Qué ver en Níjar

Caserío blanco en el desierto de la costa

Esta blanca localidad almeriense se sitúa entre las cumbres de Sierra Alhamilla y el Mar Mediterráneo, muy próxima al Parque Natural del Cabo de Gata. Pueblo de agitada historia, se caracteriza por su bello y desértico entorno, que llegó a inspirar a literatos. Su parque acuático y costero es una gran alternativa para el descanso durante todo el año. Conoce la historia y lo mejor que ver en Níjar.

Planifica tu escapada a Níjar

Esta localidad compone el mayor término municipal de España. Sin embargo, apenas hay patrimonio monumental y artístico que ver en Níjar debido a los numerosos asaltos de piratas que ha sufrido a lo largo de su historia. A pesar de ello, su privilegiada ubicación hace que durante todo sea un buen destino vacacional. Este pequeño pueblo se puede visitar en una mañana, aunque sus playas invitan a estancias mucho más largas.

La cercanía del Parque Natural del Cabo de Gata-Níjar hace que esta sea la primera excursión que plantearse. Tampoco lejos se extiende el conocido paisaje desértico de Tabernas. Hacia el sur quedan los atractivos de Almería capital. Otras alternativas son Cuevas de Almanzora o la tan histórica como playera Mojácar. En las páginas sobre dormir y comer en Níjar quedan las mejores opciones hoteleras y de restauración. El entorno del lugar permita la práctica de muchos tipos de turismo activo.

¿Quieres conocer este sitio?

Para entender del todo lo que ver en Níjar es adecuado repasar su historia. De esta forma, en el entorno existen abundantes vestigios prehistóricos. Destacan las tempranas figuras representadas en Los Escullos, correspondientes al período mesolítico. Más tarde, ya en el final del Neolítico, hubo asentamientos de mayor consideración en El Algar. Estos adoptarían las características de la cultura de Los Millares. Asimismo se conserva una necrópolis del 2.300 a. de C. en la localidad de Barranquete.

El territorio fue ocupado de forma sucesiva por fenicios, cartagineses, íberos y romanos. No obstante, fue realmente en la alta Edad Media, durante la dominación árabe, cuando la población cobró entidad. Así, en tiempos del emir Abd-al-Rahman se ordenó construir una torre vigía en la Chanca.

Los ataques normandos de 840 y 861 obligaron a fortificar la costa. Esta circunstancia obligó a levantar una defensa en la Fabriquilla, junto al Cabo de Gata, muy relevante en la comarca. La familia Banú Sirach/“los hijos del sillero”, más conocidos como los Abencerrajes, se ocuparon largos años de su custodia. Allí convivían árabes con judíos, muladíes y mozárabes. Juntos dominaron el valle e incluso pactaron un emporio comercial marítimo en la zona de Pechina. El emir Abd-Alláh (888-912) potenció la fortificación de la zona. Fue entonces cuando se asentó de forma definitiva la población.

Ya en el siglo XIV, Níjar se integró en el reino nazarí de Granada. Así se mantuvo hasta que en 1488 capituló ante los Reyes Católicos. A cambio de la rendición se pactó la libertad para el culto musulmán. Sin embargo, los abusos de gobernantes cristianos motivaron que los moriscos se rebelaran en 1501.

Foto antigua del Cabo de Gata, Nijar
El Cabo de Gata, Nijar (hacia 1920-1930 ).

En el siglo XVI fracasaron los intentos de repoblar Nijar con habitantes de diferentes zonas de la península. Por ello, durante el siglo siguiente se inició una progresiva decadencia, subrayada por asaltos de piratas  bereberes. A esto se sumaron varias catástrofes naturales como terremotos, plagas de langosta y pestes. Finalmente, el paisaje quedó prácticamente desierto.

A mediados del siglo XIX se produjo una tímida recuperación de la comarca. Los responsables fueron la ganadería y el cultivo cerealista de secano. Esto supuso un aumento demográfico. Asimismo, las mejoras tecnológicas permitieron explotar los minerales de plomo y oro de la zona de la Sierra de Gata. Por otro lado, se construyó un embalse que solventó el problema del abastecimiento de agua.

Su larga historia va ligada a las dificultades que desde siempre ha ofrecido un medio tan hostil. Esto fascino a literatos como Federico García Lorca. El poeta y dramaturgo tomó los hechos acaecidos en la cercana localidad de Cortijo del Fraile como referencia para sus celebérrimas Bodas de Sangre (1931). Por su lado, Juan Goytisolo retrató tan particular paisaje en su obra Campos de Níjar (1954). Actualmente, el municipio es un importante enclave turístico activo durante todo el año.

A continuación, los mejores lugares que ver en Níjar.

La mejor forma de disfrutar lo que ver Níjar es dar un relajado paseo por sus apretadas calles de blancas viviendas. Destaca la falta de planificación urbana. Las casas siguen dispuestas de una forma anárquica, herencia de sus pasados residentes árabes.

Cada edificio es distinta, mereciendo atención la arquitectura popular adaptada al clima seco y soleado. La monotonía de las fachadas encaladas en blanco se alegra con multitud de macetas con flores. En el casco histórico se pueden apreciar las resonancias medievales que distinguen los barrios de La Atalaya y del Portillo.

faro cabo gata
Faro de Cabo de Gata

El principal centro neurálgico que ver en Níjar es la Plaza de la Glorieta y su Iglesia de Santa María. Se trata de una construcción mudéjar erigida en el siglo XVI. Allí se conserva un interesante artesonado, además de una célebre imagen de la Virgen atribuida a Alonso Cano. Sobresale además su vistosa torre, reaprovechada de una fortificación cristiana anterior. Por ello su frente se exhibe un águila bicéfala que remite al período de Carlos I.

Ya en la calle Real de la Era se alza el moderno Centro de Artes Escénicas. Es el principal equipamiento cultural de la comarca. Otro hito que ver en Níjar se halla en sus alrededores, el Embalse de Isabel II. Puesto en funcionamiento en 1850, actualmente no tiene uso. Por su parte, la Iglesia de Huebro (siglo XVII) se adscribe al estilo mudéjar.

Con todo, lo más espectacular a nivel patrimonial que ver en Níjar no se halla en su casco urbano. Se trata de los castillos de San Felipe y de San Román. A ellos se añaden las torres de vigilancia costera del Parque Natural del Cabo de Gata. Tal espacio contiene asimismo el vistoso Faro del Cabo de Gata y llamativos paisajes tanto desérticos como marinos. Tampoco faltan calas donde bañarse en su extensa costa.

Si quieres saber más planes en la provincia de Almería, sigue este enlace.

Imágenes cedidas por ©EMPRESA PÚBLICA PARA LA GESTIÓN DEL TURISMO Y DEPORTE DE ANDALUCÍA

Imprescindibles

Dónde dormir en Níjar
Los Escullos
Faro del Cabo de Gata níjar
Faro del Cabo de Gata, cerca de Níjar.

Datos prácticos

Coordenadas

36° 57′ 56″ N, 2° 12′ 23″ W

Distancias

Almería 30 km, Sevilla 429 km, Madrid 563 km.

Aparcamiento

Parking municipal en el Camino del Campo y zona habilitada en la calle de la Botica.

Altitud

356 m.

Habitantes

29 465 (2012).

He aquí las principales festividades que ver en Níjar: los Chisperos (16 de enero), San Sebastián (20 de enero), Semana Santa, San Isidro Labrador (20 de mayo), Carnaval de San José.

Estos son otros notables eventos que ver en Níjar: Quedada Villa de Níjar, junto a Depornixar y Flamencos Bike (septiembre); Concentración de Piragüismo Almería Activa “Travesía Cabo de Gata” (septiembre), Encuentro de Danza y Artes Escénicas “Costa Contemporánea” (septiembre).

Ya no se conservan talleres tradicionales de artesanía de esparto, pero lo siguen trabajando algunos pastores.

Otros destinos próximos

About the author

España Fascinante usa cookies para asegurarte una experiencia maravillosa. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar