Esta receta de rosquillas listas está muy arraigada a una de las celebraciones más castizas: las Fiestas de San Isidro. En los puestos que aún hoy se siguen instaurando en los lugares donde se lleva a cabo esta celebración no faltan las clásicas rosquillas tontas o listas que muchos acompañan con un brindis de Chinchón. Hoy aprenderemos a realizar estas delicias dulces tan características de Madrid ¿Comenzamos?

Ingredientes de la receta de rosquillas listas

Para la rosquilla

  • 600 g de harina floja
  • 175 g de azúcar
  • 150 g de aceite de oliva suave
  • 5 huevos
  • 1 copa de anís seco
  • 1 cucharadita de levadura

Para la cobertura

  • 1 clara de huevo
  • 150 g azúcar glas
  • Zumo de medio limón
  • Agua

Modo de elaboración de la receta de rosquillas listas

  1. En una sartén añadimos el aceite y dejamos que se caliente. Cuando haya cogido temperadura, añadimos la cáscara de limón, bajamos el fuego y lo dejamos durante unos 15 minutos. Apagamos el fuego y dejamos que se enfríe.
  2. En un bol, añadimos los 4 huevos y una yema (reservamos la clara), y el azúcar y batimos hasta que mezclen los ingredientes.
  3.  Incluimos a la mezcla el resto de ingredientes (primero la harina y luego el aceite) y amasamos hasta conseguir una bola homogénea. Para saber si está en su punto, la masa que no se debe quedar pegada ni a las manos ni a la mesa.
  4. Lo envolvemos en un paño humedecido y lo dejamos reposar durante una hora.
  5. Transcurrido este tiempo, cogeremos la bola y se realizaremos otras más pequeñas. Las aplastamos y le hacemos un agujero en el centro. Es decir, hacemos una rosquilla.
  6. Precalienta el horno a 210º C en una placa de horno previamente barnizada con aceite y espolvoreando un poco de harina para que no se peguen las rosquillas. Dejamos en el horno hasta que veamos que los bordes de las rosquillas comienzan a dorarse.
  7. Mientras se hacen las rosquillas iremos preparando el glaseado. En un bol incluimos dos claras de huevo y batimos hasta que queden blanquecinas. Es entonces cuando le añadimos el zumo de limón, mezclamos un poco, y vamos añadiendo poco a poco el azúcar glas. Si vemos que no conseguimos la consistencia deseada, podemos añadir un poco de agua hasta conseguirlo.
  8. Cuando estén listas y frías las rosquillas (sin el glaseado son las llamadas tontas), las bañamos con la cobertura y las metemos en el horno que debe estar aún caliente pero apagado hasta que el baño quede bien unido y seco a la rosquilla.

Comments

  • Maria rosa 14 mayo, 2016 at 12:12 pm

    Me gustaría de tener la receta de rosquillas de anis


¿Habilitar notificaciones?.    OK No gracias