5 pueblos abandonados de España

De España se conocen sus grandes ciudades; las grandes urbes con atractivos turísticos, comerciales y financieros, en donde se concentra la mayoría de la población. Pero, ¿sabes que en nuestro país hay más de 8.000 pueblos repartidos por todo el territorio? Esta gran cantidad de municipios se encuentran en las zonas rurales, alejados de las metrópolis. Sin embargo, al contrario que las ciudades, más de la mitad de estos municipios están en riesgo de desaparecer. Según la Comisión de despoblación de la FEMP, más de 4.000 municipios están en riesgo de extinción y, por lo tanto, pueden llegar a convertirse en pueblos abandonados de España.

El aislamiento rural, la migración a las ciudades, el continuo envejecimiento de la población o el mínimo relevo generacional son algunas de las causas que están provocando esta situación. Lo que queremos en España Fascinante es que descubras algunos de esos pueblos abandonados o deshabitados, que a pesar de no tener habitantes, mantienen su espíritu original.

Aldealcardo, Soria

Este pueblo de origen medieval, situado en la comarca soriana de Tierras Altas, tuvo una gran importancia en el transporte de mercancías. También destacó por sus tierras fértiles y sus cultivos. Sin embargo, las difíciles condiciones climáticas han provocado que sus habitantes hayan ido dejando el pueblo.

pueblos abandonados de España
Fuente: mapio.net

A pesar de ser uno de los pueblos abandonados de España, el encanto tanto de los paisajes como del propio municipio no te dejarán indiferente. Uno de los edificios principales es la gran iglesia, ampliada en varias ocasiones, que todavía se conserva.

Aldea de Barca, Orense

Uno de los pueblos abandonados de España es la Aldea da Barca, en Orense. Situada a orillas del río Miño, fue un punto destacado como vía de comunicación. Al tener embarcadero, sirvió como parada comercial en el Camino Real a Castilla.

pueblos abandonados de España
Fuente: blog "Galicia Máxica"

La vida de este pueblo no se apagaría hasta finales de los años 80, cuando se construyó el embalse de Frieira. La empresa constructora compraría el conjunto de casas, por lo que los aldeanos empezaron a irse. Esta situación ha provocado que la naturaleza haya tomado partido, cubriendo gran parte de las humildes calzadas y fachadas.

Umbralejo, Guadalajara

1971 fue el año en el que uno de los pueblos abandonados de nuestro país se quedó sin habitantes: Umbralejo. Por este motivo entraría a formar parte del programa gubernamental de recuperación de pueblos abandonados. La falta de recursos y el duro clima propiciarían este abandono.

pueblos abandonados de España
Fuente: buscarutas.com

Una de las actividades predominantes era la ganadería, especialmente de cabras; no era una misión fácil. Las condiciones climatológicas no ayudaban a los rebaños. A pesar de las dificultades, Umbralejo tenía materiales suficientes, como la pizarra, para protegerse de las precipitaciones. Esta “arquitectura negra” es la que le ha dado una seña de identidad al pueblo.

Muro de Bellós, Huesca

Situado en lo alto de un cerro, Muro de Bellós se encuentra en el Pirineo aragonés, en la confluencia entre los ríos Bellos y Cinca. A pesar de ser uno de los pueblos abandonados de España, cuenta con tesoros como su iglesia del s.XVI.

pueblos abandonados de España
Fuente: romanicoaragones.net

Aunque el último habitante de Muro de Bellós se fue en 2002, el pueblo sirvió como escenario de rodaje para la película Bajo la piel del lobo, estrenada en 2017.

Os Teixois, Asturias

Asturias es una de las comunidades autónomas de España con más pueblos abandonados. Uno de ellos es Os Teixois. Este municipio, rodeado de montañas y naturaleza verde, es conocido por los inventos hidráulicos que idearon sus habitantes. Las estructuras se mantienen, al igual que su funcionamiento, lo que le ha granjeado el reconocimiento de Conjunto Etnográfico”.

pueblos abandonados de España

A pesar de estar abandonados, algunos de estos pueblos, como Os Teixois, han sabido aprovechar los recursos de los que disponían. Otra de las vías de recuperación de estas aldeas está siendo la oferta de empleos o alquileres de casas, incluso ¡casas a un euro!

El mundo rural español no vive su mejor momento, sin embargo se puede sentir la vida de las personas que vivieron en cada pueblo en los muros de las casas, las fotos o las historias familiares que se transmiten de generación en generación; estas historias y los edificios que se mantienen son los testigos de que en estos lugares hubo vida.

Texto: Fátima González-Besada Gómez

About the author