleno centro de la ciudad, en la Plaza Nueva.

Altitud

485 m

Habitantes

42 592 (2012)

Estas son las grandes fiestas que ver en Lucena: Cabalgata de los Reyes Magos (5 de enero), Semana Santa (denominada Santería), Procesiones infantiles (sábado ponterior al Domingo de Resurrección), Fiestas Aracelitanas en honor a la Virgen de Araceli (en torno al primer domingo de mayo).

Otro evento notable que ver en Lucena es la Feria Real de Nuestra Señora del Valle (septiembre).

Utensilios de bronce, latón y cobre: los famosos velones, capuchinas, almireces, braseros, chocolateras y alambiques. Además, tinajas de barro y otros objetos de alfarería.

Otros destinos próximos

About the author

España Fascinante usa cookies para asegurarte una experiencia maravillosa. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar