Es indudable que las plazas son el centro de la vida de una población. En ellas las personas tienen su punto de encuentro tanto a nivel social como religioso. Por ello es habitual que los monumentos y edificios más importantes se localicen justo en ese lugar. Por poner algunos ejemplos, la Plaza Mayor de Madrid, la Plaza del Rey de Barcelona o la Plaza del Obradoiro en Santiago de Compostela son bien conocidas por su magnificencia y belleza. Pero existen multitud de plazas desconocidas de España que no tienen nada que envidiar a las más populares. Plazas que son todo un tesoro por descubrir.

Plaza Alta de Badajoz

Plaza Alta, Badajoz

Plaza Alta, Badajoz | Shutterstock

Recientemente rehabilitada, la Plaza Alta de Badajoz era antes conocida como la plaza pública o simplemente “la plaza”. También conocida como de Marín de Rodezno, fue el antiguo Zoco musulmán. Se trata de una plaza casi totalmente porticada. Bajo sus arcos tenían lugar los mercados durante la Edad Media, así como todo tipo de celebraciones y festejos.

Dispone de dos zonas claramente diferenciadas. La parte más antigua, situada al norte, cuenta con el Arco del Peso o Mirador de la ciudad. Al sur, el Arco del Toril señala la zona más moderna. De planta casi rectangular, cabe destacar el flanco formado alrededor del antiguo toril, cuya reforma iniciada en 1699 fue interrumpida por la Guerra de Sucesión. Muestra una decoración barroca similar a la de las plazas mayores de Córdoba, Salamanca o Valladolid. Cabe destacar las edificaciones importantes de los alrededores como la alcazaba, las Casas Coloradas, las Casas Mudéjares o la Torre de Esparteros.

Plaza Mayor de Trujillo (Cáceres)

Panorámica Plaza Mayor de Trujillo, Cáceres

Panorámica Plaza Mayor de Trujillo, Cáceres | Shutterstock

De gran belleza y monumentalidad, la Plaza Mayor de Trujillo, en la provincia de Cáceres, es el centro neurálgico de la ciudad. En esta enorme plaza renacentista predomina la arquitectura de los siglos XV y XVI. En su centro se encuentra la estatua de Francisco Pizarro en bronce. Esta figura, con un peso de 6.500 toneladas, es el icono de Trujillo y una de sus imágenes más emblemáticas.

Grandes edificios asoman a la plaza. La Casa de las Cadenas, llamada así por la cadena que cuelga sobre el dintel, los palacios de los Marqueses de Piedras Albas de los Vargas-Carvajal, de la Conquista o las Iglesias de San Martín de Tours y la de la Sangre, son algunos ejemplos.

Plaza Mayor de Chinchón (Madrid)

Plaza Mayor de Chinchón, Madrid

Plaza Mayor de Chinchón, Madrid | Shutterstock

La Plaza Mayor de Chinchón, en la Comunidad de Madrid, está considerada como uno de los máximos exponentes de plazas medievales porticadas castellanas. Los edificios contienen elementos de madera vista y hay un total de 234 balcones, llamados claros, pintados de color verde, aunque en el pasado eran de color azul. De figura irregular y estructura sencilla, contiene construcciones de tres plantas y galerías adinteladas de una gran belleza.

La plaza ha sido utilizada para infinidad de acontecimientos: fiestas reales, proclamaciones, corral de comedias, ejecuciones e incluso como coso taurino. Por supuesto, la visita no sería completa sin tomar un anís de chinchón en cualquiera de los mesones del lugar.

Plaza Mayor de Almagro (Ciudad Real)

Plaza Mayor de Almagro, Ciudad Real

Plaza Mayor de Almagro, Ciudad Real | ShutterStock

En el camino de Toledo a Granada se encuentra la villa de Almagro, que fue considerada ciudad desde 1796. La Plaza Mayor, de planta rectangular y con galerías acristaladas que dan un aire especial a los dos lados mayores, ha tenido otros nombres como de la Constitución, de la República, Real o de España.

Fue restaurada en los sesenta y en ese momento recuperó buena parte de su esplendor. Diferentes edificios importantes se erigen en la plaza, como el Ayuntamiento o el Palacio Maestral. Cabe destacar que el Corral de comedias de Almagro, único por sus características, se encuentra en el antiguo mesón conocido popularmente como posada de las Comedias.

Plaza Mayor de Sigüenza (Guadalajara)

Plaza Mayor de Sigüenza, Guadalajara

Plaza Mayor de Sigüenza, Guadalajara | ShutterStock

El cardenal Mendoza creó, en el siglo XV, un espacio diáfano frente a la Catedral de Sigüenza, en Guadalajara, para colocar allí el mercado semanal y celebrar diferentes espectáculos.

La Plaza Mayor de Sigüenza, de planta rectangular, dispone, en un lado, una galería porticada que llega hasta la Puerta del Toril. Al otro lado, casas para nobles, como la del Mirador o la de la Contaduría. En el norte se encuentra la Catedral y fue el lugar donde se abrió la puerta del mercado. Al sur, el Palacio de los Deanes convertido actualmente en la sede del Ayuntamiento. Como curiosidad, se cuenta que unos americanos quisieron comprar la plaza para llevársela piedra a piedra a Estados Unidos.

Plaza Mayor de Aínsa (Huesca)

Plaza Mayor de Aínsa, Huesca

Plaza Mayor de Aínsa, Huesca | ShutterStock

De los siglos XII o XVIII se calcula que data la Plaza Mayor de Aínsa, en Huesca, típicamente medieval. De grandes dimensiones, se conservan perfectamente los edificios originales. Dispone de una planta trapezoidal y todavía se conservan restos de la primera muralla.

Su elemento más característico es, sin duda, los porches laterales con sus arcos de medio punto y ojivales. Existen también dos prensas comunales de vino que eran utilizadas por los habitantes del pueblo que no disponían de una propia. El casco histórico de Aínsa está declarado Conjunto Histórico-Artístico desde 1965. El pueblo fue declarado capital de Turismo Rural en 2018.

Plaza Mayor de Vic (Barcelona)

Plaza mayor de Vic

Plaza mayor de Vic | Shutterstock

La Plaza Mayor de Vic, en la provincia de Barcelona, es una plaza porticada situada en la parte más alta de la villa vieja. De planta cuadrada es, sin duda, la más grande de la ciudad. Se encuentra totalmente porticada por sus cuatro lados y su parte central no está pavimentada. Es escenario de ferias, mercados y conciertos.

Se encuentran en ella diferentes edificios singulares, como los edificios modernistas de la Casa Comella o la Casa Costa. Esta última dispone de una planta baja y cuatro pisos. Destaca por sus composiciones escultóricas en los balcones que representan los cuatro estamentos sociales de la época: los campesinos, los nobles, la iglesia y los menestrales.