fbpx

Pedro I de Castilla, ¿“el Cruel” o “el Justiciero”?

Pedro I de Castilla el Cruel, Pedro I de Castilla, ¿“el Cruel” o “el Justiciero”?

Pedro I de Castilla nació un 30 de agosto de 1334, en Burgos. Falleció a los 35 años, siendo rey de Castilla, en Montiel. Lo justo sería decir, en realidad, que fue asesinado. Pedro I de Castilla, el Cruel, fue asesinado por su hermano Enrique de Trastámara, que tomó en su lugar el trono del reino. Fue un conflicto que duró años, prácticamente desde que Pedro heredó el título. Enrique de Trastámara fue también el responsable, en buena medida, de ese apodo que ha llegado hasta nuestros días, aunque muchos aún le recuerdan de otro modo.

El Cruel para unos, el Justiciero para otros

Retrato de Pedro I de Castilla, el Cruel o el Justiciero
Retrato de Pedro I de Castilla, el Cruel o el Justiciero

Pedro I de Castilla ascendió al trono cuando contaba con 15 años de edad y nunca estuvo demasiado interesado en el mundo de la política. Pero desde el principio, su hermano, el Conde de Trastámara, se enfrentó a su reinado y a su persona, por lo que tuvo que ponerse las pilas. Una vez Enrique comenzó a organizar revoluciones desde sus territorios en el norte de la península, se hizo con la atención de Pedro y poco a poco se inició una de las guerras más cruentas de la historia de Castilla. Una que determinaría su futuro.

En este tiempo de enfrentamiento, Pedro no dudó a la hora de perseguir y asesinar a quienes consideraba sus enemigos. También a aquellas personas que sentía propensas a traicionarlo. Fueron años de castigos y sentencias. Para quienes sufrían su mano dura y su frialdad, Pedro I de Castilla no merecía otro sobrenombre que “el Cruel”. Para muchos otros, en cambio, Pedro I de Castilla fue “el Justiciero”.

Tras años enfrentados, Enrique logró vencer a Pedro. Lo asesinó y asumió el control del reino. En el tiempo que siguió a esta victoria, se esforzó por que aquello de “el Cruel” calase en la población, ordenando la escritura y divulgación de crónicas que deshonrasen la memoria de su hermano. Hay quien piensa, sin embargo, que estas crónicas exageraron la brutalidad de Pedro I de Castilla, que fue el escarmiento de muchos nobles que se enfrentaron a un reinado más centrado en el pueblo. Así quedaron las cosas: para unos, los más, Pedro I de Castilla, el Cruel. Para otros, Pedro I de Castilla, el Justiciero.

También te puede interesar  El fascinante castillo imperial relacionado con Napoleón