El pajaro amarillo y el primer polizón aéreo de la historia

Al atardecer del 14 de junio de 1929, en la playa de Oyambre, cuatro hombres bajaron del avión con el que acababan de realizar un aterrizaje de emergencia. Se trataba de los tripulantes de un aeroplano francés, procedente de Estados Unidos, y que había pretendido llegar a París en vuelo sin escalas. Por su color, ese avión será conocido como el pájaro amarillo.

A pesar de que habían transcurrido dos años desde que Charles Lindbergh consiguió cruzar el Atlántico en solitario —por lo que ya no había un gran premio por el vuelo—, continuaba la pasión de muchos aventureros por conseguir nuevas modalidades de travesía. Hasta el punto de que más de un centenar de pilotos habían perecido y el Gobierno francés prohibió realizar esos vuelos desde su territorio. Eso no impidió que el millonario francés Armand Lotti desmontase su aeroplano Bernard y lo trasladara de contrabando hasta Inglaterra, y de allí a Estados Unidos. Como Lotti era tuerto y tenía prohibido el pilotaje, contrató a dos experimentados pilotos Assollant y Lefévre— viajando él como pasajero. Lotti era un hombre optimista; prueba de ello es que decidiera pintar su aeronave de amarillo para ser más fácilmente identificable en caso de aterrizaje (como si fuera a haber barcos cerca para recogerles a tiempo). Y por esta razón llamó a su avión L’Oiseau Canari (El canario o Pájaro Amarillo).

cantabria pajaro amarillo

Después de muchos cálculos sobre la relación entre el peso del avión y el combustible, horas antes de despegar descargaron cien litros de gasolina para aligerar en 90 kilos el aeroplano y aumentar las posibilidades de llegar a París. Pero durante la prolongada ceremonia de despedida, muy pendientes de los periodistas y los amigos, no se dieron cuenta de que un individuo se montaba en el avión y se escondía en la parte de atrás de la carlinga. Se trataba de Arthur Schreiber, un desempleado norteamericano de 25 años. Al cabo de unas horas de vuelo, el polizón se presentó a los otros tres con la sencilla frase here I am (aquí estoy). Explicó su acción por el deseo de cumplir su sueño de emular a Lindbergh cruzando el Atlántico; y precisó que como no tenía dinero el dinero de Lotti, se había montado en su avión. Una vez repuesto de la sorpresa, Lotti decidió que no regresarían al punto de despegue; para asegurarse la exclusiva periodística del relato, le amenazó a Schreiber con tirarle del avión en pleno vuelo si no firmaba el escrito de renuncia a hacer declaraciones que redactó allí mismo.

el pajaro amarillo en oyanmbre
El pájaro amarillo en Oyambre con el avión de reabastecimiento aterrizando

Lo cierto es que, tras 29 horas y un vuelo de 5.300 kilómetros, a donde llegó el pájaro amarillo no fue a París, si no a Cantabria; a la playa de Oyambre. Allí fueron recibidos por los veraneantes, que llamaron telefónicamente a las autoridades y los acogieron en sus casas. Al día siguiente llegaron a Comillas periodistas de medios españoles, norteamericanos y franceses para entrevistar a los aviadores.

Tras dos días de agasajos y con la gasolina de aviación que había sido traída por un aeroplano desde Madrid, el ya famoso pájaro amarillo —que es como lo bautizaron los lugareños y ha quedado en la historia de Españ — voló desde la playa de Oyambre hasta Mimizan (departamento francés de Las Landas) donde se hizo la “llegada oficial”. Al polizón no lo denunciaron, por lo que volvió en barco hasta Estados Unidos con un pasaje pagado por Lotti. Schreiber cumplió durante toda su vida el compromiso de no lucrarse con el relato del viaje, por lo que Lotti acaparó todo el protagonismo y se embolsó el importe de las exclusivas periodísticas sobre el pájaro amarillo.

los pilotos el pasajero y el polizon
Los pilotos, el pasajero y el polizón del pájaro amarillo

El 16 de junio de 1979, el anciano Lotti (propietario del lujoso Hotel Lotti de París) celebró el cincuentenario del vuelo del pájaro amarillo en el aeropuerto parisino de Le Bourget, declarando oficialmente a Schreiber “el primer polizón aéreo de la historia”. Diez años después Lotti conmemoró por partida doble —en Mimizan y en Old Orchard Beach— el sesenta aniversario del vuelo del pájaro amarillo, promoviendo el hermanamiento entre esas dos localidades. En ninguna ocasión Lotti mencionó el aterrizaje del pájaro amarillo en España, por lo que en la mayor parte de los relatos franceses y norteamericanos del viaje no se menciona que donde aterrizó primero fue en este país. Nada se conmemoró por parte de Lotti en Oyambre. Sin embargo, el ayuntamiento de San Vicente de la Barquera había erigido un monolito de piedra frente al lugar del aterrizaje del pájaro amarillo; aunque éste desapareció a causa de las galernas, por lo que ha sido la propia naturaleza la que ha puesto a los protagonistas en el sitio que le corresponde por su falta de ética, mentiras y ausencia de agradecimiento de un señorito que trató de entrar en la historia pagando a otros para que lo llevaran de pasajero. La realidad es que la historia del pájaro amarillo es tan ridícula como la de su promotor.

Texto de Ignacio Suárez-Zuloaga e ilustraciones de Ximena Maier.

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar