Segovia luce joyas culturales e históricas como ninguna otra provincia castellana. Construcciones romanas, de época medieval y moderna conforman su mejor escenario. En él aparece como protagonista indiscutible la gastronomía típica segoviana, uno de los firmes baluartes de la cocina española y que se lleva elaborando durante siglos con alimento autóctonos de la zona.

Degustar un excelente cochinillo o lechazo de leña es la mejor manera para conocer más cerca Segovia, pero existen otras muchas opciones como los judiones de La Granja o la trucha a la segoviana. Y que decir de su repostería, una de las más alabadas de España especialmente por su receta estrella: el ponche segoviano. Con toda esta variedad, ¿Quién no se animaría a viajar y disfrutar unos días de Segovia? Ahora, incluso, es más fácil que nunca con los bonos que ofrece la Diputación provincial a través de PROdestur. ReinvenTa2 tus Vacaciones es una campaña que busca reactivar el movimiento turístico mermado por la crisis sanitaria con grandes descuentos.

turismo Segovia

Cochinillo de Segovia. | Turismo de Segovia

Este es un producto repleto de ofertas en alojamientos, restaurantes y empresas de turismo activo. Una oportunidad ideal para descubrir la historia de Segovia visitando sus pueblos medievales y monumentos arquitectónicos mientras se degusta una excelente cocina. A continuación, una ruta gastronómica por la provincia de Segovia, cuya visita se abarata mucho con los mencionados y fácilmente obtenibles bonos.

Lechazo asado. | Shutterstock

Sepúlveda, la catedral del lechazo asado

Además de posicionarse como uno de los pueblos más bonitos de España, Sepúlveda también es sinónimo de una exquisita gastronomía. El lechazo asado en horno de leña es su plato estrella, de ahí que a veces sea conocida como la «catedral del lechazo asado». El secreto de su sabor reside en la alta calidad de la materia prima y en la sencillez de su elaboración. Al igual que el cochinillo, el lechazo queda crujiente por fuera y jugoso por dentro.

Plaza mayor de Sepúlveda

Plaza mayor de Sepúlveda. | Shutterstock

La gastronomía sepulvedana no solo se caracteriza por el lechazo asado. Aunque pueda resultar extraño viniendo de Segovia, el pescado es otra de sus mejores bazas. Tiene especial atención el bacalao «a la sepulvedana», pero lo que más triunfa es la trucha a la segoviana con jamón y patatas panadera. La trucha es un producto muy popular en la provincia de Segovia, en la que son muy abundantes las frías aguas de sus ríos y lagos.

El horno de leña de Pedraza

Al igual que Sepúlveda, Pedraza no solo es sinónimo de pueblo bonito. Si de algo puede presumir también es por ser una «tierra de sabor» donde degustar un exquisito lechazo y cochinillo de horno de leña. De hecho, es uno de los sitios de referencia internacional donde comer los mejores platos típicos castellanos mientras se respira un auténtico aire medieval.

Lechazo asado

Lechazo asado en Mesón Manrique. | Mesón Manrique

Otro de los platos más típicos de Pedraza es su frite de carne, que es una caldereta de cordero y dados de patata con abundante pimiento. Una comida para los días más fríos en la sierra. Pero Pedraza no solo es famosa por sus asados y cordero, también por hacer el mejor pan artesano de tahona. Preserva el auténtico sabor del plan tradicional, gracias a su elaboración reposada y tranquila y la utilización de ingredientes naturales. Pero lo que le da ese toque especial de pan de pueblo es el horno alimentado con madera de roble o encina que cuece el mejor pan de tahona.

Los judiones de La Granja de San Idelfonso

Como no podía ser de otra manera, el plato estrella del Real Sitio de San Idelfonso son los judiones de La Granja. Esta es una comida popular segoviana muy contundente y sabrosa a base de las legumbres que allí se cultivan desde tiempos de Felipe V. Se cocinan en un puchero de barro y acompañadas con chorizo, panceta fresca, morcilla y oreja de cerdo. El resultado es un caldo denso y de color pardo tremendamente exquisito.

Plato de Judiones de La Granja. | Shutterstock

Estas judías blancas se trajeron de América para alimentar a los animales del palacio de La Granja hace tres siglos. Con el tiempo, las personas empezaron a cocinarlas y a comerlas hasta elaborar este guiso hoy tan conocido en Segovia. En su momento fue una legumbre de origen cortesano. Cada 25 de agosto, durante las fiestas populares del Real Sitio, se organiza una gran judiada popular al aire libre poniendo a disposición del viajero chacinas, quesos y una amplia variedad de productos típicos de la localidad.

El Real Sitio de San Idelfonso también es un lugar donde el dulce toma protagonismo, especialmente su Torta de Valsaín. Se trata de una masa similar al bizcocho pero más aplanada, rellena de anises en grano y recubierto de azúcar.

Cuéllar  y sus delicias

Cuéllar es otra de las ciudades segovianas donde sirven los mejores manjares de la provincia castellana. El cordero lechal asado es su especialidad, aunque también elaboran un exquisito cochinillo o carne de buey en sus diferentes versiones. Pero no todo es carne en Cuéllar, allí también preparan platos de pescado a la brasa que, según sus locales, son de los mejores de toda Segovia. Una alternativa a las carnes rojas tradicionales.

Delicias de Cuéllar

Delicias de Cuéllar. | Delicias Cuéllar

Delicias de Cuéllar es su dulce más típico y representativo de la villa. Es una pasta elaborada con productos de la zona, compuesta por dos tapas de pasta de piñón con un relleno de crema de achicoria. Su forma imita a la de un ladrillo mudéjar, similar a la arquitectura de la zona. Estas pastas se pueden encontrar en la pastelería Delicias.

¿Cómo obtener los bonos para disfrutar de estos manjares?

Un pequeño viaje a Segovia para conocer todos estos lugares es una opción siempre deseable, más con las ofertas de la campaña ReinvenTa2 tus Vacaciones. Los descuentos en los establecimientos participantes, que van de los 30€ por mesa en restaurantes en cuentas que superen los 60€ al 40% de las actividades de turismo activo, máximo de 30€ por persona. En el caso de las estancias, estando dos o más noches en hotel la rebaja es de 50€, con 30€ por una sola noche fuera de temporada. En el caso de casas rurales de alquiler completo, apartamentos turísticos y viviendas de uso turístico los descuentos se pueden llegar a ir hasta los 150€. Para obtener los bonos basta con rellenar el siguiente formulario al realizar la reserva, que se podrá aplicar al pagar la factura.