Descubre los primeros estadios de 1ª división en España

A lo largo del siglo XX los campos de fútbol se han erigido en auténticos templos. De Vizcaya a Madrid o Barcelona, estos lugares que no solo se han usado para acoger partidos de este deporte, sino como escenarios de grandes conciertos y espectáculos. Con todo, su principal utilidad como terreno de juego para clubes motivó que se desarrollara un fuerte vínculo entre la cancha y la ciudad que la contiene. Por ello, te proponemos un viaje hasta el año en que arrancó la competición liguera, 1928. Estos fueron los primeros estadios de 1ª división en España. Muchos de ellos han desaparecido, mientras que alguno ha logrado sobrevivir hasta la actualidad.

San Mamés (Athletic Club de Bilbao)

Todo un símbolo de Bilbao, fue el campo del Athletic Club de Bilbao desde 1913. Se construyó en un solar perteneciente al asilo cuya advocación dio nombre a la cancha. Asimismo, precisamente de ello adquirieron su apodo los athleticzales, los «leones». Según la versión, el santo logró domar a las fieras que iban a martirizarlo o estas se le comieron.

En sus casi 100 años de historia fue un hito clave en la capital vizcaína. Solo le faltó un mes para llegar al centenario. Su sustituto se conoce como Nuevo San Mamés. Grupos como The Rolling Stones o AC/DC pasaron por su césped en conciertos memorables. Además, al ser uno de los mejores estadios de España, fue sede de varios partidos internacionales.

Arco de San Mamés, futuro icono del estadio

Arco de San Mamés, futuro icono del estadio. | Wikimedia

Durante el estreno liguero, San Mamés había sufrido ya reformas, que amplió notablemente su capacidad gracias a un nuevo graderío, alcanzando las 18.000 personas. Sin embargo, las mayores mejores llegarían a partir de los años 50. Por entonces se instaló la seña de identidad del antiguo estadio, el arco que hoy se conserva en Lezama, una solución que permitía tener amplias tribunas sin columnas. Por tanto, la visión era mucho mejor desde ellas que antes. Hasta los 70 se siguió agrandando, con nuevos arreglos de cara al Mundial 82.

Por último, cabe explicar su sobrenombre, la Catedral. Este viene del mismo lugar que el que llevan sus jugadores y aficionados. El asilo al que pertenecían los terrenos en que se elevó el campo quedo muy cerca del mismo. Allí había una capilla dedicada a San Mamés. Por tanto, al asistir a los partidos los parroquianos decían que no iban a la ermita, sino a la catedral.

Chamartín (Real Madrid)

El antiguo estadio de Chamartín fue el primero en propiedad del club madrileño. Sin embargo, pese a lo que pueda parecer hoy, no se ubicó en la capital. Abierto en 1924, por entonces pertenecía a Chamartín de la Rosa, un núcleo todavía independiente de Madrid. Fue el primer espacio totalmente propio de los madridistas. Antes jugaron en O’Donnell y el velódromo de Ciudad Lineal.

Chamartín

Chamartín. | Twitter

Este cambio confirmaba el buen estado del deporte en España. En un inicio contó con 15.000 localidades, un número considerable en la época. Pese a que se amplió hasta ser capaz de albergar más de 22.000 personas, acabó quedándose pequeño. Anexo al antiguo estadio del Real Madrid se comenzó a levantar otro, el que se conoce actualmente como Santiago Bernabeu, su promotor. En el 47 se inauguró. Solo un año después la ciudad de Madrid se tragó al municipio de Chamartín de la Rosa.

Sarriá (Real Club Deportivo Espanyol)

En la primera edición de la máxima categoría había tres equipos de la Ciudad Condal. Entre ellos se hallaba el Espanyol de Barcelona. Conocidos como los pericos, hicieron un gran esfuerzo económico para levantar este bonito y antiguo estadio en Can Ràbia, a las afueras. Funcionó durante 74 años antes de ser demolido. Como San Mamés, fue una de las sedes del Mundial 82.

Campo de la Manigua, luego Sarriá

Campo de la Manigua, luego Sarriá. | Wikimedia

Precisamente aquí se marcó el primer tanto de la competición, por parte del local Pitus Prats. Desde entonces está entre los clubes que más ediciones del campeonato han disputado. En los primeros años tuvo solo 18.000 espectadores, pese a haber proyectado 40.000. La quiebra de la compañía constructora fue la responsable.

El nombre de Sarriá le viene por estar en la vía que conectaba esta ciudad con Barcelona. Antes de que se derribara en 1997, vivió grandes momentos incluso más allá de lo deportivo. Por ejemplo, en 1988 acogió el primer concierto que Pink Floyd dio en España. Actualmente es una zona verde.

Stadium Gal (Real Unión de Irún)

Inauguración del Stadium Gal en Irún

Inauguración del Stadium Gal en Irún. | Wikimedia

Uno de los supervivientes junto al siguiente, el Stadium Gal de Irún fue uno de los más nuevos primeros estadios de 1ª división. En aquellos momentos de gloria para el club irundarra acogió partidos contra los mejores clubes del país. Durante y tras la Guerra Civil sirvió como campo de concentración, al igual que por ejemplo Chamartín. Volvió al uso deportivo con añadidos. Así, durante los 50 pasó a tener un velódromo a su alrededor. Tras ser reconstruido, una de sus últimas grandes veladas fue la eliminatoria de Copa del Rey 08/09 contra el Real Madrid, cuando lograron la victoria que les daría a la postre el pase.

El Viejo Sardinero (Racing de Santander)

Los viejos Campos de Sports del Sardinero

Los viejos Campos de Sports del Sardinero. | Wikimedia

Como el Stadium Gal, ha llegado hasta la actualidad tras volver a ser erigido. Los Viejos Campos de Sports de El Sardinero acogían a unos 12.000 aficionados durante 1928. Era un campo público que usaba el club de Santander. Tras su oscura etapa como campo de concentración en la Guerra Civil, pasó a manos del Racing en los 50. Un lustro antes de ser demolido para construir el nuevo Sardinero, volvió a manos del ayuntamiento. Hoy el espacio que ocupó es un parque.

Atocha (Real Sociedad)

Como no podía ser de otra forma, el campo del principal club de Donostia se inauguró el mismo año que del Bilbao. En 1913 Athletic y Real pisaron por primera vez su hierba. Su estilo eminentemente inglés fue un sello personal que acompañó al espacio por 80 años. También cuando entró en la lista de los primeros estadios de 1ª división.

Postal de Atocha

Postal de Atocha. | Wikimedia

El coliseo de la Bella Easo, famosa por sus playas y paseo marítimo, aguantó con ampliaciones hasta el principio de los 90. Sin embargo, su obsolescencia fue algo que ni el romanticismo de los donostiarras pudo tapar. No solo fue un lugar de fútbol, sino también de rugby. El espacio que ocupaba en el barrio de Eguía, al oeste de la capital de Guipúzcoa, sirvió para levantar viviendas de protección oficial. La plaza que conforman es un homenaje póstumo a la cancha.

Les Corts (Fútbol Club Barcelona)

El gran competidor de Sarriá era Les Corts. Tuvo el honor de ser el estadio con mayor capacidad de la temporada inaugural de La Liga, con entre 30 y 40.000 localidades. Cabe tener en cuenta que hasta finales de siglo se permitía estar de pie en los campos. Asimismo, era el hogar del que acabaría siendo uno de los dos grandes clubes del país, el Fútbol Club Barcelona, que se adjudicó el primer torneo de liga. Junto a Athletic Club de Bilbao y Real Madrid, es el único que no ha perdido nunca la categoría.

Les Corts adquirió su nombre del barrio en que se ubicaba. Fue un espacio al que trascendieron las cuestiones políticas de la época. Recordado es el episodio de 1925 cuando el estadio emitió una sonora pitada a la Marcha Real. Esto se saldó con la dimisión forzada del presidente del club, Joan Gamper, y un cierre de varios meses. No obstante, la situación se hallaba calmada en su estreno liguero.

Su actividad se extendió de 1922 a 1966, cuando se decidió construir el Camp Nou. Por entonces contaba con 60.000 plazas y estas ya se quedaban cortas. El epílogo de la cancha fue algo triste, inmerso en procesos de recalificación. Sin embargo, el público barcelonista guarda un gran recuerdo de él.

Stadium Metropolitano (Atlético de Madrid)

Al igual que sus sucesores, el Stadium Metropolitano siempre fue un espacio multiusos. A su labor de campo deportivo se sumaba el de escenario para conciertos o festivales, entre otros. Algo que caracterizó al Vicente Calderón y al actual Estadio Metropolitano, lugar de paso habitual de grandes bandas. En 1928 acogía las contiendas del Athletic Club de Madrid, más tarde Atlético de Madrid, además de las de otros equipos capitalinos.

Stadium Metropolitano

Stadium Metropolitano en 1927. | Wikimedia

Dispuesto como un coso, la Guerra Civil conllevó la destrucción del Stadium Metropolitano. La batalla por Ciudad Universitaria pudo suponer un final abrupto para él. Una fusión mediante, en los años 40 el edificio resurgió y pervivió hasta 1966. En este tiempo pasó a pertenecer al Atlético de Madrid hasta ser sustituido por el Vicente Calderón. El Atlético de Madrid se vio forzado a jugar en Chamartín y Vallecas mientras se terminaba la construcción.

El Guinardó (C.E. Europa)

Posiblemente el más desconocido de los primeros estadios de 1ª, El Guinardó fue el escenario del momento culmen del C.E. Europa. Esta institución se fundó en 1907 y ha logrado sobrevivir hasta hoy en categorías inferiores. Polideportivo desde su creación, es uno de los clásicos de Barcelona. Logró aguantar tres años en la categoría de oro, con este campo como su casa. Sin embargo, una grave crisis a todos los niveles obligó al traslado.

Vista del velódromo de El Guinardó, antes estadio del C.E. Europa

Vista del velódromo de El Guinardó, antes estadio del C.E. Europa. | C.E. Europa

El Camp del Guinardó pasó a ser el campo de la U.D. Gracia. Como otros de esta lista, incluyó un velódromo después de la guerra. Capaz de alojar a casi 20.000 espectadores, en el 64 dejó de ser rentable mantenerlo. De esta forma, la presión urbanística llevó a su derribo.

Ibaiondo (Arenas Club de Getxo)

La ría de Bilbao, por su relación con las industrias inglesas fue un hervidero de clubes. El Arenas Club de Getxo fue uno de ellos. Tuvo un fulgurante inicio pero finalmente se quedó atascado en divisiones inferiores. Durante 1928 tenía la fuerza suficiente para tener un campo propio, uno de los primeros estadios de la 1ª division.

Vista aérea de Ibaiondo

Vista aérea de Ibaiondo. | Facebook

Allí jugó de 1925 a mediados de los 40. La guerra y la profesionalización fueron demasiado para mantener el estadio de Ibaiondo. De esta forma pasó a ser usado por diversos equipos de la zona. Finalmente, como otros de sus compañeros de lista, terminó siendo un solar sobre el que se edificaron viviendas.

About the author