Once escapadas para que puedas huir de la Navidad

No a todo el mundo le gustan las calles repletas de luces, los mercados navideños y los árboles plagados de bolas. Ni Papá Noel y los reyes magos, ni las curiosas tradiciones que hay repartidas por España. Gente a la que un regalo misterioso le causa urticaria y que intenta coger una neumonía con tal de no ir a la cena de empresa. Para todos ellos, visitar Vigo u otras de las ciudades más iluminadas del país es un castigo. Por eso, para evitar sufrimientos innecesarios, aquí hay una serie de escapadas perfectas para huir de la Navidad. Lugares donde si pones de tu parte, podrás pasar tranquilo esta época de felicidad exaltada.

Isla de La Graciosa (Lanzarote)

Playa de la isla de la Graciosa

Isla de la Graciosa, un paraíso para huir de la Navidad.

Reconocida como la octava isla del archipiélago canario, La Graciosa tiene todo lo necesario para que pases totalmente de las navidades. Aunque alojarse en la misma ínsula no es de lo más barato, garantiza poder aislarse lejos del frío, gracias al extraordinario clima de las Islas Canarias. Asimismo, esta parte de la provincia de Las Palmas permite recorrer con facilidad las vecinas Lanzarote y Fuerteventura. El marciano paisaje del Parque Nacional del Timanfaya en el primero o las dunas del Corralejo en el segundo hacen parecer que, más que huir de la Navidad, uno haya viajado a otro planeta.

Santa Cruz de Serós y San Juan de la Peña (Huesca)

Monasterio de San Juan de la Peña

Monasterio de San Juan de la Peña.

En las recónditas montañas de la provincia de Huesca aguarda esta maravillosa dupla. San Juan de la Peña fue uno de los monasterios más destacados del reino de Aragón, poseyendo grandes conexiones con su realeza en la Edad Media. Aunque es posible dormir en él para evadirse por completo de la Navidad y del mundo en general, una buena idea es usar como base Santa Cruz de Serós. Desde allí se pueden realizar pequeñas escapadas a entornos naturales tan espectaculares como el Parque Nacional de Ordesa o el Parque Natural de los Valles Occidentales.

A riesgo de toparse con lo navideño, también merece la pena acudir a Jaca para contemplar su catedral románica. Visitar lugares como Ansó, HechoCanfranc, con una de las estaciones más bonitas de España, es un complemento ideal. Además, si quieres puedes conocer San Juan de la Peña realizando el Camino Aragonés, durísimo y solo para expertos en invierno. Una garantía de evitar intercambio de regalos y cenas de Navidad.

Fisterra (A Coruña)

Huye de la Navidad en esta escapada a Fisterra y su faro

Faro de Fisterra-Finisterre, A Coruña.

Fisterra, o Finisterre, es también un lugar muy atado al Camino de Santiago. Además, es protagonista de antiguas peregrinaciones prerromanas, lo que le da un aura mística que supera a la navideña. Ver la puesta de Sol desde su bonito faro, deambular por la Langosteira o la hippy playa del Mar de Fóra, disfrutar de uno de los cementerios más curiosos de España o comer marisco en unos de sus mejores momentos del año no parece un mal plan. Por otro lado, recorrer la Costa da Morte viendo sus naufragios es una alternativa ideal para sustituir a las aburridas cenas de Nochebuena o Nochevieja.

Poveda de la Sierra (Guadalajara)

Poveda de la Sierra en Guadalajara

Poveda de la Sierra en Guadalajara. | Ayuntamiento del mismo

La zona oeste de Guadalajara es un buen lugar para esconderse, por tanto también para huir de la Navidad. Molina de Aragón y su señorío, así como el Alto Tajo, ofrecen suficientes alicientes como para elegir esta escapada rural. Poveda de la Sierra es uno de centros favoritos de los alcarreños para visitar el parque natural antes mencionado, que incluye hasta preciosas cascadas. No faltan rutas para andar o pequeños pueblos que visitar. Aunque, como en casos anteriores, es inevitable que algún camarero lleve puesto un gorrito navideño, el contacto con estas fiestas puede ser mínimo.

Biniaraix (Mallorca)

Biniaraix en Mallorca, destino para huir de la Navidad

Biniaraix en Mallorca.

En un barranco y entre dos municipios, así es Biniaraix. El paisaje lo pone la sierra de Tramuntana. Hacia el suroeste está el impresionante barranco de Biniaraix. Recorrerlo supone una gran experiencia que permite conocer el paisaje quebrado de las montañas baleares. En dirección contraria espera el Mediterráneo con el puerto de Soller. El entorno serrano ofrece además puntos fuertes, rutas de senderismo o bicicleta, restos antiguos… Un lugar para huir de la Navidad muy completo y que permite disfrutar de las buenas condiciones invernales de Mallorca.

Zegama (Gipuzkoa)

Zegama en invierno

Zegama en invierno. | Shutterstock

En un extremo del célebre Túnel de San Adrián se encuentra Zegama. Un auténtico pueblo vasco, entre montes, donde pasear sin preocupaciones entre panorámicas de primera. La cercanía de Idiazabal es un gran acicate, sobre todo si se es quesero. El resto de la gastronomía local es también sobresaliente. Atravesando el túnel se puede ver Zalduondo, ya en Álava. Mientras tanto, en Gipuzkoa están Zerain y Segura. Las probabilidades de encontrarse con el Olentzero en estas alejadas tierras durante las fechas navideñas son bajas, ya que se encuentra de reparto.

Granadilla (Cáceres)

Castillo de Granadilla en Cáceres, una escapada para huir de la Navidad

Castillo de Granadilla en Cáceres. | Shutterstock

Para esta escapada destinada a huir de la Navidad necesitas una caravana o similar. Sin embargo, la garantía de evasión es total. Granadilla se vio abocada a la desaparición cuando se planificó el embalse de Gabriel y Galán. Finalmente la masa de agua no engulló la población de Cáceres. Sin embargo, sus gentes no regresaron y quedó abandonado. En la actualidad se encuentra en proceso de recuperación. Gracias a ello se han rehabilitado casas y asegurado el estado de iglesia y castillo. Por tanto, si se acude allí durante las navidades, la única compañía que habrá será la fauna local y algún que otro turista que se anime a conocer este interesante despoblado.

Desierto de Tabernas (Almería)

Desierto de Tabernas con monte de fondo

Desierto de Tabernas.

La provincia de Almería es un gran destino navideño por su buen tiempo y multitud de opciones turísticas. Entre ellas hay algunas que, irónicamente, pueden hacer que la misma Navidad pase a un segundo plano. Tabernas, por ejemplo. El desierto cinematográfico más famoso de España tiene mucho que ver. Lo principal, su parque temático que incluye reserva zoológica y un pueblo western. Entre arena, revólveres, bares y tachuelas, es fácil olvidarse de la época del año que es y sus festividades. Además, el propio pueblo de tabernas tiene interesantes monumentos y al lado se despliega el cabo de Gata.

Fuente Dé (Cantabria)

Vista de Fuente Dé, un pueblo muy aislado

Vista de Fuente Dé, un pueblo muy aislado. | Shutterstock

De nuevo se acude una localidad muy aislada para huir de la Navidad. Fuente Dé es un pueblecito de Cantabria que permite desconectar del mundo al cien por cien. Su pequeño tamaño y ubicación, en plenos Picos de Europa, hacen que sea perfecto para echar unos días entre montañas y con la cobertura justa. Con suerte, ni se recibirán los mensajes de felicitación en las fechas más señaladas. No lejos queda Potes, por si se acaba haciendo necesario ver algo de civilización.

Xàbia (Alicante)

Xábia-Jávea, Alicante, El Arenal

El Arenal en Xábia. | Shutterstock

Jávea es uno de los municipios más bonitos de Alicante. Aunque posee dos núcleos con los típicos apartamentos, el puerto y la playa del Arenal, donde es imposible huir de la Navidad, siempre queda la opción de alquilar cualquiera de los chalets que hay en sus alrededores. El cabo de San Antonio, el de la Nao o la cala del Portixol y la Granadella son solo cuatro ejemplos de a dónde ir en el municipio. Además, al ser invierno es posible verlos sin sufrir las excesivas aglomeraciones del verano.

Sancti Petri y Roche (Cádiz)

Vista aérea del Castillo de Sancti Petri

Vista aérea del Castillo de Sancti Petri, donde estuvo el Templo de Hércules Gaditano. | Shutterstock

Para cerrar, toca ir a otra de las mejores zonas de Sol y playa de España. Tanto Sancti Petri y su castillo, en Chiclana, como la playa de Roche, en Conil, son dos de los entornos turísticos más reconocidos de Cádiz y su bahía. En sus urbanizaciones es posible encontrar villas adecuadas a cada uno, desde las de lujo hasta las más normalitas. Sea como fuere, las actividades a realizar se limitaría a disfrutar la playa y comer. Un planazo sin estrellitas ni luces de por medio.


About the author

Otras noticias interesantes
[vc_row][vc_column][vc_column_text]Diciembre, enero y febrero son una buena época para viajar, pues suelen aparecer muchas ofertas Más información
[vc_row][vc_column][vc_column_text]El municipio de Torremolinos se encuentra en la provincia de Málaga, comunidad autónoma de Andalucía. Más información
[vc_row][vc_column][vc_column_text]Las vistas que nos ofrecen muchos de los paseos marítimos de España más fascinantes son Más información
Los límites con países vecinos son algo habitual para muchas localidades españolas. Ya sea en Más información
[vc_row][vc_column][vc_column_text]En la parte interna de la Bahía de Cádiz se encuentra Puerto Real. Un histórico Más información