Receta de frixuelos, el postre típico del Antroxu asturiano

Los frixuelos, frisuelos o fayuelos son uno de los postres típicos de Asturias que también se pueden encontrar en otras zonas del noroeste de España, como es el caso de León. Además, son especialmente típicos durante el Antroxu; el Carnaval asturiano. El origen de este dulce es incierto, pero se sabe que se preparaba con la harina del grano que se cultivase en cada zona (trigo, maíz, centeno) y se endulzaba con lo que tuviera cada pueblo (miel, frutas, manteca, aguardiente). Esto explica la gran variedad de frixuelos que existe en el norte de España.

Este postre asturiano podría definirse como una especie de tortita muy fina, cuyos ingredientes principales son la harina, leche, huevos, el anís y el azúcar. Además, desde hace años es frecuente tomarlos rellenos de nocilla, dulce de leche, crema pastelera, crema de castañas, etc. También es habitual encontrar comparaciones entre los frixuelos y las crepes o las filloas. Comparados con las crepes, su composición es distinta al incluir anís; y, en comparación con las filloas, los frixuelos tradicionalmente se sirven con una capa de azúcar en forma de almíbar que se crea al ir apilándolos. 

Plato de frixuelos. | Shutterstock

Plato de frixuelos. | Shutterstock

Ingredientes para los frixuelos

400 ml de leche

180 g de harina de trigo

3 huevos medianos

2 cucharadas de azúcar

1 chorro de licor de anís dulce

Aceite de oliva

1 pizca de sal

Azúcar para espolvorear

Elaboración de los frixuelos

  1. En una jarra alta, echa los huevos, el azúcar, la leche y la sal. Mézclalos y, después, añade poco a poco la harina. Cuando se haya batido bien todo, añade el chorro de anís dulce. Puedes hacer este paso con ayuda de una batidora a máxima potencia o batiendo a mano, pero el resultado tiene que ser un líquido consistente y sin grumos. Además, antes de freír los frixuelos, si quieres puedes dejar reposar la masa durante una hora para que sea más fácil manejarla en la sartén.
  2. Cuando ya tengas lista la masa de tus frixuelos, pon una sartén a fuego medio con una gota de aceite; el justo para poder extenderlo con un papel y que impregne toda la sartén. Después, vierte un poco de la masa (hasta que llegue a la mitad de la sartén, tienen que ser finitos) e inclina la sartén para extenderla por toda su superficie. Cuando pasen unos segundos y los bordes empiecen a estar dorados, dale la vuelta y sácala cuando esté bien hecha por ambas caras.
  3. Según vayas sacando tus frixuelos de la sartén y dejándolos en un plato, espolvorea azúcar sobre cada uno de ellos. De esta forma, al colocar uno sobre otro y estar calientes, se formará un almíbar que es lo que les da un toque aún más espectacular.