El duelo entre piratas de Ibiza

La isla de Ibiza, como casi todo el litoral Mediterráneo, fue asolada por ataques de piratas y corsarios entre los siglos XV y XIX. Los llamados `piratas de Ibiza´ eran barcos dedicados a capturar otros barcos amparados por una “patente de corso” de la corona española; tenían derecho a enarbolar su bandera y obtener cobijo en sus puertos a cambio de entregar una parte del botín a la autoridad que le “legitimaba”.

puerto ibiza
Puerto de Ibiza

Entre los siglos XV y XVIII los corsarios que atacaban las costas españolas mediterráneas solían ser mayoritariamente norteafricanos, autorizados por los gobernadores del imperio turco. Su impunidad llegó hasta el punto de que islas como Cabrera y Formentera llegaron a quedarse despobladas a causa de los secuestros de pobladores y la evacuación de los restantes; la población de Baleares y de las demás costas se refugiaba en pueblos fortificados en los montes del interior, manteniendo vigías en las torres costeras para avisarles de los navíos que aparecieran en el horizonte.

Con el declive de los ataques otomanos en el siglo XVIII les relevaron en el saqueo de las Baleares los ingleses y franceses. Los baleares también se dedicaron al corso, atacando a los barcos ingleses y franceses que comerciaban con la isla de Menorca (que estuvo casi todo el siglo XVIII en manos de esas potencias); también se fueron aventurando en las costas del norte de África asaltando a los barcos y poblaciones de argelinos y tunecinos. Por ello, comienzos del siglo XIX los combates en los mares de las islas Baleares eran generalmente entre barcos españoles, ingleses y franceses. Pero la supremacía en aquellos mares la tenía el bergantín Felicity, armado por el navegante italiano Michelle Novelly, tenía base en Gibraltar y pabellón inglés. Por su origen y su prepotencia, Novelly era conocido con el sobrenombre de “El Papa”.

historias de baleares duelo de piratas

En la mañana del 1 de junio de 1806, el bergantín Felicity se presentó ante Ibiza, dando varias lentas y amenazadoras pasadas delante de las murallas de la ciudad, pero sin llegar a ponerse a tiro de sus cañones.

En el puerto de Ibiza se encontraba a la espera de limpiar sus fondos, el jabeque —pequeña embarcación de estilo argelino dotada de velas latinas y remos—San Antonio y Santa Isabel. A pesar de tan religioso nombre, se trataba de una pequeña nave corsaria, propiedad del marino ibicenco Antonio Riquer.

Al ver evolucionar el buque rival Riquer se dio cuenta que la ausencia de viento le daba ventaja a una nave movida a remo, por lo que convocó a sus hombres; rápidamente prepararon una buena cantidad de “frascos de fuego” (que contenían líquidos inflamables) y se pertrecharon de numerosas armas de fuego y ganchos de abordaje. Embarcaron en su jabeque y se dirigieron remando hacia el navío enemigo, mucho más grande y dotado de artillería muy superior. Su audacia les cogió por sorpresa a la tripulación de la Felicity, que sin suficiente viento para maniobrar no consiguió ponerse en posición para cañonearles a distancia. Riquer maniobró su embarcación, consiguiendo acercarse con ventaja a la Felicity, y lanzarle los “frascos de fuego”. Esto provocó un incendio en la Felicity y les permitió a los ibicencos abordar el bergantín, entablando una lucha con los tripulantes del navío que no se había tirado al mar huyendo del fuego. Todo el combate duró tan solo unos veinte minutos, con el balance de 11 muertos y 22 heridos ingleses, y 5 muertos y 22 heridos ibicencos; uno de los fallecidos fue el padre de Antonio Riquer. La lucha tuvo lugar ante la asombrada población local, que desde las murallas contempló entusiasmada como la embarcación más pequeña volvía remolcando a remo el temido barco corsario.

murallas ibiza
Murallas de Ibiza
monumento a los corsarios en ibiza
Monumento a los corsarios de Ibiza

Las autoridades españolas recompensaron la hazaña de Antonio Riquer con el nombramiento de capitán de fragata de la Real Armada. La captura del Felicity —un buque mucho más apropiado para el combate— animó a Riquer a hacer más salidas en busca de corsarios enemigos; solo quince días después puso en fuga a otro bergantín inglés en las aguas de la Isla de Tabarca, en la costa de Santa Pola (Alicante). Dado que Menorca ya había sido recuperada por España y el tráfico inglés se redujo mucho, los ibicencos se dedicarían al corso hasta 1830, cuando los franceses dominan toda la costa de Argelia y se les acaban los enemigos susceptibles de ser asaltados.

Por suscripción pública, en 1915 se erigió debajo de la catedral de Ibiza un obelisco en recuerdo de Antonio Riquer y sus compañeros corsarios. En Ibiza se afirma que es uno de los pocos monumentos dedicados en el mundo a un corsario; no es del todo cierto, véanse los múltiples monumentos erigidos en Gran Bretaña a Francis Drake, que incluso fue ennoblecido. En cualquier caso, resulta muy curiosa la historia de los corsarios de Ibiza.

Texto de Ignacio Suarez-Zuloaga e imágenes de Ximena Maier.

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar