España cuenta con numerosos volcanes, la mayoría de ellos están ubicados en las Islas Canarias, pero también existen otros volcanes inactivos dentro de la Península Ibérica. Muchas personas desconocen estos enclaves de España, siendo auténticas joyas naturales de gran valor científico y geológico. Sin embargo, tanto las islas como la península están cerca de dos placas tectónicas. Esto ocasiona que existan varios volcanes españoles repartidos por todo el territorio, más allá de las islas. Una ruta completa por los volcanes más espectaculares dentro de la Península.

Volcán del Croscat, Girona

Volcán del Croscat, La Garrotxa

Volcán del Croscat, La Garrotxa | Shutterstock

La Garrotxa es la zona volcánica mejor conservada de la Península Ibérica, el enclave perfecto para contemplar los volcanes con su forma clásica. De hecho, en el Parque Natural de la Zona Volcánica de La Garrotxa existen 20 coladas de lava y hasta 40 conos volcánicos. El Volcán del Croscat, en Girona, es el más conocido de la zona, ubicado en el municipio de Santa Pau. Se trata del volcán tipo estromboliano más grande de la Península, además de ser el más joven de la zona.

Tuvo dos erupciones, la mayor y primera hace 17.000 años, y la segunda hace 11.500 años. La última erupción de España dentro de la Península la protagonizó dicho volcán. Su cráter, con 160 metros de altura, destaca por su peculiar forma de herradura y por albergar una antigua torre de defensa, que en la actualidad es una torre de comunicaciones.

Santa Margarida, Girona

Santa Margarida

Santa Margarida | Shutterstock

Ubicado en el Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrocha, el volcán Santa Margarita, también conocido como el Santa Margarida en catalán, es el más famoso en la región volcánica de Olot, Girona. Se trata de un antiguo volcán con 682 metros de altitud, tuvo su última erupción hace 11 mil años. Se caracteriza porque tuvo dos fases eruptivas: estromboliano y freatomagmático. Durante la última erupción se abrió el amplio cráter por el que hoy es tan popular.

Es uno de los lugares más visitados debido al enclave donde se encuentra, rodeado de naturaleza con vegetación mediterránea y en un entorno asombroso. Tiene algo muy particular, en el interior del llano formado por el cráter hay una ermita de origen romano.

Hoy en día es posible realizar actividades de senderismo. Existen más de 28 rutas que llevan hasta su cumbre, todas ellas con dificultad media y aptas para todos los públicos. Además, es posible realizar vuelos en globos aerostáticos para conocer desde el aire su majestuosidad. Muy próximo a este volcán se encuentra uno de los hayedos más famosos de España: la Faguedad d’en Jorda.

Volcán y laguna de Peñarroya, Ciudad Real

Laguna de Peñarroya

Laguna de Peñarroya | Shutterstock

En el campo de Calatrava destaca el volcán y la laguna de Peñarroya, declarado como monumento natural gracias a que es uno de los mejores conservados de tipo estromboliano que existen en la Península. Es de lo más peculiar ya que en uno de sus cráteres se encuentra una laguna natural. Esta se originó cuando las lavas del volcán apresaron el arroyo del Lobo. Es considerado uno de los lugares más espectaculares y de gran valor, tanto científicamente como paisajísticamente.

Volcán de la Granatilla, Almería

Volcán de la Granatilla, Níjar

Volcán de la Granatilla, Níjar | Shutterstock

El enclave de Níjar, en Almería, es de lo más peculiar. Al visitarlo pocos conocen que se trata de un paisaje de origen volcánico. El volcán de la Granatilla, también conocido como el Cerro del Hoyazo, es un antiguo volcán submarino que se caracteriza por su forma circular.

Lleva inactivo más de seis millones de años, la formación de dicho volcán está muy relacionada con la región del Rif, en Marruecos. Es posible realizar una ruta de senderismo hasta llegar al centro de su cráter, a más de 300 metros de altura. El paisaje es de lo más espectacular.

Cerro Gordo, Ciudad Real

Volcán de Cerrogordo

Volcán de Cerrogordo | Aristoteles jerez, Wikimedia

Ubicado en Ciudad Real, entre Almagro y Granátula de Calatrava, el Volcán Cerro Gordo destaca por sus explosiones eruptivas hidromagmáticas y estrombolianas. La actividad del volcán se desarrolló durante el Plioceno y el Cuaternario, está vinculado al levantamiento de las Cordilleras Béticas. La última erupción tuvo lugar hace 5.500 años.

No es el típico volcán que la mayoría de personas tienen en mente al pensar en uno, sino que se trata de un pequeño monte que rompe las llanuras características de Castilla-La Mancha. Hoy en día, destaca por ser el primer volcán musealizado de la Península Ibérica, en la cantera San Carlos se ha creado un volcán-museo que hace posible un recorrido completo por la historia del volcán. La visita guiada permite acceder a cada parte del volcán, conocer las rocas y sedimentos provocados con el paso del tiempo e incluso, para los más pequeños, organizan experimentos científicos para ver en directo erupciones.

Volcán del Cerro de Agrás, Valencia

Volcán del Cerro de Agrás, Valencia

Volcán del Cerro de Agrás, Valencia | Shutterstock

También conocido como Volcán de Cofrentes o Cerro Negro, ubicado en Valencia junto a las islas Columbretes y Picassent. A pesar de sus pequeñas dimensiones, con tan solo 527 metros de altura, es uno de los más visitados. Es un volcán joven, esto se puede apreciar en el inicio del sendero hasta su cumbre, las cenizas volcánicas recubren materiales de la cuenca del río Gabriel. Además, el cerro de Agrás tiene otros dos afloramientos volcánicos: el Pico del Fraile y otro cerca al castillo de Cofrentes.

Se caracteriza por ser de tipo estromboliano, uno de los más violentos y fue hace 300.000 años cuando tuvo su periodo de mayor actividad. En muchas ocasiones, el volcán expulsaba lava a una altura que llegaba a solidificarse, acumulándose y formando un cono de material suelto. Destaca porque aún no está extinguido, pues su interior sigue emitiendo gases, utilizados en el próximo balneario de Hervideros.

Durante años, el enclave fue utilizado como cantera, lo que provocó que desapareciera parte de la morfología original del cono volcánico. A pesar de ello, en la actualidad, es posible identificar su forma. Existe una ruta de senderismo, llamada PR-CV 379, que recorre los parajes geológicos que muestran su clara actividad. Es un recorrido interesante gracias a sus paneles explicativos para entender cada zona del volcán.

Peñón de Cancarix, Albacete

Pitón volcánico de Cancarix

Pitón volcánico de Cancarix | Ninwii, Wikimedia

El Peñón de Cancarix es el único volcán de la Península en el que es posible contemplar su chimenea gracias a que la erosión la ha dejado al descubierto. Es un monumento natural ubicado en Albacete, en la pedanía de Cancarix y ha sido declarado lugar de interés geológico español debido a su relevancia.

Este se trata de un domo volcánico, un montículo circular original debido a la acumulación de lava. En especial destaca por unas rocas poco frecuentes en Europa, conocidas como lamproitas.