¿Por qué Juana I de Castilla es conocida como la Loca?

Juana I de Castilla, apodada la Loca

Juana I de Castilla nació en Toledo el 6 de noviembre de 1479 y falleció en Tordesillas el 12 de abril de 1555. Hija de Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla, los Reyes Católicos, fue infanta de Castilla y Aragón por nacimiento. Terminó siendo reina de Castilla, de Aragón y de Navarra, pero no es por estos títulos por los que es conocida. Figura altamente popular, Juana I de Castilla es conocida por su apodo: Juana la Loca.

¿Enfermedad mental o manipulación?

Escultura de Juana I de Castilla en Tordesillas
Escultura de Juana I de Castilla en Tordesillas. | Jose Luis Cernadas Iglesias, Flickr

Juana fue reina de Castilla desde el año 1504 hasta su muerte y de Aragón y Navarra desde 1516 hasta la misma fecha, aunque no pudo ejercer más que un par de años como monarca. Primero su padre y posteriormente su hijo, Carlos I de España y V del Sacro Imperio Romano Germánico, la encerraron en Tordesillas con el pretexto de que Juana no se encontraba en sus cabales. De ahí su apodo.

Históricamente se ha dicho que fue el amor por su esposo, Felipe el Hermoso, lo que llevó a Juana a tal estado. Primero, por los celos a los que debía enfrentarse al verle con otras. Más tarde, por el dolor tras su muerte, por la incapacidad de superar su pérdida. Muchas de las personas que la rodearon en vida se encargaron de apuntalar esta creencia, pero también tras su muerte el mito siguió creciendo. El Romanticismo, el movimiento artístico y literario de finales del siglo XVIII, ensalzó esta figura, lo que contribuyó a afianzar su apodo.

En los últimos años, sin embargo, nuevas investigaciones sugieren que Juana la Loca no fue sino objeto de manipulación y anulación por parte de su familia. Quién sabe si dentro de unos años habrá que referirse a ella como Juana I de Castilla y nada más.