Qué gustazo da poder pegarse una escapada a un pueblo con costa o viajar a la montaña a realizar actividades como el senderismo. Pero, ¿qué pasa con aquellos que aman las dos cosas? En España existen muchos pueblos con mar y montaña perfectos para disfrutar de ambos espacios. ¡Solo hay que ser capaz de decidirse por uno!

Elantxobe

Rincones para perderse un fin de semana
Elantxobe, Vizcaya

Elantxobe es un antiguo barrio de pescadores ubicado en la provincia de Vizcaya. Llama la atención el bonito puerto y las casas dispuestas en cascada en la falda de la montaña. Además de la costa, por donde dar un paseo agradable disfrutando de las vistas del puerto, está ubicado dentro de la Reserva de la Biosfera de Urdaibai. Esto quiere decir que el paisaje en el que se halla Elantxobe es excepcional, y las opciones son múltiples para los que deseen el mar o la montaña. 

Llanes

Pueblos más bonitos de Asturias
Pueblos más bonitos de Asturias: Llanes

Entre los pueblos con mar y montaña Llanes es otra de las opciones que combinan zonas de costa con paisajes de montaña. Las playas de Llanes, Asturias, son conocidas por su gran belleza, como la playa de Antiles con su arena blanca; la playa de Barru que es de las más populares; la playa de Borizu calificada como semi-natural; o la playa Buelna caracterizada por su gran belleza y sus aguas cristalinas, entre otras. Para los más aventureros existen senderos como la ruta de los colores del Valle Oscuru o la ruta de la Senda del río Purón, en la que admirar los castaños, robles y avellanos. 

Puerto de Sóller

Puerto de Sóller
Puerto de Sóller | Shutterstock

El Puerto de Sóller es un puerto natural ubicado en la sierra de Tramontana, en Mallorca. Aquí se emplaza un destacado núcleo de población turístico que cuenta con una composición perfecta de playa y montaña. Antiguamente, el aislamiento que daba a la población la sierra de Tramontana provocó que el comercio marítimo tuviera un papel muy importante. Para los amantes del deporte como los montañistas se encuentra la ruta de la Piedra en Seco, que atraviesa la sierra de Tramontana. Los que prefieran el sonido de las olas pueden escoger entre las dos playas del puerto: la playa de En Repic y de Es Travès. Además, en el puerto se puede practicar buceo, dando la posibilidad de explorar sus fondos marinos.

Viveiro

Viveiro, Lugo
Viveiro | Shutterstock

Vivero es una bella localidad de la provincia de Lugo, en Galicia. Cuenta con grandes atractivos, como su rico patrimonio civil y religioso. En su litoral existen cinco playas de distintas dimensiones y características. Una de las que suele estar más concurrida es la de Covas, de marcada belleza. Se puede llegar a ella a través del puente de la Misericordia, localizado en parte en el centro histórico de la localidad. Sus aguas cristalinas y los pedruscos que sobresalen del mar la convierten en una de las más apetecibles. Todo ello es posible combinarlo con una visita al monte de San Roque, situado a unos 350 metros sobre el nivel del mar. Aquí se encuentra un espectacular mirador en el que obtener unas excelentes vistas del pueblo y de sus alrededores: la ría, el casco urbano y la playa. 

Deba

Deba
Deba | Shutterstock

Deba es una localidad costera del País Vasco ubicada en la provincia de Guipúzcoa, concretamente en la desembocadura del río Deva. Para los amantes de la playa su mayor atractivo será la gran playa de Santiago de Deva, con su enorme alameda. Se encuentra separada de la ría del río por un espigón artificial de rocas. El color de su arena es oscuro, fruto de las rocas de pizarra de los montes que se hallan alrededor. Para los amantes del senderismo, existen varios senderos que dan la oportunidad de descubrir otra faceta de Deba. Además del famoso Camino de Santiago, hay que destacar las georutas del Geoparque de la Costa Vasca, en el que se encuentran montañas que datan de hace 110 millones de años

Llafranc

Llafranc
Llafranc | Shutterstock

En Girona se encuentra Llafranc, en donde está ubicada una de las playas más bonitas de la Costa Brava que dispone además de un paseo marítimo muy completo. La playa de Llafranc se caracteriza por su arena fina y color dorado, y está adaptada para minusválidos. 

Esta pequeña localidad se encuentra a los pies de la montaña de San Sebastián. Antiguo poblado de pescadores, actualmente es una zona residencial. La bahía de Llafranc está protegida por esta montaña. Para los más aventureros, es interesante visitar el dolmen de Can Mina dels, datado entre el 3.400 y el 3.000 a.C. Para llegar a él hay que realizar el antiguo camino del Ermitaño, desde la iglesia de Santa Rosa de Llafranc hasta llegar  a la montaña de San Sebastián.



 

La Aldea de San Nicolás

La Aldea de San Nicolás
La Aldea de San Nicolás | Shutterstock

La Aldea de San Nicolás se encuentra en la isla de Gran Canaria, aunque los lugareños la llaman popularmente La Aldea. Se encuentra rodeada de montañas y cuenta con varias playas. A lo largo de los 33 kilómetros en los que se extiende la costa de La Aldea de San Nicolás se entremezclan playas de piedra, de arena, pequeñas calas… En gran parte son playas de poco tránsito, que se mantienen intactas en un paraje natural casi virgen. No obstante, la más visitada es la playa de La Aldea, que se encuentra en el pueblo. Por otra parte, los entornos naturales en los que se enmarca el municipio son excepcionales, con variedad de senderos y rutas con parajes protegidos como el parque natural de Tamadaba o la Reserva Natural Especial de Güi-Güi, entre otros.

Salobreña

Salobreña, Granada
Salobreña | Shutterstock

Salobreña es parte de los pueblos blancos de la costa tropical de Granada, un pueblo situado entre el mar y la montaña donde se combinan playas, árboles tropicales, ramblas en las que fluye el agua del deshielo de Sierra Nevada… De esta manera, se puede conocer en los alrededores el Parque Natural de Sierra Nevada, la sierra de Tejeda o La Alpujarra. Además, Salobreña cuenta con dos bonitas playas separadas por una gran roca. La Guardia es una playa tranquila y la Charca es más festiva. En ambas se puede disfrutar del mar prácticamente en cualquier época del año. 

Altea

Altea
Altea | Shutterstock

Altea es un pintoresco pueblo de la provincia de Alicante, escogido cada año por miles de personas que buscan refrescarse en sus numerosas playas. Algunas de estas playas son L’Espigó, La Olla, Cap Negret o Cap Blanch, entre otras. Además, esto se puede combinar con las distintas rutas de senderismo que se pueden realizar en su zona montañosa, dando la posibilidad de conocer a fondo su naturaleza. Por ejemplo, en la sierra de Bernia