Que ver en Almería

Mirador del Mediterráneo

El gran puerto del califato, rodeado de montañas, es la ciudad de Europa con mayor número de horas de sol. Esto ha posibilitado el desarrollo de una intensa actividad agrícola. También cuenta con una excelente gastronomía mediterránea. Es el destino perfecto para los amantes de la playa, ya que puedes bañarte durante todo el año. Además, tiene una fascinante oferta arqueológica. Descubre a continuación la historia y lo mejor que ver en Almería.

Planifica tu escapada a Almería

Además de sus numerosas playas, cuenta con un rico patrimonio arqueológico, arquitectónico y escultórico. Hará las delicias de los amantes de la historia: el Cable inglés, su excelente Museo Arqueológico, la Catedral-fortaleza y su magnífica Alcazaba. El recorrido de todo lo que hay que ver en Almería puede ocupar un fin de semana completo.

A pocos kilómetros de la ciudad se encuentra Níjar y su cercano Parque Natural del Cabo de Gata-Níjar. Este es uno de los mejores lugares de turismo activo en la provincia de Almería, pero no el único. Aún más cerca, está la ciudad costera de Roquetas de Mar. Otra opción es subir hacia el norte por la autovía A92 y conocer el espectacular paisaje desértico de Tabernas. Esta magnífica ciudad también ofrece una esplendida gastronomía, con protagonistas como la Caballa y la Melva de Andalucía ambas con I.G.P.

Los mejores alojamientos y restaurantes están en la páginas sobre Dormir y comer en la capital almeriense. Por otro lado, no te pierdas estos grandes planes de turismo hacer en la provincia de Almería.

¿Quieres conocer este sitio?

Antes de conocer los lugares que ver en Almería, repasar su historia es clave. Así, su nombre, Al-Miraya, probablemente signifique Mirador o Torre vigía. Fue refundada y amurallada en el año 995 por el califa Abderramán III. Se situaba en el lugar donde estuvieron las poblaciones de Urci, en tiempo de los íberos, y Portus Magnus durante el Imperio Romano.

El lugar será, durante el califato de Córdoba, la segunda ciudad de la península y su principal puerto, con unas 300 naves propias. El almirante de la flota, segundo tras el califa, residía en Almería. Ibn Maymun fue mandado envenenar por el caudillo Almanzor por envidia de su poder.

Cuando se establece una taifa en la zona, al disolverse el califato, continúa el esplendor. En manos de Almotacín (s. XI), Almería fue un gran centro comercial y cultural. Prueba de ello es que la población tenía quince puertas. Además, el entramado urbano conformaba un auténtico laberinto con una superficie cercana al millón de metros cuadrados. Hubo en la localidad hasta 10.000 telares que exportaban a todo el mundo árabe.

Textos medievales cristianos, como el Romance del Conde Arnaldo, o Las Serranillas del Marqués de Santillana, relataron su esplendor. El papa Eugenio III promovió una Cruzada contra la ciudad de Almería. A esa convocatoria acudieron las personalidades más relevantes de la época: el conde Ramón de Berenguer de Barcelona, los reyes Alfonso VII de Castilla y García Ramírez IV de Navarra y Álava y el gran duque Guillermo VI de Montpellier. Por rivalidad comercial, los genoveses y pisanos ayudaron con sus flotas.

En 1147 sus murallas fueron asaltadas. Hasta 20.000 guerreros defendieron la alcazaba. La mayoría murieron a manos del ejército de Alfonso VII, apodado “El Sultancillo” por los lugareños. A la toma de la ciudad siguió el saqueo de sus enormes riquezas.

Entre los tesoros importantes estaba el Sacro Catino, una gran fuente de esmeralda en la que según la tradición, Jesucristo sirvió el cordero en la Última Cena. El monarca castellano incluso se llevó partes de la gran mezquita de Almería al monasterio de las Huelgas Reales, en Burgos. Los ricos cierres de cuero y bronce de las puertas de Pechina fueron despojados por el conde de Barcelona, quien los llevó a la Universidad de Barcelona.

foto antigua Vista desde la Alcazaba / Hauser y Menet en Almería
Vista desde la Alcazaba / Hauser y Menet

Una década después la ciudad fue recuperada por los almohades, pero no lograron devolverle su esplendor anterior. En 1309 el rey Jaime II de Aragón vuelve a tratar de conquistar Almería, sin conseguirlo. Su posición entre los cristianos de Murcia y los árabes de Granada lo convirtieron en un enclave estratégico, escenario de enfrentamientos.

Finalmente, en 1489, pasa a la corona de Castilla, iniciándose la decadencia de Almería. La población padecería en ese tiempo los efectos devastadores de plagas o la continua llegada de piratas argelinos. Además vivieron terremotos como los de 1518 y 1522 que acabaron con casi toda la población y con las construcciones árabes. A finales del siglo XIX la ciudad ve reactivada su economía gracias a la explotación de los recursos mineros del hierro y plomo, y a la exportación de la uva de Ohanes.

Durante la Guerra Civil, el 29 de mayo de 1937, bombarderos republicanos pilotados por rusos atacaron por error al acorazado alemán Deutschland. Provocaron la muerte de 31 muertos y generaron 74 heridos. Por orden de Hitler, en la madrugada del 31 de mayo, el acorazado Admiral Scheer y cuatro destructores realizaron más de doscientos disparos contra Almería. Hubo 19 muertos, 55 heridos y destruyeron 35 edificios. Entre ellos cayeron la catedral, la Iglesia de San Sebastián y el ayuntamiento.

En los años sesenta del siglo XX se inicia el desarrollo de la provincia, basado en la agricultura intensiva, el turismo, la construcción y el mármol.

A continuación, los mejores lugares que ver en Almería.

La ruta de que ver en Almería empieza por la Alcazaba (ss. X-XV). Se trata de la segunda mayor fortificación árabe de la península, con 1430 metros de perímetro amurallado. Comenzada por el califa Abderramán III, tiene dos partes de fábrica árabe y una cristiana. La visita incluye los patios de armas, zonas ajardinadas, aljibes, torres y la Casa de Gobierno.

Entre los restos del palacio del Almotacín se encuentra el Mirador de la Odalisca. Este fue el escenario de una historia de amor entre un prisionero cristiano y la esclava predilecta del rey moro. Para conocer a fondo lo qué ver en Almería, no puedes irte sin conocer tal relato. De la Alcazaba, baja una línea de murallas, conocidas como El Jayrán, por el rey que las levantó en el siglo XI. Esta va hasta el Cerro de San Cristóbal, un espectacular mirador donde se halla una imagen del Sagrado Corazón (s. XX) de mármol. Es una de las zonas más bonitas que hay que ver en Almería.

En la plaza Nicolás Salmerón se halla un Centro de Interpretación de las Murallas Árabes. Se trata del entorno de la antigua medina, que abarcaría desde la actual calle de la Reina hasta la avenida del Mar. La zona conocida como Pescadería-La Chanca era el barrio del aljibe, un lugar ocupado por pescadores, marinos y mercaderes. También estuvo aquí emplazada la judería. Sus vistas permiten asomarse al Barranco de Greppi o al Cerrillo del Hambre.

Aún se conservan, en la actual calle Tenor Iribarne, tres naves que integraban los Aljibes Árabes de Almería. Estos se construyeron con ladrillo y bóvedas de cañón. En la plaza Manuel Pérez García se encontraba la Puerta de Purchena, la más destacada que ver en Almería.

Alcazaba de Almería
Alcazaba

La Iglesia de San Juan fue mandada edificar por los Reyes Católicos sobre el solar de la mezquita mayor. Fue la primera catedral de la ciudad. El terremoto de 1522 haría prácticamente desaparecer la nueva iglesia. Se reconstruyó en el siglo XVII por iniciativa del obispo Portocarrero, a quien se debe su fachada actual. Sería abandonada durante décadas tras resultar arruinada por el bombardeo de 1937. Ahora, restaurada, exhibe restos de la quibla y el mihrab de la primitiva mezquita.

La Catedral-Fortaleza de la Encarnación fue construida a partir del terremoto de 1522. Tendría la función adicional de refugiar a la población ante los ataques de los piratas. Su estructura aún gótica describe una planta salón. Destacan su sacristía y la sillería del coro. En el siglo XVIII Ventura Rodríguez da las trazas para el claustro, el mejor del período neoclásico que haya en una catedral española. Se halla en la plaza de la catedral, el Palacio Episcopal (s. XIX). En la vecina calle Cubo asoma uno de los torreones de la Catedral. Desde él se ve el característico Sol de Portocarrero, uno de los emblemas que ver en Almería.

Cerca del claustro catedralicio se alza la neoclásica Iglesia Parroquial de San Pedro (XVIII-XIX), que incluye la capilla de un convento franciscano del siglo XVI. La torre actual es del siglo XX, una de las partes más interesantes que ver en Almería.

Cable inglés de Almería
Cable Inglés, Almería

La Plaza de San Sebastián es otro hito que ver en Almería. Hubo allí una mezquita, reemplazada por una ermita que ya en el siglo XVII se convirtió en Iglesia Parroquial. Su fachada es obra de Ventura Rodríguez, uno de los artistas con más presencia en el lugar.

En pleno centro del barrio histórico que hay que ver en Almería, se encuentra la Iglesia-Santuario de la Virgen del Mar, a cargo de los dominicos. La imagen de la patrona de la ciudad, de rostro moreno, es medieval (ss. XII-XIV) y fue encontrada junto a una torre-atalaya en las playas de Torregarcía en el año 1502. La iglesia, con un frente urbano del siglo XIX, sufrió graves daños durante la Guerra Civil.

El Convento de los Puras se levantó en el siglo XVI sobre antiguas casas árabes. Producto de numerosas reformas y ampliaciones, ofrece elementos de diversos estilos, desde el mudéjar hasta el barroco. Son relevantes la iglesia, el claustro y la zona de acceso desde la calle Cervantes. Destaca el frente del templo construido en el siglo XVIII.

El Real Monasterio de Santa Clara (s. XVIII), situado en la céntrica calle Jovellanos, sufrió los efectos de la desamortización y la Guerra Civil. Sobresale su frente principal presidido por la imagen de Santa Clara, una de las imágenes más bonitas que ver en Almería. Por otro lado, la Parroquia de Santiago se construyó en la calle de Las Tiendas, a mediados del siglo XVI. Fue iniciada en estilo mudéjar y su estructura es ya renacentista; una parte fue destruida en la Guerra Civil.

En el antiguo barrio musulmán del Ajibe se encuentra la ecléctica Iglesia Parroquial de San Roque (1893), precedida por una monumental escalinata. Fue fundada en 1500 sobre los restos de una antigua mezquita. Hubo de ser reconstruida tras un bombardeo durante la Guerra Civil. El antiguo Real Hospital de Santa María Magdalena (s. XVI), destaca por su portada neoclásica (1778).

casa mariposas almeria
Casa de las Mariposas Jose Angel Astor Rocha / Shutterstock.com

El lugar, antes ocupado por el zoco, es hoy la Plaza Vieja o Plaza de la Constitución. Es un conjunto porticado, configurado en el siglo XIX, que incluso acogió espectáculos taurinos. En su centro hay una columna corintia de mármol que alcanza los 18 metros y medio de altura. Es conocida como el “Pingurucho de los coloraos”, un homenaje a los liberales que defendieron las reformas frente a Fernando VII. La plaza está presidida por el Ayuntamiento, de finales del s. XIX.

Entre los edificios señoriales más relevantes que ver en Almería se encuentran el Palacio de los Marqueses de Torre Alta (s. XIX), en la plaza Careaga. También destacan el Palacio de los Marqueses de Cabra (s. XVIII), donde está alojado el Archivo Municipal y el Palacio de los Vizcondes del Castillo de Almansa (ss. XVIII-XIX). Este último dispone de una fachada orientada a la calle Campomanes donde está ubicado el Archivo Histórico Provincial. En la calle Navarro Rodrigo se encuentra la Diputación (1884), con un bello patio de luces.

La ciudad burguesa tenía su epicentro en el Paseo de Almería, que marca la diferencia entre el casco histórico y el ensanche. En ese momento del cambio de siglo se levanta la Casa de las Mariposas, habitada por la familia Ripoll. En 1921 se inauguró el Teatro Cervantes, en dicho paseo, con sus grandes arcos de medio punto y elementos modernistas.

Del periodo de entresiglos es el llamado Cable Inglés (1902), un cargadero de mineral instalado en la Playa de las Almadrabillas. Este une la hermosa Estación del Ferrocarril (s. XIX) al puerto. Es una obra maestra de la arquitectura del hierro. De la misma época y estética, se encuentra el Mercado Central de Almería, en el paseo. Su fachada principal destaca la representación de una figura femenina con un cesto de frutas simbolizando la abundancia.

En el Puerto Deportivo del Club de Mar, siguiendo nuestra ruta por los sitios que ver en Almería, se muestra la Faluca Almariya. Es una réplica de un barco musulmán medieval, situado junto a la Playa de las Almadrabillas.

El Museo Arqueológico de Almería, en la carretera de Ronda, guarda importantes colecciones desde la Prehistoria al período musulmán. El Cortijo Romero, actualmente la Casa del Cine, es una casa-cortijo del siglo XIX. En ella se hospedó un tiempo el beatle John Lennon cuando, en 1966, rodó en Almería el largometraje Cómo gané la guerra.

Imprescindibles

Ayuntamiento de Almería
Ayuntamiento de Almería
Catedral de la Encarnación, monumento que ver en Almería
Catedral de la Encarnación

Datos prácticos

Coordenadas

36° 50′ 0″ N, 2° 27′ 0″ W

Distancias

Sevilla 407 km, Madrid 545 km.

Aparcamiento

Muchas zonas habilitadas de aparcamiento en el casco urbano. Recomendable aparcar en el centro, (Aparcamiento Público San Ildefonso en c/ Santiago, o Parking Almericentro en c/ General Tamayo).

Altitud

23 m.

Habitantes

191 443 (2012).

Estas son las grandes festividades que ver en Almería: Romería a Torregarcía (segundo domingo del año en el lugar donde apareció la Virgen del Mar, Patrona de Almería en 1502), Carnavales, Semana Santa, Cruces de Mayo. También, la Noche de San Juan (23 de junio), Virgen del Carmen (16 de julio), Feria y Fiestas en Honor de la Virgen del Mar (segunda quincena de agosto).

He aquí otros eventos que ver en Almería: Concurso Internacional de Danza Almería (julio), Festival Flamenco (agosto), Feria Taurina Virgen del Mar, Festival Folclórico de los Pueblos Ibéricos y del Mediterráneo (agosto). Además, Día del Pendón (San Esteban, 26 de diciembre, conmemoración de la conquista de la ciudad por los Reyes Católicos en 1489).

Cerámica, Escayola, Cartón, Algas, Conchas marinas

Otros destinos próximos

About the author

España Fascinante usa cookies para asegurarte una experiencia maravillosa. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar