España fue uno de los grandes platós de la época dorada de Hollywood. Diversos factores se unieron para que las productoras fijaran en sus castillos medievales o idílicos pueblos. Décadas después muchos rincones del país siguen sirviendo como escenarios. Como es lógico, los rodajes patrios han aprovechado la riqueza de ambientes y paisajes locales. Por ello seguro que reconoces alguna de las localizaciones de cine más míticas de España que se repasan a continuación.

Desierto de Tabernas en Almería

Quizá la más famosa entre las localizaciones de cine más míticas de España, el desierto de Tabernas vivió la cima del spaghetti western. No en vano, allí se rodó la Trilogía del Dólar. Dirigida por Sergio Leone y protagonizada por Clint Eastwood, fue una coproducción italo-hispano-germana que supuso el culmen del género junto a Hasta que llegó su hora. El hecho de que el entorno sea el único territorio desierto propiamente dicho de Europa ayudó a que se creara una fama que vive hasta hoy día.

Producciones extranjeras han usado esta zona desolada de Almería: Lawrence de Arabia, Conan el bárbaro, Patton, CleopatraRestos de los rodajes, como el poblado del film estadounidense El Cóndor, sobreviven. También hay espacios habilitados para el turismo, como el poblado del oeste que inspiró a Álex de la Iglesia a rodar 800 balas. El director de Bilbao se dirigió a este municipio andaluz a rodar la película tras contemplar uno de los espectáculos que se desarrollan in situ.

Gran Vía de Madrid

Esta calle madrileña no es el único lugar en el que se han rodado filmes, pero sí el que posee la escena más reconocible. Precisamente Álex de la Iglesia fue el responsable de ello. Lo hizo en uno de sus mejores metrajes, El día de la bestia. Aunque las localizaciones de esta comedia satánica van del santuario de Arantzazu a las torres KIO, es el edificio Carrión el emplazamiento que la mayoría recuerda. Situado junto a Callao, su cartel de Schweppes pone fondo a una memorable escena protagonizada por Santiago Segura, Álex Angulo y Armando de Razza. La vía también haría acto de presencia en Las brujas de Zugarramurdi, basada en este pueblo navarro.

La Gran Vía es también una de las localizaciones más vistas en la saga El Crack. A principios de los 80 José Luis Garci dirigió las películas que hasta el año pasado, con el estreno de El Crack cero, componían el conjunto. Los planos de la capital eran un personaje más las obras protagonizadas por Alfredo Landa. De este modo, tanto viéndola a pie de calle como en plano aéreo, la avenida era un elemento esencial de los dos largos neonoir.

Sos del Rey Católico en Zaragoza

Otra traza común en las localizaciones de cine más míticas de España es la colaboración ciudadana. Un ejemplo claro es Sos del Rey Católico. Esta localidad zaragozana, muy cercana a Navarra, fue el plató de La vaquilla. Dirigida por Berlanga, reunió en 1985 un elenco espectacular liderado por el mencionado Landa y José Sacristán.

Esta sátira bélica, que funciona a la perfección como ambos géneros, se situaba en la Guerra Civil. Así, se narra la intentona de un grupo de soldados republicanos de robar la vaquilla que centrará los festejos de un pueblo sublevado cercano al frente. La población de este pueblo medieval participó de forma activa en el rodaje. La naturalidad en el ambiente que generó esto se unió a la belleza del lugar con brillantes resultados.

Almagro en Ciudad Real

Esta localidad manchega se sitúa muy cerca del pueblo natal de Pedro Almodóvar, Calzada de Calatrava. Famoso por sus trabajos con Madrid de fondo y sus personajes femeninos, el realizador es una estrella consolidada en el panorama internacional. Sin embargo, la cercanía con sus orígenes hace que Almagro supusiera una localización especial en su carrera. Fue un elemento vital en el desarrollo de Volver. La plaza mayor, el corral de comedias, calles o viviendas se turnan.  Asimismo, también La flor de mi secreto posee localizaciones en la población de Ciudad Real.

Almagro, en Ciudad Real, parada de la ruta por la España de Almodóvar

Almagro, en Ciudad Real. | Shutterstockplayas

Plaza de España en Sevilla

Al igual que pasa con Madrid, hay muchos espacios de Sevilla que podrían aparecer en esta lista. En ella han transcurrido no hace demasiado El mundo es nuestro, una suerte de Tarde de perros a la sevillana, o Nadie conoce a nadie, que entremezcla suspense y floklore local. Quizá donde más ha lucido ha sido en la pantalla pequeña, con La peste. Sin embargo, elegir un lugar concreto es complicado. Podrían ser los Reales Alcázares o la plaza de España.

Plaza de España en Sevilla localizaciones de cine más míticas de España

Plaza de España en Sevilla.

En esta última han predominado las producciones extranjeras. Aunque Lawrence de Arabia se rodara principalmente en Almería, la plaza de España sirvió para situar distintas estancias. En Star Wars episodio II: El ataque de los clones fue un palacio de Naboo. Sin embargo, también se han ejecutado escenas de películas españolas allí. Carmen Sevilla la transitó en dos filmes muy similares que se llevan diez años, Jalisco canta Sevilla y Pan, amor y Andalucía. En una le toca cantar junto a mejicanos y en otra con italianos. Más notable es El Autor, que le valió el Goya a Javier Gutiérrez y para cuyo inicio se usó la Capitanía. Cabe mencionar que muy cerca, en la Real Fábrica de Tabacos se rodó parte de la Carmen de Vicente Aranda.

Ayna, Liétor y Molinicos en Albacete

Al igual que en el caso de La vaquilla, para Amanece que no es poco fue vital la colaboración de los lugareños. Estos recibieron papeles más allá de la figuración en muchas ocasiones y tuvieron que recitar alguna de las complicadas frases que el director, José Luis Cuerda, ideó. El humor absurdo y surrealista de la película bebe de los usos de España profunda de posguerra. Por ello, estos pueblos de Albacete fueron un escenario perfecto.

Aunque hayan pasado ya décadas desde que los personajes de Antonio Resines llegara al pueblo desde la universidad de Oklahoma, junto a su padre y en sidecar, el espíritu del film sigue muy vivo. Los fanáticos del metraje acuden anualmente a conocer las localizaciones. La ruta amanecista llega incluso a recrear la totalidad del largo con seguidores que se conocen los diálogos de memoria.

Castillo de Belmonte en Cuenca

Este castillo de la localidad conquense de Belmonte data del final de la Edad Media. Su buen estado de conservación y aspecto prototípico hicieron que pasara a formar parte de las localizaciones de cine más míticas de España. La superproducción italoamericana El Cid de Anthony Mann es la película más conocida en la que aparece. Fue también la primera y representó la vida del legendario Rodrigo Díaz de Vivar. El recuerdo de Charlton Heston y Sofía Loren ha llegado idealizado a la actualidad.

Castillo de Belmonte

Castillo de Belmonte, una de las localizaciones de cine más míticas de España.

La experiencia fue muy positiva y se replicó. Más de dos décadas después Paul Verhoeven rodó casi entera allí Los señores del acero. Esta coproducción a tres entre España, Holanda y Estados Unidos brillaba por su violencia. Considerada de culto, narra aventuras ambientadas al inicio de la Edad Moderna y su protagonista era Rutger Hauer. Ya en el siglo XXI ha aparecido en Juana la loca y El caballero don Quijote.

Playa de la Caleta en Cádiz

La primera entre las poblaciones más antiguas de España tiene en la playa de la Caleta uno de sus símbolos más queridos. Situada en extremo norte atlántico, sus piedras poseen nombres y han visto grandes escenas rodarse en la playa gaditana. Allí desembarcaron los veteranos de los tercios de Flandes de Alatriste. Aunque no logró el éxito esperado, la cinta protagonizada por Viggo Mortensen logró tres Goyas, aunque no en categorías principales.

Playa de la Caleta en Cádiz

Playa de la Caleta en Cádiz. | Wikimedia

Peor suerte tuvo Manolete, cuyas escenas se grabaron desde Jerez a Carmona pasando por el cercano Puerto de Santa María. También hay escenas en la playa de la Caleta. Esta película maldita tuvo múltiples retrasos en su estreno y fue considerada como lamentable por la crítica. Más meritoria fue El Amor Brujo, con la que Carlos Saura culminaba su trilogía flamenca. Sin embargo, la imagen más famosa a la que pone fondo este arenal de Cádiz pertenece a una producción extranjera. Se trata de la salida del agua de Hale Berry en 007: Muere otro día.

Edificio Cedimatexsa en Barcelona

Para terminar toca viajar a la Ciudad Condal. Allí, en plena Rambla, se encuentra el lugar más terrorífico de estas localizaciones de cine en España. Aunque el número 34 comenzó su andadura como escenario en 2004, con un film llamado Como mariposas en la luz, fue unos tres años más tarde cuando explotó su popularidad. Jaume Balagueró y Paco Plaza lo eligieron para REC. La historia zomby a la que puso cara Manuela Velasco triunfó inmediatamente. De la mano de los mismos creadores llegó REC 2 en 2009. En ambas las escaleras de caracol fueron especialmente relevantes a la hora de grabar. El propio Balagueró usaría el edificio Cedimatexsa en Mientras duermes, en la que un perturbador portero encarnado por Luis Tosar acosa al personaje de Marta Etura.


¿Habilitar notificaciones?.    OK No gracias