Isabel de Portugal, desdichada a pesar de su éxito.

Isabel de Portugal —o de Avis, el nombre de su dinastía— nació 24 de octubre de 1503 en el palacio de su padre, el rey Manuel de Portugal. Como una de las primeras princesas renacentista, recibió una formación intelectual además de la religiosa. A pesar del reducido territorio de Portugal, creció en una de las Cortes más bien informadas e influyentes, pues los grandes beneficios que obtenían los portugueses con las especias de las Indias hicieron que su padre fuera el rey más rico de Europa. Se convirtió en una de las princesas mas bellas de Europa, sensible e inteligente, lo tenía todo para triunfar en la vida. Se ha escrito que su ilusión era contraer matrimonio con su primo Carlos de Castilla. El destino y sus capacidades propiciaron que superara sus sueños más exagerados; pero el concurso de una serie de circunstancias motivaron que pagara un elevado precio personal por ello, pasando a la historia como una desgraciada.

isabel portugal
Isabel de Portugal

Quince años después muere su madre María de Castilla y al año siguiente su padre se casa con la infanta Leonor de Austria —hermana del rey Carlos I de Castilla y sobrina de sus dos anteriores esposas—. Es decir, que Leonor era prima carnal de su hijastra Isabel, pasando a ser también su madrastra. La nueva reina de Portugal estaba considera la princesa casadera más apetecible de Europa y se encontraba hasta entonces comprometida con el Infante Juan de Avis (el hermano de Isabel). Éste quedó desolado con que su prometida se convirtiera en su madrastra, hasta el punto de cambiar de carácter, convirtiéndose en un joven melancólico y muy religioso. En cuanto a Isabel, esta tenía diez años menos que su nueva madrastra, consiguiendo mantener una buena relación durante los años que convivieron en Lisboa.

rey manuel I portugal
Rey Manuel I de Portugal
leonor austria
Leonor de Austria

Dos años después se muere el rey Manuel. Con la Guerra de las Comunidades casi acabada y los franceses expulsados de Navarra, Castilla volvía a ser una temible potencia. Nada más ser proclamado Rey en diciembre de 1521, su hermano Juan III pacta con su primo Carlos un doble matrimonio: éste se casaría con su hermana Isabel de Portugal, en tanto que Juan contraería matrimonio con Catalina de Austria (la hermana pequeña de Carlos y de Leonor). Desde que nació, Catalina había estado encerrada en Tordesillas haciéndole compañía a su madre la reina Juana la loca. Haberse pasado toda la vida en tan terrible ambiente hizo que Catalina no tuviera el buen carácter de Leonor (ni tampoco su belleza). Fue un mal cambio para Juan III, pero de ese modo se aseguraba evitar la guerra con su poderosísimo primo y vecino; el pacto también le obligaba a Juan a entregarle a Carlos una astronómica dote de oro. Garantizada la paz peninsular, Leonor de Austria regresó a Castilla con su hermano, debiendo dejar allí a su hija María —de solo seis meses de edad—.

catalina austria
Catalina de Austria, Reina de Portugal
juan avis juan III portugal
Juan de Avis (Juan III de Portugal)
reales alcazares sevilla
Reales Alcázares de Sevilla

La boda entre Juan y Catalina se celebró rápidamente. Pero Carlos no tenía prisa por casarse con Isabel de Portugal. Tardó casi tres años más hasta casarse por poderes, periodo en el que no se vieron. Se conocieron unos minutos antes de casarse, en los Reales Alcázares de Sevilla, el 1 de noviembre de 1525. La pareja se trasladó a La Alhambra de Granada, donde quedaron perdidamente enamorados, concibiendo allí a su heredero. Tan feliz fue la estancia de los recién casados en La Alhambra que encargaron la construcción de un palacio más a su gusto renacentista, en el que establecer su residencia permanente. Pero el comienzo de una nueva y peligrosísima guerra con Francia —que en esta ocasión había conseguido aliarse con dos potencias tan poderosas e incompatibles como el papado y los turcos— aconsejaron el traslado de la familia al Palacio Real de Valladolid. Allí tuvo Isabel un complicado embarazo; hasta que los médicos recomendaron que se trasladara a otro palacio menos frío en el que pasar el duro invierno de esa ciudad. Por ello se fue a vivir al Palacio de Pimentel.

palacio carlos V granada
Palacio de Carlos V en La Alhambra
palacio real valladolid
Palacio Real de Valladolid
palacio pimentel valladolid
Palacio pimentel

El 21 de mayo de 1527 en ese palacio de Pimentel nació su hijo Felipe. La extraordinaria importancia de preservar la vida del recién nacido de las habituales bajas temperaturas de Valladolid (a pesar de ser ya primavera) aconsejaron que el bebé no saliera al aire libre; por lo que para bautizarlo se construyó una pasarela techada y cerrada que comunicase el palacio —por encima de la calle— con la vecina iglesia del convento de San Pablo. Estos primeros años de matrimonio con Carlos fueron muy felices, aunque su pasión le supuso dos embarazos sucesivos que la dejaron débil y enferma. Su precaria felicidad desapareció cuando su marido la dejó al mando del reino mientras viajaba a Italia para alejar al Papa de su alianza con Francia y convencerle para que le coronase —pues su antecesor en el cargo, su abuelo Maximiliano, nunca llegó a conseguir que el Papa lo coronase—. Antes de marcharse Carlos le deja embarazada a su esposa del tercer hijo; pero antes de que regresase coronado a Valladolid, el niño murió, dejando desolada a su madre.

iglesia san pablo
Iglesia de San Pablo
carlos isabel rubens
Carlos e Isabel, copia de Rubens de cuadro de Tiziano. Museo del Prado.

Isabel de Portugal llegó a estar más de cuatro años gobernando el reino en ausencia de su esposo. Nada más reencontrarse con Carlos volvió a quedar embarazada, sufriendo un aborto. Meses después se queda embarazada de su niña, que se llamó Juana. Su marido debió de marchar a la guerra dejándola de nuevo a cargo del reino. Al poco de regresar la volvió a dejar embarazada, pero el bebé no logró sobrevivir.

Pero el regreso del Emperador supuso un nuevo embarazo que la reina-regente afrontó en un estado de enorme debilidad; ante la gravedad de la situación de su esposa, esta vez Carlos se quedó con ella para acompañarla en su séptimo embarazo. Pero el apoyo moral de su marido no fue suficiente para evitar que Isabel de Portugal sufriera un aborto en el cuarto mes de embarazo. Muy debilitada física y anímicamente, unos días después moría en el toledano Palacio de Fuensalida el 1 de mayo de 1539. Por la mente del Emperador pudo pasar cierto complejo de culpa por sus largas ausencias y los esfuerzos de su esposa por cumplir sus obligaciones de reina en su ausencia. Prueba del amor de Carlos por Isabel es que no tuvo hijos bastardos mientras estuvo casado con ella (algo que si tuvo de soltero y de viudo) y que no volvió a casarse.

palacio fuensalida foto antigua
Palacio de Fuensalida

Carlos no se encontró con fuerzas para acompañar el cadáver de su esposa hasta Granada —la ciudad en que fueron tan felices y donde tenían un palacio en el que nunca llegaron a residir—. El Emperador se recluyó en el toledano Monasterio de Sisla, encargando al príncipe Felipe organizar el traslado del féretro a la Capilla Real de la Catedral de Granada, para sepultada junto al cuerpo de los Reyes católicos.Le acompañó en el viaje su caballerizo de la reina Francisco de Borja, duque de Gandía y esposo de la mejor amiga de la fallecida. Después de dos semanas de viaje, al irse a introducir el féretro en el sepulcro, se procedió a abrir el féretro para identificar a la persona que iba a ser allí enterrada; para ello se le pidió a Francisco de Borja que realizara la identificación. Al verla tan descompuesta por el calor y los días transcurridos, dijo ante el escribano: “He traído el cadáver de nuestra Señora en rigurosa custodia desde Toledo, pero jurar que es ella misma, cuya belleza tanto admiraba, no me atrevo”.Tras fallecer su esposa Francisco de Borja reconoció ese momento como el de su completa conversión al cristianismo.

capilla real granada
Capilla Real Granada
conversion ducque gandia moreno carbonero
Conversión del Duque de Gandía. Moreno Carbonero (1884). Museo del Prado.

Años después su hijo Felipe II abordaría la obra del monasterio de El Escorial. Al planear la iglesia encargó al escultor Pompeio Leoni dos grupos escultóricos: de sus padres y hermanos, y de el mismo con sus propios hijos. Estos fueron colocados en las dos galerías de columnas que flanquean la nave central. También trasladó a El Escorial el féretro de sus padres desde la Capilla Real de Granada, por lo que Isabel de Portugal y su marido el Emperador reposan juntos hoy en El Escorial.

carlos V isabel portugal
Carlos V e Isabel de Portugal con sus hijos.

Isabel de Portugal superó cualquier sueño que hubiera sido capaz de imaginar. Se casó con el más importante Emperador desde tiempos de Carlomagno. Gobernó en su nombre sus reinos de las Españas durante sus múltiples ausencias; bajo su reinado la Monarquía Hispánica se convirtió en un imperio global. Consiguió que su marido le fuera fiel (éste no tuvo hijos bastardos durante el matrimonio, los tuvo antes y después) y decidió no volverse a casar a pesar de que la razón de Estado lo hubiera aconsejado. Se rodeó de personas fieles y de talento, siendo muy querida. A pesar de su naturaleza delicada tuvo siete embarazos y sacó adelante tres vástagos. El mayor fue el rey sobre cuyos dominios no se ponía el sol; consiguió la unión de España con Portugal y de él descienden las Casas Reales de España y Francia. Su hija María fue Emperatriz consorte, dando continuidad a la Casa de Austria. En tanto que la pequeña casó con un príncipe portugués, su nieto Sebastián se convirtió en el más legendario monarca de aquel país. Pero el destino propició que pagase un tremendo precio personal por sus éxitos, pues no disfrutó del marido con el que tan bien compenetrada estaba, ni residir en el palacio que para ella él le edificó en Granada, muriendo con solo treinta y cuatro años.

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar