Descubre los pueblos blancos de Andalucía

Diseminados por el sur de Andalucía, entre las provincias de Cádiz y Málaga, encontramos todo un conjunto de pequeñas poblaciones llenas de encanto por las que se puede realizar varias rutas turísticas. Estas localidades hunden sus raíces en el pasado medieval; sus calles estrechas e irregulares y sus fachadas encaladas aún conservan la impronta de su origen musulmán. Son los conocidos como pueblos blancos, todo un tesoro escondido en el corazón de Andalucía, a la espera de que el viajero los descubra para regalarle una experiencia inolvidable ¿Nos acompañas a conocer algunas de estas joyas?

 

Pueblos blancos: Vejer de la Frontera

imagenes_blog_arcosblanco_bi

Vista de uno de los pasajes de Vejer de la Frontera

Lo que encontrarás si visitas la localidad de Vejer de la Frontera es un precioso laberinto de callejuelas en las que da gusto perderse y en las que parece haberse detenido el tiempo. De esto tenemos la prueba en la tradición de las “tapadas”, mujeres que se cubrían completamente con velos por herencia islámica y a las que hay dedicada una estatua. Para disfrutar de Vejer no es necesario acudir a contemplar ningún monumento en concreto, sino que debe disfrutarse de este lugar en su conjunto, mientras paseamos entre patios repletos de geranios y miradores desde los que otear la campiña gaditana. No obstante, es recomendable que no te pierdas algunas partes del pueblo realmente preciosas como la Plaza de España, con su fuente de azulejería, o el arco de Puerta Cerrada.

 

Pueblos blancos: Arcos de la Frontera

Una calle de Arcos de la Frontera

Una calle de Arcos de la Frontera

Considerado como uno de los pueblos más hermosos de toda España, Arcos de la Frontera se emplaza sobre la cresta de un impresionante barranco del río Guadalete. Antaño poseyó una serie de fortalezas en su punto más alto, debido a su tradicional carácter defensivo y fronterizo en una época que ha quedado marcada incluso en su nombre, al igual que sucede con otras localidades de la región. Hoy lo que hallarás en lo más elevado del pueblo son miradores de infarto como el Mirador de Arcos. No olvides visitar el conjunto de pequeñas pero encantadoras iglesias que encontrarás en Arcos, así como el jardín andalusí del Palacio del Mayorazgo, son lugares especialmente bellos. Y si estás buscando novio no dudes en acudir a venerar la imagen de San Antonio de Padua del convento de San Francisco, pues dicen que éste pervertido santo concede pareja a las jóvenes que le enseñen la liga.

 

Pueblos blancos: Medina Sidonia

Ventanas enrejadas de Medina Sidonia

Ventanas enrejadas de Medina Sidonia

Debido a que durante su historia fue capital de una provincia musulmana y posteriormente del poderoso ducado que llevaba su nombre, hoy Medina Sidonia acumula todo un conjunto de ruinas romanas, árabes y cristianas que enriquecen la visita de esta localidad gaditana. De entre las más interesantes que pueden verse destacan las cloacas romanas del siglo I, algunas calzadas y, sobre todo, los restos del castillo. Su promontorio supone un balcón perfecto desde donde asomarse a la explanada que precede a la bahía de Cádiz, las vistas desde aquí son imprescindibles dentro de nuestra visita. Además, en la iglesia de Santa María la Coronada los amantes del arte encontrarán el santo de su devoción, pues el templo alberga obras de los artistas barrocos Zurbarán y Martínez Montañés.

 

Pueblos blancos: Sierra de Grazalema

Zahara, uno de los pueblos enclavados en la sierra

Zahara, uno de los pueblos enclavados en la sierra

Al norte de la provincia de Cádiz se encuentra este Parque Natural en cuyo interior se ubican algunos de los pueblos blancos, como Algodonales o Zahara. Debido a que se trata de un gran espacio natural de notable importancia biológica, es recomendable su visita como parte de una ruta por estos pueblos. Dicho espacio se compone de abruptas sierras que representan las mayores alturas localizadas en la provincia, rodeadas de inmensas masas boscosas de encinas y alcornoques. Es también una zona donde abundan las formaciones subterráneas como simas o cuevas, por lo que se convierte en un destino ideal para los aventureros que gustan de practicar espeleología o barranquismo.

 

Pueblos blancos: Setenil de las Bodegas

Una calle de Setenil de las Bodegas

Una calle de Setenil de las Bodegas

La visita a esta población está totalmente ligada a su particular configuración urbana. Setenil de las Bodegas se emplaza entre estribaciones y peñas, de tal forma que las casas y calles llegan a fundirse con la propia roca dando lugar a una serie de casas-cueva o abrigos bajo roca diseminados a lo largo de un trazado urbano más que irregular. Estas particularidades, sin embargo, no le quitan ni un ápice de belleza al lugar, siendo uno de los puntos más destacados en esta ruta de los pueblos blancos. Desde los restos de su castillo de época almohade hasta los numerosos miradores que forman los enormes peñascos, Setenil es una parada obligatoria que no dejará indiferente a ningún viajero.

 

Pueblos blancos: Ronda

El Puente Nuevo de Ronda

El Puente Nuevo de Ronda

La malagueña localidad de Ronda es un buen punto donde finalizar un recorrido por estos preciosos pueblos, pues es sin duda uno de los lugares más bonitos que pueden verse en toda Andalucía. Esta localidad famosa en la historia del andalucismo y de la tauromaquia tiene uno de sus principales atractivos en el impresionante Puente Nuevo; un paso no apto para aquellos que sufren de vértigo, pues este puente construido en el s.XVIII se levanta cerca de 100 metros sobre la hoz que dibuja el río Guadalevín. Una vez superado el miedo a las alturas podrás asomarte al fantástico mirador de Blas Infante, desde donde se obtienen las mejores vistas de la vega que se extiende bajo la localidad. Por lo demás, Ronda ofrece en sus calles un auténtico compedio arquitectónico en forma de iglesias, palacios e incluso restos de la muralla árabe que han subsistido a nuestros días.

Comentarios Facebook

About the author

DEJA TU COMENTARIO

Comentarios

  • yoseba 25 marzo, 2017 at 11:15 am

    Una maravillosa forma de viajar,sin haber estado todavía en esos lugares,pueblos,monumentos. Me gusta.

    Reply
  • Graciela Ines 31 marzo, 2017 at 3:47 am

    Me resulta interesante conocer la esencia de los lugares fuera de lo estrictamente turistico

    Reply
    • Ignacio Suárez-Zuloaga 31 marzo, 2017 at 6:46 pm

      Se trata de un post introductorio.Debes pinchar en los links de cada pueblo y meterte uno a uno. Lees el apartado de historia y luego la visita. En datos tienes todo lo que se puede hacer y si te pasas a la página de Comer tienes la gastronomía.

      Reply
Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar