Tortas de Alcázar, bizcochos de Ciudad Real que enamoraron a la realeza

Se dice que las Tortas de Alcázar nacieron hacia 1546 en el convento de Santa Clara, en el pueblo manchego de Alcázar de San Juan. Fue en ese año cuando un grupo de monjas se trasladaron desde Toledo hasta Ciudad Real para fundar este nuevo monasterio. Y fue allí donde nacieron estos deliciosos bizcochos, diferentes aunque parecidos a los bizcochos de La Concepción toledanos.

Las tortas de Alcázar son ya en nuestro país un dulce muy extendido y conocido que incluso pasó a formar parte de las provisiones habituales de la familia real cuando fueron descubiertos por Isabel II. Se trata de un bizcocho redondo, plano y seco perfecto para mojar. Ideal para aquellos golosos amantes de los dulces tradicionales ávidos de nuevos descubrimientos.

Ingredientes de las tortas de Alcázar

4 huevos
50g de maizena
50g de harina
100g de azúcar
Ralladura de 1 limón
1 pizca de sal
160 g de azúcar glas
2-3 c.a.s de agua

Plato de tortas de Alcázar. | España Fascinante

Plato de tortas de Alcázar. | España Fascinante

Preparación de las tortas de Alcázar

  1. Para empezar deben prepararse cuadraditos de papel de horno para hornear individualmente las tortas de Alcázar. Estas se presentan con el papel para que se conserven mejor. Luego cada comensal retira el papel y puede disfrutar mejor de este delicioso bizcocho. Los recuadros deberán de tener un tamaño mínimo de 15×15 cm aunque también dependerá de cómo se quieran los bizcochos.
  2. Separar las yemas de las claras para batirlas separadamente. Primero, batir las claras a punto de nieve fuerte con una pizca de sal y reservar. Por último, batir las yemas con el azúcar hasta que doblen de volumen. Añadir a las yemas la ralladura de limón y las harinas tamizadas. Mezclar todo bien con las varillas hasta conseguir una mezcla homogénea.
  3. Por último, añadir las claras y mezclar con una espátula con cuidado para no bajar el volumen de la masa. Una vez terminada, meter en una manga pastelera y ya se puede empezar a preparar los bizcochos.
  4. En cada uno de los recuadros preparados anteriormente, dibujar una espiral con la manga para conseguir discos de masa que ocupen casi todo el papel de horno pero sin llegar a los bordes.
  5. Finalmente, hornear a 180ºC durante 8-10 o hasta que este ligeramente doradas. Aun así, no deben de dorarse demasiado, es preferible dejarlas blancas para que no cambie su textura y sabor tradicionales. Hacer una glasa común con el azúcar glas y el agua, como si fuera para decorar un bizcocho o unas berlinas. Sacar del horno las tortas y pintarlas con la glasa. ¡Dejar enfriar y disfrutar!