Receta de Rosquillas Listas de San Isidro

Esta receta de rosquillas listas está muy arraigada a una de las celebraciones más castizas: las Fiestas de San Isidro. En los puestos que aún hoy se siguen instaurando en los lugares donde se lleva a cabo esta celebración no faltan las clásicas rosquillas tontas o listas que muchos acompañan con un brindis de Chinchón. Hoy aprenderemos a realizar estas delicias dulces tan características de Madrid ¿Comenzamos?

Ingredientes:

  • 600 g de harina floja
  • 175 g de azúcar
  • 150 g de aceite de oliva suave
  • 5 huevos
  • 1 copa de anís seco
  • 1 cucharadita de levadura
    Para la cobertura:
  • 1 clara de huevo
  • 150 g azúcar glas
  • Zumo de medio limón
  • Agua

Modo de elaboración:

  1. En una sartén añadimos el aceite y dejamos que se caliente. Cuando haya cogido temperadura, añadimos la cáscara de limón, bajamos el fuego y lo dejamos durante unos 15 minutos. Apagamos el fuego y dejamos que se enfríe.
  2. En un bol, añadimos los 4 huevos y una yema (reservamos la clara), y el azúcar y batimos hasta que mezclen los ingredientes.
  3.  Incluimos a la mezcla el resto de ingredientes (primero la harina y luego el aceite) y amasamos hasta conseguir una bola homogénea. Para saber si está en su punto, la masa que no se debe quedar pegada ni a las manos ni a la mesa.
  4. Lo envolvemos en un paño humedecido y lo dejamos reposar durante una hora.
  5. Transcurrido este tiempo, cogeremos la bola y se realizaremos otras más pequeñas. Las aplastamos y le hacemos un agujero en el centro. Es decir, hacemos una rosquilla.
  6. Precalienta el horno a 210º C en una placa de horno previamente barnizada con aceite y espolvoreando un poco de harina para que no se peguen las rosquillas. Dejamos en el horno hasta que veamos que los bordes de las rosquillas comienzan a dorarse.
  7. Mientras se hacen las rosquillas iremos preparando el glaseado. En un bol incluimos dos claras de huevo y batimos hasta que queden blanquecinas. Es entonces cuando le añadimos el zumo de limón, mezclamos un poco, y vamos añadiendo poco a poco el azúcar glas. Si vemos que no conseguimos la consistencia deseada, podemos añadir un poco de agua hasta conseguirlo.
  8. Cuando estén listas y frías las rosquillas (sin el glaseado son las llamadas tontas), las bañamos con la cobertura y las metemos en el horno que debe estar aún caliente pero apagado hasta que el baño quede bien unido y seco a la rosquilla.
Comentarios Facebook

About the author

Comentarios

  • Maria rosa 14 mayo, 2016 at 12:12 pm

    Me gustaría de tener la receta de rosquillas de anis

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar