Continuamos con el reto 12 días, 12 panes tradicionales para deleitarnos con el manjar que vamos a preparar durante este día cuatro: la receta de pan cateto. Quizá no te suene, pero es uno de los panes más típicos de Andalucía, sobre todo de Málaga. También se le conoce como pan de pueblo. Se trata de una hogaza que se mantiene varios días seguidos sin estropearse. Lo más común es prepararlo con harina recia, una variedad de las más antiguas del trigo duro. Como resultado, se obtiene un pan de miga prieta y sin alveolos.

Para un mejor resultado, nuestra recomendación es usar una amasadora de pan, así todos los ingredientes quedarán completamente incorporados y obtendremos una masa elástica sin cansarnos durante el amasado.

Ingredientes para la receta de pan cateto

Harina recia (500 gr.), agua (293 ml.), sal (10 gr.), levadura seca (4 gr.)

Elaboración

1. Comenzamos disolviendo la levadura en el agua, que tiene que estar a temperatura ambiente.

2. Usamos un cuenco grande para agregar la harina e ir vertiendo poco a poco el agua. Removemos o amasamos hasta que se hayan integrado ambos ingredientes. Añadimos la sal y seguimos amasando.

3. En una superficie lisa y limpia disponemos la masa y seguimos amasando hasta que quede uniforme y elástica.

4. En un cuenco metemos la masa hasta que doble de volumen. Cuanto más tiempo lo dejemos mejor, hasta un par de horas. El ambiente tiene que tener una temperatura agradable, alrededor de 20º. Podemos echar un poco de aceite de oliva al cuenco para que la masa no se pegue.

receta de pan cateto
Pan cateto | Foto: Shutterstock

5. Volvemos a amasar la masa dándole una forma redonda.

6. Ya sobre la bandeja de horno cubierta con papel vegetal, podemos poner la masa y taparla con un paño seco hasta que vuelva a fermentar y por consiguiente subir de volumen.

7. Precalentamos el horno a 240º y hacemos unos cortes al pan en la superficie.

8. Introducimos el pan en el horno y lo mantenemos a esta temperatura los primeros diez minutos. Después bajaremos a 200º y dejaremos cocer durante 50 minutos. Para que la corteza quede crujiente, cada cierto tiempo es conveniente pulverizar agua sobre la masa. Cuando el pan esté listo, lo dejamos enfriar.