Jerez de la Frontera

La ciudad del vino y del caballo

Jerez es conocida universalmente por su vino y sus caballos. Sus ferias, bodegas, festivales de flamenco y tauromaquia completan los atractivos de una localidad repleta de monumentos.

Planifica tu escapada a Jerez de la Frontera

Jerez es una ciudad importante; que no sólo posee atractivos patrimoniales, sino que también posee una serie de potentes reclamos culturales alrededor del flamenco, el caballo, el vino, la tauromaquia y la religiosidad; el viajero necesita dos días para conocerla. Para quien vaya a pasar más días en tan señorial ciudad, sus opciones de excursión son localidades como CádizChipiona, o Arcos de la Frontera. Los amantes de la naturaleza se pueden dirigir hacia el sur, al singular parque natural de la Bahía de Cádiz. Para completar la visita nuestra sección Dormir y Comer en Jerez de la Frontera reúne toda la información sobre la gastronomía local, restaurantes y hoteles en los que alojarse.

¿Quieres conocer este sitio?

Se han encontrado vestigios arqueológicos de hace unos 5.000 años en la localidad; su origen pudiera ser la Xera tartésica, luego Serit fenicia, que llegó a contar con cierto desarrollo comercial tal y como demuestra el hecho de que se acuñó moneda en ese lugar. A unos once kilómetros, en el actual barrio de Mesas de Asta se encuentra el yacimiento de la gran ciudad romana de Asta Regia, que anteriormente también fue de los tartessos; se trató de una zona muy rica, exportadora de vino, aceitunas y salsa garum.

Los árabes la llamaron Scheres y lograron que experimentara otra época de esplendor, pues se continuó el cultivo de la vid y la producción de alcohol (con la excusa de elaborar medicinas). En el año 966 el caudillo Almanzor ordenó que se arrancaran las viñas pero los habitantes se opusieron, consiguiendo preservar la mayoría de las mismas. Las fortificaciones comienzan a edificarse desde el siglo XI, cuando se cierran sus murallas y un nuevo alcázar sustituye a una fortaleza anterior.

En el año 1133, estando bajo el poder de los almorávides, Scheres es saqueada durante la expedición del rey Alfonso VII, que se retira inmediatamente. No es hasta 1146 cuando los almohades se hacen cargo de la ciudad y la fortifican de nuevo. En 1248 al caer Sevilla en manos del rey Fernando III el Santo la zona de Scheres se convierte en un protectorado castellano bajo mando musulmán; esto acaba con la toma de la ciudad por Alfonso X el Sabio en 1264, que expulsa a la población musulmana el 9 de octubre de 1264 (Día de San Dionisio). La Xeres se convierte en Jerez, a la que se le añade el “de la frontera” por su proximidad con la misma; dos de sus siete mezquitas se convierten en bodegas, que se añaden a los veintiún cascos de bodega que ya tenían los musulmanes. El rey Enrique I sería quien la declaró cilla realenga y promovió el intercambio de vino por lana con los ingleses, fomentando el conocimiento de este producto en esa isla.

Desde comienzos del siglo XIV, a los colonos cristianos se incorpora un creciente número de judíos y musulmanes (mudéjares) provenientes de las zonas de guerra, produciéndose una expansión demográfica, urbana y comercial. El campo prosperó y el vino se exportó masivamente, tendencia que se amplía en siglo XVI por el comercio con América; en 1587 los corsarios ingleses saquean la ciudad, llevándose como botín tres mil botas de vino.

En el siglo XVIII la ciudad se viste de barroco y sobre todo se aprecia un cambio en el modo de producción del vino, mucho más industrial desde entonces. Jerez se rodea de un cinturón de bodegas. Este empuje apoyado ya por la burguesía, hará cambiar su aspecto nuevamente, derribándose otra vez sus murallas y las puertas medievales para trazar el flamante ensanche.

jerez frontera foto antigua
Antigua calle de Cánovas del Castillo

Durante el dominio francés, en el marco de la Guerra de la Independencia, Jerez es nombrada capital de Prefectura del Guadalete en 1810, situación que durará hasta agosto de 1812. El invasor provocó graves daños a la población.

A partir de entonces se produce la inmigración de familias inglesas comerciantes de vino, que compran y montan bodegas, llegando a conseguir la reducción del impuesto de importación de sus caldos, lo que contribuyó aún más a promover la aceptación de los mismos en ese país. A estos se irán uniendo otros bodegueros provenientes de otras partes de España, incluidos algunos indianos que al volver a la Península desde América deciden invertir en la ciudad.

El ferrocarril se diseña desde 1870 en función de las necesidades del vino, sustituyendo el tradicional transporte en carros y gabarras hasta el puerto de Cádiz. El vino trae tempranamente la luz eléctrica, el teléfono, el agua corriente y otros avances.

En 1933 se constituyó la Denominación de Origen de Jerez.

Nuestra visita a Jerez comienza en la zona de la Alameda Vieja, donde aún se aprecia la huella del pasado árabe-almohade en los muros del Alcázar de Jerez (S. XII). Sobresalen la torre octogonal y la del Homenaje y sorprende la conservación en el interior del recinto de la Mezquita -reconvertida al tomarse la ciudad- en Capilla de Santa María con mínimas transformaciones. Los lienzos de muralla y los baños árabes también están muy bien preservados. En su interior está el Palacio de Villavicencio (siglo XVIII) y un ámbito conocido como la Cámara Oscura desde donde se puede echar un vistazo a la ciudad en forma de panorámica.

En la Catedral (siglos XVII-XVIII) es posible que se reaprovechara el minarete para trazar el vistoso campanario que hoy contemplamos. En su interior cuenta con cinco naves y destacan las capillas de las Ánimas y el Cristo de la Viga; ente sus tesoros hay un lienzo de Zurbarán.

El espectacular edificio de la Cartuja de Santa María de la Defensión (siglos XV y XVIII) presenta un bello frente clasicista; el interior es de decoración gótica, despuntando la capilla que aloja la imagen de la virgen titular y el retablo mayor con lienzos de Roelas. Igualmente recomendamos su pequeño claustro.

La Basílica de la Merced (siglos XVII-XVIII) guarda la imagen de la Patrona local en un curioso templete de plata y los restos del jerezano y dictador de España -entre 1923 y 1930- Miguel Primo de Rivera. La Basílica del Carmen, con una monumental portada barroca, alberga el Museo Carmelitano de la Provincia Bética; incluye bellísimas pinturas, esculturas y ornamentos. Merece especial atención el Camarín de la Virgen (S. XVIII).

En la Alameda Cristina encontramos el conjunto gótico de los Claustros de Santo Domingo (S. XV) completado con varias dependencias (refectorio, capilla de La Cartuja, etc.) siguiendo una estética plateresca. San Dionisio, el Patrón de la Ciudad, tiene un templo medieval de bello artesonado en la plaza del mismo nombre. Alberga el desfile del “Rabo del gallo” (pendón de armas de la ciudad) durante las fiestas locales.

Merecen citarse las parroquias de Santiago, fundada en el siglo XIII y célebre por guardar una imagen del Jesús del Prendimiento; de San Miguel (siglos XV-XVI), con imponente retablo de Martínez Montañés; de San Lucas, que exhibe un notable altar del período barroco; de San Marcos, que incluso posee varios rarísimos azulejos ornamentados datables en el siglo XIV además de un importante retablo mayor barroco con tablas flamencas y una sillería del siglo XVIII; y de San Mateo, de la que sobresale su capilla bautismal y otro retablo del siglo XVIII.

Otro templos singulares son los de Las Angustias (XVII), donde está esa imagen que se procesiona en la Semana Santa; y de la Santísima Trinidad (s. XVI). Una famosa imagen de Jesús Nazareno se cobija en la Iglesia de San Juan de Letrán, presidida por un retablo del siglo XVIII. De la Iglesia de San Juan de los Caballeros, del siglo XIV, destaca su fachada principal manierista.

Son muchos los palacios que jalonan el casco urbano de Jerez de la Frontera y vinculados a apellidos muy relevantes en la historia de la ciudad, como: Domecq (s. XVIII), de hermoso patio columnado marmóreo y uno de los emblemas de la ciudad; Pérez-Luna (s. XVIII), dotado de una prominente portada monumental de aspecto netamente barroco; Riquelme, que no llegó a culminarse y aún muestra rasgos propios del estilo plateresco; Dávila, espectacular obra renacentista; Camporreal, adscrito ya al estilo neoclásico y sobresaliente por su patio. Por último, el Palacio del Duque de Abrantes (S. XIX) acoge la sede de la Real Escuela Andaluza de Arte Ecuestre y sobresale por ser proyectado por el autor de la Ópera de París, Charles Garnier. También contiene los interesantes Museo del Arte Ecuestre y Museo del Enganche.

El Antiguo Cabildo (S. XVI), situado en la Plaza de la Asunción, es conocido por su frente labrado con alegorías de estilo renacentista. La Torre de la Atalaya (S.XV), es célebre por su reloj y por su campana, que la tradición liga al tiempo en que la ciudad musulmana se rinde ante Alfonso X.

Dónde dormir en Jerez de la Frontera
Cartuja de Jerez de la Frontera

De la familia Domecq es el edificio del Gallo Azul (S. XX), con su característica torre semicircular esquinada. Otro edificio emblemático es la Plaza de Toros (s. XIX) , de primera categoría; merece la pena tratar de ver un espectáculo en ella, pues la vistosidad de su ambiente es un espectáculo en sí mismo.

Las bodegas se reparten por el tejido urbano de la localidad. En las de Williams-Humbert hay un Museo del Jerez. Algunas de estas bodegas como la del Grupo Estévez exhiben sus fondos artísticos de Pablo Ruiz Picasso (Museo Suite Vollard); las Bodegas Tradición exhiben el importante fondo de pintura española antigua de Joaquín Rivero.

El pasado remoto de la ciudad puede explorarse a través de la exposición permanente del Museo Arqueológico de Jerez, sito en la Plaza del Mercado. En el Centro Temático de La Atalaya se divulga el pasado vinícola de Jerez. Finalmente, hay un Museo Taurino que muestra la importante tradición de la Fiesta Nacional en la localidad.

Imprescindibles

Dónde dormir en Jerez de la Frontera
Catedral de Jerez de la Frontera
plaza arenal jerez frontera
Plaza del Arenal

Datos prácticos

Coordenadas

36° 42′ 0″ N, 6° 7′ 0″ W

Distancias

Cádiz 39 km, Sevilla 92 km, Madrid 618 km

Altitud

56 m

Habitantes

211 900 (2012)

Cabalgata de los Reyes Magos (5 de enero), San Antón (22 de enero), Carnaval, Semana Santa, Corpus Christi, Salida de la Hermandad del Rocío (mayo), Noche de San Juan (23 de junio) y Fiestas Patronales de San Dionisio (del 5 al 9 de octubre)

Festival de Jerez (flamenco, febrero / marzo), Campeonato Mundial de Motociclismo Gran Premio de España (abril), Feria del Caballo (mayo), Fiestas de la Vendimia (septiembre)

Telares, Guarnicionería (sillas de montar y trajes de vaqueros), Cerámica, Cerrajería, Esparto

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons