Hay muchos ejemplos entre la arquitectura española en los que se ha prescindido del ladrillo, la piedra o el hormigón como protagonistas. Así, una de las materias primas que más se ha utilizado ha sido el cristal. Edificios con un interior abierto al mundo que se han convertido en seña de identidad de las ciudades donde se erigieron. Curiosas construcciones que se reparten por ciudades tan distintas como Madrid, Salamanca o León.

Casa Lis de Salamanca

La Casa Lis de Salamanca

La Casa Lis de Salamanca tiene una de las cristaleras más reconocibles. | museocasalis.org

La actual sede del Museo Art Nouveau y Art Déco combinó momentos de esplendor y de decadencia a lo largo del siglo XX. Propiedad de Miguel de Lis, dueño de una fábrica de curtidos, la reforma se realizó a principios del pasado siglo. El arquitecto responsable de la transformación fue Joaquín de Vargas y Aguirre, que ideó la reforma teniendo en cuenta las limitaciones del enclave. Situada sobre una muralla e inclinada por el lado sur, Vargas y Aguirre organizó la vivienda en torno al patio interior para distribuir las estancias. Además, diseñó la fachada de estilo industrial, utilizando como materiales hierro y vidrio.

La estancia fue cambiando de dueños a lo largo de los años hasta acabar cerrada y sin uso en los años sesenta. En 1981 el ayuntamiento de la ciudad decidió rescatarla de la ruina e inició un proceso de recuperación que acabó en 1995. La vidriera emplomada, una de las imágenes más conocidas de Salamanca, fue restaurada siguiendo el modelo original.



Gran Cúpula de Feria de Valencia

Gran Cúpula de Feria valencia

Gran Cúpula de Feria alberga 230.000 metros cuadrados en su interior. | Shutterstock

Con la intención de tener un edificio emblemático, la Feria de Valencia optó por esta cúpula de cristal. Inaugurada en 2007, cuenta con más de 230.000 metros cuadrados de superficie, distribuidos en cuatro niveles. También alberga una gran variedad de salas para realizar reuniones y conferencias. La malla de la cubierta cuenta con discos de acero que actúan como nudos y aseguran la estructura. Mientras tanto, la bóveda exterior es un vidrio que protege el recinto de la excesiva entrada de luz al interior del edificio.

La entrada a pie se realiza por debajo de un arco apuntado, que indica el arranque de la bóveda de cristal de este edificio valenciano. Debajo se abre el espacio central, que tiene la función de relacionar visualmente los cuatro pisos de la cúpula y distribuir la luz natural que entra por el techo. Por la noche, es la Gran Cúpula de Feria la que proyecta su luz hacia el exterior.

Sede de Osakidetza de Bilbao

La Sede de Osakidetza Bilbao

La Sede de Osakidetza refleja en sus cristales el Ensanche bilbaíno. | Shutterstock

La sede del Departamento de Sanidad del Gobierno Vasco es uno de los edificios más representativos de Bilbao. Finalizado en 2008, su fachada poliédrica fue diseñada por el arquitecto Juan Coll-Barreu. Los vidrios que componen su fachada provocan que se reflejen el resto de edificios cercanos, el tráfico y los montes de alrededor. Su localización, junto a la Alhóndiga y la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Bilbao, es un ejemplo más de la modernización que ha vivido el Ensanche bilbaíno.

Pero el exterior de la sede de Osakidetza tiene más funciones además de su claro componente estético. La envolvente de este edificio de cristal tiene un beneficio climático, ya que permite que el interior no necesite aire acondicionado. Tampoco son necesarios los falsos techos de oficina para separar las siete plantas que alberga su interior. De esta manera se evita la recirculación del aire de manera artificial, lo que aumenta las condiciones de higiene en su interior.

Palacio de Cristal de Madrid

El Palacio de Cristal de Madrid

El Palacio de Cristal de Madrid fue inaugurado en 1887. | Shutterstock

Uno de los edificios de cristal más representativos de la arquitectura española. Su localización en el Parque del Retiro de Madrid lo convierte en una de las localizaciones más visitadas de la capital. Su estructura es de metal y está recubierta por planchas de cristal que permiten ver los castaños de Indias del exterior. Fue la primera construcción no industrial que utilizó esos materiales. El arquitecto Ricardo Velázquez Bosco ideó su construcción en 1887, con motivo de la Exposición de las Islas Filipinas, colonia española en aquella época.

El Palacio de Cristal está inspirado en el Crystal Palace de Hyde Park (Londres), obra de Joseph Paxton en 1851, que se levantó con motivo de la primera Gran Exposición Universal. En su interior se puede encontrar una decoración cerámica en pequeños frisos y remates que llevó a cabo por Daniel Zuloaga. Actualmente sirve como sala para exposiciones de arte contemporáneo organizadas por el Museo Reina Sofía.

MUSAC de León

El MUSAC es uno de los principales atractivos de León

El MUSAC es uno de los principales atractivos de León. | Shutterstock

La capital leonesa cuenta con un edificio de cristal destinado a ser un museo para el siglo XXI. El Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León, MUSAC por sus siglas, alberga una colección permanente en la que se recoge en exclusiva arte actual. Abierto al público en 2005, fue diseñado por el estudio de arquitectura madrileño Mansilla + Tuñón. Debido a su labor, en el año 2007 fue premiado con el Premio Mies van der Rohe de Arquitectura Contemporánea de la Unión Europea.

Su reconocible fachada está formada por un conjunto de cuadrados y rombos. Esta reconocible parte exterior de cristales multicolores es un guiño a las vidrieras de la Catedral de León. Desarrollado en una sola planta, cuenta con más de 8.000 metros cuadrados de superficie. Posee también de tres patios y un jardín que rodea el edificio con el fin de desarrollar exposiciones al aire libre.

Torre Woermann de Gran Canaria

Torre Woermann Las Palmas

La Torre Woermann está en el Itsmo de La Isleta, entre la playa de Las Canteras y el Puerto de Las Palmas. | Shutterstock

Este rascacielos de 76 metros de altura es una de las señas de identidad de Las Palmas de Gran Canaria. Entre su particular diseño llama la atención su fachada acristalada con una combinación de colores estratégicamente organizados, vidrios decorados con motivos vegetales y los brise soleil horizontales. La localización de la torre es el itsmo de La Isleta, entre la playa de Las Canteras y el Puerto de Las Palmas.

Las instalaciones las completan una plaza pública, construida con piedra de estilo portugués, y otro edificio junto a la torre. Este último contiene en su interior locales comerciales y oficinas. Terminada en 2005, el Museo de Arte Moderno (MOMA) de Nueva York incluyó un año después imágenes del rascacielos como ejemplo de la nueva arquitectura en España.

Kursaal de Donostia

Kursaal San Sebastián

El Kursaal alberga el Festival de Cine de San Sebastián. | Shutterstock

Dos cubos de vidrio translúcido componen este prestigioso edificio donostiarra. Un conjunto arquitectónico que se inauguró en 1999 y desde entonces es la sede principal del Festival de Cine de San Sebastián. Su localización frente al mar Cantábrico también permite ir a pie a lugares emblemáticos de la ciudad como la Parte Vieja y La Bahía de La Concha. El diseño de líneas rectas y formas geométricas evita generar impacto en el paisaje de la ciudad vasca, caracterizada por sus edificios de estilo francés clásico.

En el más grande de los cubos se encuentra un auditorio con una capacidad de casi 2.000 personas. El otro edificio dispone de la Sala de Cámara que cuenta con una capacidad de 600 espectadores. Este conjunto arquitectónico también fue galardonado con el Premio Mies van der Rohe de Arquitectura Contemporánea de la Unión Europea. Pese al éxito, el Kursaal siempre ha permanecido en cierto modo eclipsado por el  Museo Guggenheim de Bilbao.

Torre Marenostrum de Barcelona

La Torre Marenostrum en Barcelona

La Torre Marenostrum en Barcelona. | Shutterstock

Este edificio de cristal es la sede de Gas Natural y su estructura y localización lo han convertido en uno de los rascacielos más conocidos de Barcelona. También denominado como la torre del gas, está situado en el barrio de la Barceloneta. Los arquitectos Enric Miralles y Benedetta Tagliablue diseñaron su compleja silueta compuesta por tres edificios de vidrio ensamblados. La parte principal es un edificio de 20 plantas y 86 metros de altura. Otra torre de cuatro plantas y un voladizo horizontal que le confiere su característico estilo complementan el cuerpo principal.

Según el ángulo del que se mire, el rascacielos adquiere diferentes formas. El cristal reflectante que recubre la fachada también ayuda a provocar estos cambios y deformaciones. La ubicación en frente del mar Mediterráneo es otra de sus señas de identidad. En sus proximidades se encuentran otros dos conocidos edificios del skyline barcelonés, el Hotel Arts y la Torre Mapfre.

Mirador de Abrante de La Gomera

Mirador de Abrante Canarias

El Mirador de Abrante está a más de 600 metros sobre el nivel del mar. | Shutterstock

En lo alto del risco de Abrante, al norte de La Gomera, se ubica este mirador a 620 metros sobre el nivel del mar y con una caída vertical de unos 200 metros. Un voladizo posibilita esta estructura de 7 metros de largo y suelo de cristal. Su localización permite ver tanto el valle de Agulo como la isla de Tenerife y el Atlántico. Para entrar a la plataforma hay que pasar por el restaurante instalado junto al mirador. Sin embargo, no es necesario comer o reservar para poder asomarse a él. La obra fue ejecutada por José Luis Bermejo Martín y fue finalizada en 2013. Desde entonces se ha convertido en uno de los lugares más concurridos de la isla colombina.

Pabellón de Cristal de Cuenca

Bosque de Acero de Cuenca

El Bosque de Acero de Cuenca intenta imitar la forma de un bosque. | JCCM

La ciudad castellano-manchega dispone de este edificio distribuido en 23 módulos unidos a una malla estructural en forma de árbol. El clima conquense, frío en invierno y cálido en verano, obligó a diseñar una solución a este factor extremo. Para soportar las temperaturas, en el estío se pueden desplegar unos paneles deslizantes que evitan que el calor entre al interior del edificio. Mientras tanto, en época invern al los paneles se quedan cerrados y el suelo es calentado por energía geotérmica.

El pabellón se encuentra bordeado por los ríos Júcar y Moscas. La intención del proyecto, finalizado en 2010, era recuperar un paraje natural que estaba abandonado. Su función es actuar como enlace entre la naturaleza y la ciudad. Asimismo, el conjunto también está formado por una pista de patinaje, bares y un grupo de edificios históricos actualmente en ruinas.

Centro Botín de Santander

Centro Botín Santander

El Centro Botín se encuentra junto a los Jardines de Pereda. | Shutterstock

Este centro de arte fue diseñado por el arquitecto italiano Renzo Piano y es una de las señas de identidad de la ciudad cántabra. Situado en un voladizo sobre el mar, el edificio no toca tierra. Su estructura le permite estar suspendido sobre pilares y columnas a la altura de las copas de los árboles de los Jardines de Pereda. La infraestructura fue inaugurada en 2014 y cuenta con una planta baja de cristal y una fachada de cerámica, compuesta por 280.000 piezas discoidales que se van amoldando a la forma del edificio. Mientras que la parte oeste se dedica al arte, con una sala de exposiciones de 2.500 metros cuadrados, el lado oriental se destina a actividades educativas.