España cuenta con muchos pueblos y paisajes naturales espectaculares que son conocidos por todos. Sin embargo, hoy hemos buscado algunos quizá más desconocidos con los que soñar para las escapadas que planeemos en el futuro. Cinco lugares españoles que te dejarán sin aliento y que merecen ser visitados, al menos, una vez en la vida.

1. Los faros de Isla Pancha

Faros de Isla Pancha
Faros de Isla Pancha | Foto: Shutterstock

Estos fantásticos faros son uno de los lugares que dejan sin aliento a los que lo visitan. Ubicado en la provincia de Lugo, las vistas desde los faros de Isla Pancha, en Ribadeo, son espectaculares. El más antiguo destaca por su planta cuadrada y sus cálidos colores, construido en el siglo XIX. En la actualidad se usa como hotel. 

Faros de Isla Pancha
Vistas faros de Isla Pancha | Foto: Shutterstock

A finales del siglo XX fue sustituido por el actual, un faro de torre circular con franjas negras y blancas. Este enclave no solo es uno de los más bonitos de Galicia, el faro es uno de los primeros que se ve al entrar en suelo gallego desde Asturias. Junto al enorme puente sobre la ría del Eo, lo ven a diario los peregrinos del Camino del Norte.



2. Garganta de Cuartos

Siempre repetimos que Extremadura es una de las comunidades más desconocidas, con paisajes naturales, cañones impresionantes, yacimientos romanos, la Vía de la Plata… Aunque tal vez la garganta de los Infiernos sea más conocida, la garganta de Cuartos es también muy popular. Los meses de verano se llena de gente en busca de un chapuzón en sus frescas aguas, mientras disfrutan de los bonitos alrededores. 

Garganta de Cuartos
Garganta de Cuartos | Foto: turismocaceres.org

La garganta de Cuartos se encuentra en Losar de la Vera, dirección Madrigal de la Vera. La estampa se completa con un curioso puente medieval bajo el que discurren las aguas claras de la piscina natural. Las chorreras y arroyos como el de Caballerías, Matamoros o Largarejo, entre otros, se encargan de proveer de agua a esta piscina. Además de aparcamiento, existen bares y restaurantes en la zona para poder tomar algo o comer de menú. 

3. Chulilla

Chulilla
Chulilla | Foto: chulilla.es

En la provincia de Valencia se encuentra un municipio de lo más singular, Chulilla. Llama la atención el paisaje natural que le rodea: rocas, el cañón del Turia, piscinas naturales y bosques. Por otra parte, una de las visitas imprescindibles que ver aquí es el castillo ubicado en lo alto del monte que se encuentra coronando la localidad. Está declarado Monumento Histórico Artístico.

Puentes colgantes en Chulilla
Puentes colgantes en Chulilla | Foto: Shutterstock

A todo ello, hay que sumar como parte del encanto y actividades que ofrece Chulilla, las pinturas rupestres del barranco de Falfiguera así como la ruta de los puentes colgantes sobre el río Turia. El más alto de los puentes se encuentra a unos 15 metros sobre el río, con una pasarela de 21 metros de largo

4. Cueva de los Verdes

Cueva de los Verdes
Cueva de los Verdes | Foto: Shutterstock

En Canarias cada isla es única, y si por algo es conocida Lanzarote es por ser la ínsula volcánica por excelencia. Llena de paisajes volcánicos, la cueva de los Verdes es uno de los enclaves que hay que visitar sí o sí al viajar a Lanzarote. Se trata de un tubo volcánico originado hace 5.000 años, ubicado al norte de la isla, concretamente en el municipio de Haría. Se formó como consecuencia de la erupción del volcán de La Corona

Auditorio de la cueva de los Verdes
Auditorio de la cueva de los Verdes | Foto: turismolanzarote.com

Con sus más de siete kilómetros, la cueva de los Verdes es uno de los túneles de lava más largos encontrados en el mundo. Actualmente el interior de la gruta puede ser visto a través de visitas guiadas, pudiendo observar distintas salas como la garganta de la muerte, la sala de las estetas o la puerta mora. Una de las mejores cavidades del país junto a la Gruta de las Maravillas en Aracena o las Cuevas del Drach en Mallorca. Además, cuenta con un impresionante auditorio en el que se realizan conciertos. Sin duda, una experiencia única. 

5. Lago de la Cueva

Lago de la Cueva
Lago de la Cueva | Foto: Shutterstock

Aunque por todos el conocido el famoso Parque Natural de Somiedo, situado en Asturias, uno de sus parajes más bellos quizá no haya sido tan fotografiado. Nos referimos al lago de la Cueva, un espléndido y desconocido paisaje natural al que llegar tras aparcar el coche en el Alto de La Farrapona. Después, habrá que realizar una pequeña marcha de unos diez minutos para acceder al lago. Con una cuenca completamente cerrada, forma junto con el lago Negro-Calabazosa y el lago Cerveriz los denominados lagos de Saliencia. Después tocará disfrutar de la gastronomía asturiana en cualquiera de las localidades cercanas.