fbpx

Las otras Sevillas: una ciudad en cada continente

Las otras Sevillas

A pesar de que hay una réplica de la Giralda de Sevilla en Arkansas City, ciudad hermanada con la capital andaluza, puede decirse que Sevilla solo hay una. Bueno, en realidad no. De hecho, hay 10. No es que sean copias de la metrópoli española, sino sencillamente se trata de lugares que llevan su mismo nombre. Y no solo hay 10, sino que además hay al menos una en cada continente. Estas son las otras Sevillas del mundo.

Sevilla la Nueva, la Sevilla madrileña

La más antigua de las Sevillas que quedan en pie, sin contar con la andaluza, es la que se encuentra en la Comunidad de Madrid, entre los pueblos de Navalcarnero y Brunete. Se trata de un municipio fundado en 1544 y refundado en 1554. Este enclave adquirió su denominación debido al apellido de uno de sus primeros alcaldes, Antón Sevillano. Entre sus monumentos, sobresale el palacio de Baena, construido en el siglo XVI.

Las Sevillas estadounidenses

Pero donde más Sevillas hay es, con diferencia, en el continente americano, donde suman la cifra de seis. Solo en Estados Unidos hay tres, si bien es cierto que no hay demasiada información sobre ellas por tratarse de poblaciones bastante pequeñas. En este país, como es lógico, reciben el nombre de Seville. Una se sitúa en el estado de Ohio, en el condado de Medina. Se trata de una localidad de poco más de seis kilómetros cuadrados y que ronda los 2.000 habitantes.

Volusia, Florida
Condado de Volusia, Florida. | Shutterstock

Más al sur, en Georgia, se encuentra otra Seville, en este caso perteneciente al condado de Wilcox. Por último, en el estado más meridional del este del país, Florida, está la última Sevilla estadounidense. Forma parte del condado de Volusia y posee una superficie de apenas dos kilómetros cuadrados.

Las Sevillas sudamericanas

Las ciudades con este nombre adquieren mayor importancia en Sudamérica y el Caribe. En Jamaica, colonia española hasta principios de la segunda mitad del siglo XVIII, tuvo gran importancia Sevilla la Nueva, fundada en 1509. Se trata de una de las primeras fundaciones españolas establecidas en el Caribe en los años de la colonización de América. Este enclave ya no recibe este nombre, pero aún conserva la denominación de Sevilla en algunos de sus rincones. Por cierto, se trata de un sitio incluido en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco debido a su rica historia.

También te puede interesar  Ruta tras las huellas de los templarios por Mallorca
Sevilla, Colombia
Sevilla, Colombia. | Shutterstock

Las Sevillas que sí que siguen existiendo son las de Colombia y Ecuador. La primera obtuvo su nombre debido a que uno de sus fundadores quedó encantado con el espectáculo de una compañía de baile procedente de la capital andaluza. La segunda, denominada Sevilla de Oro, se sitúa en un cantón ecuatoriano, en la provincia de Azuay. En este caso, el cantón sevillano se fundó en 1574, en tiempos de Felipe II.

Sevillas por el mundo

Pero la lista no acaba aquí. Asia y África disponen de su propia Sevilla, y Oceanía alberga nada menos que dos. En el caso del continente asiático, se habla de la Sevilla filipina, constituida en la isla de Bohol en 1872. Se trata de uno de los últimos asentamientos que los españoles levantaron en la zona. Los edificios de entonces se quemaron durante la invasión norteamericana, pero el nombre perdura. En Sudáfrica el nombre de la ciudad española se le dio a un pequeño poblado en la zona de Limpopo.

isla de Bohol
Isla de Bohol en Filipinas. | Shutterstock

En Australia se encuentran Seville Grove, a unos pocos kilómetros de la capital de Australia Occidental (Perth), y la Seville de Melbourne. En el primer caso, parece ser que el suburbio de Perth tomó el nombre de Sevilla debido a que en este lugar también se cultivan muchas naranjas. En el segundo, se trata de Sciudad ubicada al este de Melbourne, capital del estado australiano de Victoria. En un primer momento, este lugar recibió el nombre de Red lands, pero se modificó en honor a la hija de un reconocido secretario del tesoro.