Una cripta, en definitiva, es un lugar oculto. Diseñadas originalmente en las iglesias y centros religiosos, como lugares de descanso de santos y mártires, algunas criptas de catedrales y grandes templos españoles están envueltas en un halo de misterio. Fueron diseñadas con entradas prácticamente invisibles desde el exterior con accesos discretos e incluso secretos. El objetivo era claro: preservar las reliquias de profanadores y saqueadores. Posteriormente su funcionalidad fue trasladada a cementerios y panteones familiares. Estas son algunas de las más notables de toda España.

Cripta de San Antolín de la catedral de Palencia

Interior cripta de San Antolín de la catedral de Palencia

Interior cripta de San Antolín de la catedral de Palencia. | Wikipedia

El conjunto de la catedral de Palencia, apodada popularmente la “Bella Desconocida”, fue declarado monumento histórico-artístico en 1929. La cripta, de planta rectangular y con varios arcos de herradura, contiene restos románicos y visigodos y parece que sirvió de modelo para la Cámara Santa de Oviedo. Guarda los restos de San Antolín, noble galo-visigodo que fueron traídos desde Narbona en el siglo VII.

Se considera que esta cripta es un lugar con propiedades mágicas. Por ejemplo, la tradición cuenta que las aguas del pozo que se encuentra en su interior tienen propiedades curativas. Se conservan también restos de otras reliquias como de los panes y peces que Jesús de Nazaret multiplicó, cabellos de San Juan Evangelista, una manga del sayal del Bautista o la cabeza de una de las Once Mil Vírgenes de Santa Úrsula. A todo ello hay que sumar los restos incorruptos de la reina Doña Urraca o los de Doña Inés de Osorio, a cuyos pies yace la figura de una criada que representa la fidelidad. La leyenda asegura que si se tira de su coleta mientras se piensa un deseo, este se convierte en realidad.



Cripta de la catedral de la Almudena, Madrid

Detalle de las columnas de la cripta de la catedral de la Almudena

Detalle de las columnas de la cripta de la catedral de la Almudena. | Shutterstock

La Cripta de la catedral de la Almudena en Madrid ha sido el panteón de la aristocracia y burguesía madrileña desde 1911. Esta cripta es considerada una de las más espectaculares de España. Se encuentra a los pies del templo, pero dispone de una entrada totalmente independiente accesible por el lateral que da a la calle Mayor.

De estilo neorrománico, cuenta con 400 columnas de gran tamaño, todas ellas con capiteles diferentes. Se cuenta que hay enterradas unas 1.500 personas, que obtuvieron plaza a cambio de aportar ingresos para contribuir a su construcción o por su posterior mantenimiento. Entre ellos hay personajes ilustres como los marqués de Urquijo o incluso un joven que murió en los atentados del 11 de marzo de 2004. Una de las joyas que se conserva en su interior es la Virgen de la Flor de Lis de 1085, considerada la representación pictórica de la Virgen más antigua de Madrid.

Cripta de la catedral de Santiago de Compostela

Urna con los restos del Apóstol Santiago

Urna con los restos del Apóstol Santiago. | Turismo Santiago de Compostela

La cripta de la catedral de Santiago de Compostela se encuentra bajo el altar mayor del templo cuya construcción se inició en el año 1070. En ella se encuentran los restos del apóstol Santiago y de sus discípulos Atanasio y Teodoro. Comprende lo que queda el antiguo mausoleo romano, descubierto en el siglo IX, donde aparecieron los restos del apóstol, y una zona de tránsito y oración. Durante siglos este mausoleo fue relegado al olvido, tras ser cerrado por arzobispo Diego Gelmírez en el siglo XII. Tapiado quedó hasta que en el año 1878 fue redescubierto. Entonces se iniciaron las obras para acondicionar lo que sería la cripta actual, terminada en 1891.

Cuenta la leyenda que dos de los discípulos de Santiago robaron sus restos, después de que fuera decapitado por Herodes I, y los trajeron a España. Esto dejó leyendas como la de la piedra de Abalar en Muxía. En el año 813 un ermitaño siguiendo una senda de estrellas encontró su tumba. El obispo de Iria Flavia, reconoció esto como un milagro y mandó construir una capilla en el lugar que fue la antecesora de la actual catedral de Santiago construida en el año 1070. La idea del Camino de las Estrellas dio lugar al Camino de Santiago para ir a rendir culto a sus restos.

Cripta del Cristo de la catedral de Santander

Bustos-relicarios de los santos mártires Emeterio y Celedonio, Cripta del Cristo de la catedral de Santander

Bustos-relicarios de los santos mártires Emeterio y Celedonio, Cripta del Cristo de la catedral de Santander. | Wikipedia

Construida en el siglo XIII en el promontorio conocido en época romana como Summun Rostrum, la cripta del Cristo de la catedral de Santander está declarada desde 1931 como bien de Interés Cultural. Con una nave central y dos laterales de hermosas bóvedas bajas, tiene un encanto especial.

Durante las excavaciones de 1883 se encontraron los restos de Portus Victoriae, la antigua ciudad romana de Santander. Concretamente salieron a la luz unas instalaciones termales y parte de una antigua fortificación. El suelo acristalado de la cripta permite disfrutar de ellos. Fue justo en uno de los hornos de las termas donde se encontraron las cabezas de los patrones de Santander, Emeterio y Celedonio, dos soldados romanos martirizados en Calahorra en el año 299.

Cripta de Santa Eulalia de la catedral de Barcelona

Sarcófago de santa Eulalia, Cripta de Santa Eulalia de la catedral de Barcelona

Sarcófago de santa Eulalia, Cripta de Santa Eulalia de la catedral de Barcelona. | Wikipedia

En la cripta de Santa Eulalia de la catedral de Barcelona se encuentra el sepulcro de santa Eulalia, obra clave del gótico peninsular. Las reliquias habían sido depositadas en la iglesia de Santa María de las Arenas en el año 877 y trasladadas posteriormente a la nueva sede catedralicia en el año 1339. Los laterales de la urna representan diferentes escenas relacionadas con la vida de la santa y en la tapa se hallan las esculturas de la Virgen con el Niño y dos ángeles.

Santa Eulalia es la patrona de la ciudad de Barcelona y su catedral está dedicada a ella y a la Santa Cruz. En el claustro se encuentra un estanque con 13 de ocas blancas. Se dice que el vigilante de las obras del templo vivía con ellas y en una ocasión le llegaron a alertar de un robo. Otra leyenda dice que santa Eulalia era pastora de ocas y que el día que falte una de las trece se derrumbará el edificio. Trece era la edad que tenía la santa cuando fue crucificada por negarse a renunciar a su fe cristiana y trece los martirios a los que fue sometida.

Cripta de la Sagrada Familia de Barcelona

Cripta de la Sagrada Familia

Cripta de la Sagrada Familia. | Twitter del templo

La cripta de la Sagrada Familia de Barcelona es uno de los pocos elementos que fueron construidos en vida de su arquitecto, Antonio Gaudí, que justamente se encuentra enterrado en una de sus capillas, la de la Virgen del Carmen. Este tomó el relevo del arquitecto inicial en 1883. Un retablo dedicado a la Sagrada Familia, del escultor Josep Llimona ubicado en el altar principal, una imagen de la anunciación, esculpida por Joan Flotats o la decoración naturalista y las lámparas del propio Gaudí, son algunos de sus tesoros.

Antoni Gaudí empezó el proyecto de la Sagrada Familia cuando tenía 31 años y sus últimos 15 años los vivió dentro de la iglesia. A comienzos de la guerra civil se incendió una buena parte y se perdió, entre otras cosas, el órgano de la cripta. Sea como fuere, aunque el templo no sea una catedral, su cripta merece entrar en la lista.

Cripta de la catedral de Cádiz

Panorámica de la Cripta de la catedral de Cádiz

Panorámica de la Cripta de la catedral de Cádiz. | Shutterstock

La cripta de la catedral de Cádiz, construida entre 1730 y 1732, se encuentra bajo su altar mayor. Fue concebida para depositar los restos de obispos, de habitantes de la ciudad de Cádiz que hubieran colaborado de alguna manera en la construcción o mantenimiento del templo y de otras personalidades ilustres gaditanas como el mismísimo Manuel de Falla o el escritor José María Pemán. Se trata de un espacio circular que presenta una gran sonoridad en el que es posible oír el sonido de las olas gracias a la proximidad de la catedral con el mar. Preside el recinto el Cristo de Aguiniga, traído de América a principios del siglo XVII. En el otro extremo se conservan las reliquias incorruptas de Santa Victoria con su rostro cubierto por una mascarilla de cera.

Cripta de la catedral de María Inmaculada, Vitoria

Cripta de la catedral de María Inmaculada en Vitoria

Cripta de la catedral de María Inmaculada en Vitoria. | Wikipedia

La sobrecogedora cripta del templo catedralicio de María Inmaculada en Vitoria, con su planta semicircular, es la parte más acabada de toda la catedral. Fue consagrada en 1911. Su acceso se encuentra detrás del altar a través de una escalinata con pasamanos de mármol y bóvedas con animales fantásticos. El espacio se encuentra dividido en siete capillas con vidrieras y el altar de la cripta está presidido por el Cristo de la Buena Muerte. Esta cripta claramente modernista está inspirada en la cripta de la Sagrada Familia de Barcelona y fue concebida como panteón de los obispos de Vitoria. Curiosamente, ninguno de estos prelados está enterrado en ella.

Cripta de la Capilla Real de Granada

Féretros de los Reyes Católicos en la Capilla Real de Granada

Féretros de los Reyes Católicos en la Capilla Real de Granada. | Wikipedia

La Capilla Real de Granada se encuentra en pleno centro de la ciudad y fue el lugar escogido por los Reyes Católicos como lugar de enterramiento. Supone un añadido a la catedral casi exento. Dado que, cuando murieron, las obras aún no habían finalizado, no fue hasta 1521 cuando se trasladaron sus cuerpos. El mausoleo, obra de Domenico Fancelli, era de tipo exento. Se puede observar la figura yacente del Rey con una iconografía claramente militar y la de la Reina ataviada con mucha sencillez.

Es justo bajo las tumbas donde se encuentra la pequeña cripta, sumamente austera, donde se hallan los féretros reales de plomo. Se identifican por la inicial de cada nombre en la cubierta. En la misma cripta se encuentran los féretros de Doña Juana y Don Miguel.

Cripta de la basílica de Santa Engracia, Zaragoza

Sarcófago Receptio animae o de la Asunción de la Cripta de la Basílica de Santa Engracia en Zaragoza

Sarcófago Receptio animae o de la Asunción de la Cripta de la Basílica de Santa Engracia en Zaragoza. | Wikipedia

La Basílica de Santa Engracia en Zaragoza remonta su origen a una capilla del siglo III-IV. Era el lugar donde se rendía culto a los restos de Santa Engracia y otros mártires zaragozanos. La cripta conserva, de ese momento, dos sarcófagos paleocristianos realizados en la primera mitad del siglo IV, el de la Receptio animae y el de la Trilogía petrina. Orientada a Jerusalén, al igual que otras de su época, en su entrada se encuentra el relieve del Martirio de San Lamberto. El recinto de planta rectangular dispone de cinco naves separadas por pilares.

Santa Engracia fue la patrona de Zaragoza hasta 1642, momento en el que, tras el famoso milagro de Calanda, se nombró a la Virgen del Pilar. Anteriormente Santa Engracia obtuvo el honor cuando el rey Juan II salió ileso de una operación de cataratas después de que se pasara el clavo, con el que fue martirizada, cerca de los ojos. En aquel momento esto se consideró un milagro y el rey mandó la construcción del convento de Santa Engracia.

Cripta de Santa Leocadia de la catedral de Oviedo, Asturias

Imagen general de la cripta de santa Leocadia

Imagen general de la cripta de santa Leocadia. | Wikipedia

La cripta de Santa Leocadia de la Catedral de Oviedo en Asturias es una cripta medieval cuya construcción se atribuye a Alfonso III. Formó parte de un conjunto de dos santuarios superpuestos y la cripta actual sería el inferior. Mientras tanto, el superior es la cámara santa. De forma rectangular, con bóveda de cañón, la nave se encuentra al principio de la cripta y al fondo se encuentra el presbiterio, con el altar mayor.