El término mozárabe fue aplicado por los cristianos de los reinos del norte de España a los cristianos de origen hispano visigodo que vivían en el territorio del Al-Andalus y que de un modo u otro habían adoptado costumbres musulmanas. Aunque muchos allí quedaron, otros tantos decidieron emigrar hacia el norte para evitar algunos conflictos con los musulmanes llevando consigo su estilo de arte. Variedad en las formas de cobertura de los edificios, columnas de mármol con capiteles corintios, arquerías sobre pilares. Y, cómo no, el famoso arco de herradura. Todos estos elementos y muchos más se observan en los monasterios mozárabes, ejemplos de un arte con nombre propio.

Monasterio de San Millán de la Cogolla

Monasterio de San Millán de la Cogolla

Monasterio de San Millán de la Cogolla | Shutterstock

El monasterio de San Millán de la Cogolla, fundado en el siglo VI por San Millán está situado en la localidad del mismo nombre en la comunidad autónoma de La Rioja. En 1997 obtuvo el título de Patrimonio de la Humanidad, ya que entre sus muros se acogieron diferentes tipos de vida monástica. Uno de ellos fue justamente un monasterio mozárabe. El recinto se divide en dos edificios, el más antiguo de los dos el llamado San Millán de Suso, es decir, de arriba. Durante la primera mitad del siglo X se construye el monasterio mozárabe que fue consagrado en el año 954 por García Sánchez I de Navarra. De esta etapa se conserva la galería de la entrada. Y la nave principal de la iglesia, con bóvedas de estilo califal y arcos de herradura. En el año 1002 Almanzor incendió el monasterio y se destruyeron las decoraciones pictóricas y los estucos mozárabes.

Monasterio de San Pedro de Valeránica

Puente cercano a Tordómar

Puente cercano a Tordómar | Shutterstock

El Monasterio de San Pedro y Santo Tomás de Valeránica o Berlanga del siglo X, del que no quedan apenas restos, se encontraba situado a dos kilómetros de la villa de Tordómar en la provincia de Burgos. En las cercanías se encuentran los restos de una antigua calzada romana que siguió siendo utilizado en la época medieval. El monasterio pertenecía al de San Pedro de Arlanza y con el tiempo cobró cierta autonomía, pero de repente declinó rápidamente. Hoy en día solo se conservan algunas piezas de decoración. Concretamente dos fragmentos de canceles prerrománicos de los siglos VIII – X con motivos geométricos y vegetales, un fragmento de la tapa de un sarcófago, un cimacio prerománico, y una estela sepulcral circular del siglo X, todo ello conservado en el Museo de Burgos.  Cabe destacar que el excepcional calígrafo y miniaturista, monje Florencio, desarrolló en el lugar su obra de códices y documentos de la Biblia Codex Gothicus Legionensis actualmente conservada en la Colegiata de San Isidoro de León.

San Martín de Albelda

Toda, esposa de Sancho Garcés I

Toda, esposa de Sancho Garcés I | Wikipedia

El ya desaparecido monasterio de San Martín de Albelda, situado en el término municipal de Albelda de Iregua en La Rioja, es muy probable que se tratase de la evolución de una comunidad eremítica de época visigoda. Su fundación a cargo de Sancho Garcés I de Pamplona y de su esposa Toda, se produjo en el siglo X, concretamente en el año 925. Desde ese momento adquirió una gran importancia gracias a las donaciones de los reyes de Navarra, convirtiéndose en residencia de los obispos de Calahorra entre 1033 y 1092. Su declive se inició durante el siglo XII. Hoy en día se encuentra prácticamente destruido. Constaba de una serie de edificios y cuevas en las que se encontraba su scriptorium que se convirtió en todo un centro cultural.

San Pedro de Montes

Monasterio de San Pedro de Montes | FCPB, Wikipedia

Construido inicialmente en estilo visigodo en el siglo VII por San Fructuoso, reconstruido por Genadio en estilo mozárabe en el siglo X, el monasterio de San Pedro de Montes, ubicado en Montes de Valdueza, provincia de León, se encuentra deshabitado desde el año 1243. Declarado Monumento Nacional en 1931, se encuentra actualmente en estado ruinoso y durante siglos las dependencias monacales fueron utilizadas como huerto y sufrieron numerosos expolios. En el año 919 se consagró a San Pedro la iglesia del monasterio y la consagraron cuatro obispos, San Genadio, Sabarico, Frunimio y Dulcidio. De esta época se conservan una lápida grabada en caracteres semi mozárabes en la antigua entrada del claustro y las columnillas de las ventanas del campanario. Las excavaciones, así mismo, han descubierto importantes hallazgos como las letrinas, las escaleras del claustro, la cocina y un aljibe.

Santiago de Peñalba

Santiago de Peñalba

Santiago de Peñalba | Shutterstock

Situado en el Valle del Silencio, en León, se encuentra el monasterio de Santiago de Peñalba construido a principios del siglo X por San Genadio. La iglesia de una sola nave está dividida en dos tramos. Completamente abovedada, pero con cada zona disponiendo de un tipo distinto de bóveda, está considerada como una auténtica joya del mozárabe leonés. El monasterio llegó a tener hasta 16 abades, de los que tres, Urbano, Fortis y Esteban alcanzaron la santidad. Cabe destacar que se recibieron varias donaciones como, por ejemplo, una cruz conservada hoy en día en el Museo de Burgos. A partir del siglo XII no se tiene ya constancia de su existencia como monasterio.

Monasterio de Bobastro

Restos del monasterio de Bobastro

Restos del monasterio de Bobastro | Wikipedia

Bobastro, antiguo poblado situado al norte de la provincia de Málaga y donde Omar Ben Hafsún estableció su capital, esconde entre otras sorpresas un monasterio que hoy en día es considerado uno de los primeros monasterios conocidos de la provincia. Clasificado como monasterio suburbano, del tipo de los que se encontraban en Córdoba, se trataba de un gran recinto rectangular que se organizaba entorno a un patio. En este lugar se localizaba un aljibe para el agua y un silo para el grano y también contaba con una necrópolis. Se han encontrado cerca muchas cuevas que posiblemente fueron refugio de eremitas y que, tal y como ha pasado en otras ocasiones, fueron los auténticos antecesores del monasterio.