Castellar de la Frontera

La impresionante fortaleza árabe de los artesanos

En lo alto de una escarpada peña está la alcazaba de Castellar Viejo, irreductible bastión fronterizo de los nazaríes granadinos. Considerado como uno de los lugares más bellos de la provincia, actualmente es un singular centro turístico y una comunidad de artesanos procedentes de todo el mundo.

Planifica tu escapada a Castellar de la Frontera

Este fortaleza con casas encaladas y con flores tienen un encanto que enamora. Además de recorrer su perímetro, resulta irresistible rebuscar entre los productos que ofrece la comunidad de artesanos que allí trabaja; para ello se puede dedicar una tarde, pues se trata de un lugar pequeño. Por tratarse de un lugar tan especial, la oportunidad de pasar al menos una noche allí, cuando ya se han marchado los turistas, resulta algo muy recomendable; hay pocos sitios en el lugar y sus alrededores, que recogemos en nuestra página Dormir y Comer en Castellar de la Frontera. Para quien decida pernoctar allí y gozar del silencio y sus espectaculares vistas, puede realizar turismo activo en el enorme parque natural de Los Alcornocales . Otra opción es realizar hacer excursiones para comer en Algeciras, visitar y bañarse en las playas de Tarifa.

¿Quieres conocer este sitio?

Todo empezó en una antigua fortaleza medieval, si bien ya estuvo ocupada la zona en tiempos prehistóricos, de lo que han llegado numerosos elementos materiales e incluso pinturas rupestres.

Castellar está en un lugar privilegiado de vigilancia de antiguas vías de comunicación. Esa parece la motivación de su Torre Lascutana en tiempos de la ocupación romana, pues la calzada que comunicaba Carteia con Córdoba pasaba por aquí.

En la peña de Castellar hay elementos constructivos de época romana, así como otros de comienzos de la etapa califal (siglo VIII). Pero es en el siglo XIII y XIV cuando fue configurándose la alcazaba dentro de la cual está lo que actualmente se llama el pueblo viejo de Castellar. Desde esa atalaya se controlaba la Bahía de Algeciras, protegiendo la frontera del reino nazarí de Granada frente al avance cristiano. En algún momento fue cedida por los granadinos a los benimerines a cambio de su ayuda frente a los castellanos. A pesar de la continua presión ejercida por los castellanos desde Algeciras, los nazaríes granadinos resisten en ella hasta 1434, cuando la conquistan las tropas comandadas por el caballero Juan Arias de Saavedra, alcaide de Jimena de la Frontera. Por ello el rey Juan II le concedió el señorío sobre la fortaleza y su población; en 1539 el rey Carlos I le concedió título de conde Castellar.

En 1603 se edifica el Convento de San Miguel de la Almoraima.

En 1811 los franceses entran en Castellar, ante los cuales huyeron los monjes mercedarios y la población; el castillo y el convento de la Almoraima fueron saqueados. Se intentó la venta del convento en el proceso de Desamortización, pero se entabló un pleito, hasta que en 1852 lo recupera la Casa de Medinaceli (a la que se había unido el condado de Castellar siglos atrás).

En 1945 se funda la empresa corchera La Almoraima, lo que motivó el asentamiento progresivo de población, reedificándose las primitivas chabolas a partir de 1962.

foto antigua castellar frontera
Antigua vista de la Fortaleza

En 1968 el Instituto de Colonización expropió a la empresa La Almoraima, perteneciente entonces al ducado de Medinaceli, 700 hectáreas para repartir entre los vecinos; en 1971 se edifica el pueblo nuevo de Castellar de la Frontera. En 1980 el líder del PSOE Felipe González intervino para conseguir que se le ofreciese al ayuntamiento la gestión de la finca La Boyal. A mediados de los años ochenta comenzaron a asentarse en el Pueblo Viejo hippies procedentes de diversos países que se ponen a producir artesanía con destino al creciente número de turistas que visita el lugar. Posteriormente se monta un complejo de turismo rural en la fortaleza.

La belleza de Castellar consiste en el extraordinario conjunto de la fortaleza, desde la cual pueden disfrutarse impresionantes vistas.

La visita a la Villa Vieja de Castellar de la Frontera ofrece una visión de conjunto espectacular, por el amurallamiento árabe que protege las casas en lo alto del cerro. Por tanto, el recorrido nos lleva inevitablemente a atravesar una de las puertas de entrada a este recinto medieval situada entre las dos llamativas torres de la fortaleza. Una vez dentro encontramos el patio de armas que conduce a las encaladas casas distribuidas a lo largo de apretadas callejas. Se trata de una fortificación fundamentalmente de edificación nazarí (mediados del siglo XIII al XIV) que fue transformada en Alcázar de los condes de Castellar a finales del siglo XV al edificarse una Torre del Homenaje característica de las fortalezas cristianas. Por las calles enmarcadas por blancas casas con numerosas macetas con flores, se puede encontrar a artesanos y albergarse en alguna de las viviendas que le permiten al viajero vivir el ambiente único de éste lugar lleno de tipismo e historia.

dónde dormir en Castellar de la Frontera
Calle local

Además, en Castellar Viejo está la Iglesia del Divino Salvador, un antiguo oratorio del castillo ampliado a iglesia de una sola nave en el siglo XVII de estilo barroco. En 1782 en ese templo se enterró el cuerpo del militar, ensayista y poeta José Cadalso –autor de las célebres Cartas Marruecas- muerto durante uno de los asaltos a la plaza fuerte de Gibraltar. Está sin culto y nada queda de su decoración e imágenes, porque el 18 de julio de 1936 unos incontrolados asaltaron la iglesia llevando las imágenes y enseres a la plaza del pueblo, donde fueron quemadas.

Aparte de la villa-fortaleza, a las afueras está el Convento de San Miguel de la Almoraima (1603), ubicado al pie del promontorio. En el siglo XIX, a raíz de la Desamortización, se marchó la comunidad mercedaria, volviendo a manos del ducado de Medinaceli, que reconvirtió el edificio en Pabellón de caza. Actualmente alberga un lujoso hotel.

En ese entorno pueden encontrarse tramos de la Calzada medieval que conducía al castillo, más visibles en el Paraje de la Jarandilla.

Imprescindibles

castellar frontera
Interior del Castillo
dónde dormir en Castellar de la Frontera
Vista del Castillo

Datos prácticos

Coordenadas

36° 18′ 24.47″ N, 5° 26′ 51.26″ W

Distancias

Cádiz 121 km, Sevilla 197 km, Madrid 650 km

Aparcamiento

Existen plazas de aparcamiento recientemente habilitadas en la calle Moheda

Altitud

47 m

Habitantes

3202 (2012)

Carnaval, Semana Santa (Vía Crucis en el Castillo, el Viernes de Dolores), Santo Cristo de la Almoraima (primer domingo de mayo) y las Fiestas del Divino Salvador (del 4 al 6 de agosto)

Noche flamenca de Castellar (luna llena de agosto)

Otros destinos próximos

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar