Esta receta de albóndigas de choco es típica de Andalucía, concretamente de Huelva y otras zonas de la Costa de la Luz, como Cádiz. Allí, los platos que contienen choco, jibia o, lo que es lo mismo, sepia son muy típicos. Así, se pueden encontrar este ingrediente en la mayoría de los bares y restaurantes de la zona.

La palabra choco suele utilizarse cuando este cefalópodo es más joven o pequeño, mientras que sepia o jibia para cuando es adulto o más grande. En este caso, las albóndigas de choco consisten en darle forma de bola a una masa compuesta del propio choco, huevo, perejil, pan rallado y ajo. Además, las acompaña una salsa riquísima para la que no se necesitan muchos ingredientes. No es una receta fácil de preparar, pero el resultado merece totalmente la pena.

Albóndigas de choco

Albóndigas de choco. | Shuttersotck

Ingredientes para la receta de albóndigas de choco

500 g de choco o sepia

100 g de pan duro rallado

Harina

1 huevo batido

1 diente de ajo

Perejil

Aceite de oliva

Para la salsa de las albóndigas de choco

150 ml de vino blanco

Media cebolla

1 diente de ajo

Caldo de pescado

2 hebras de azafrán

Sal

Preparación de las albóndigas de choco

  1. Limpia el choco, escurre bien el agua y córtalo en trozos muy pequeños. Pica también el ajo.
  2. Mezcla el choco, el ajo y un puñado de perejil en un bol. Después, añade el pan rallado y el huevo batido y vuelve a mezclar todo bien hasta que quede una masa adecuada para hacer albóndigas. También puedes triturarlo si prefieres los trozos de choco no sean tan evidentes.
  3. Ahora es el momento de preparar las albóndigas de choco. Para ello, vierte un poco de harina en un bol, dale forma de albóndiga a la masa que has preparado en el paso anterior y ve pasándolas por la harina.
  4. En una sartén con abundante aceite a fuego medio alto, fríe las albóndigas de choco hasta que queden doradas. Cuando estén listas, retíralas de la sartén y déjalas en un plato con papel de cocina para deshacerte del exceso de aceite.
  5. A continuación, prepara la salsa. Pela, pica la cebolla y póchala (fuego medio bajo hasta que quede transparente) en el mismo aceite utilizado para hacer las albóndigas. Esto se hace para que los restos de harina que puedan quedar en el aceite den más consistencia a la salsa de las albóndigas de choco.
  6. Cuando la cebolla esté tierna y transparente, añade el ajo bien picado y deja que se dore. Después, saca ambos ingredientes de la sartén y échalos al recipiente de la batidora junto con un chorrito de caldo de pescado. Tritura hasta que su consistencia sea parecida a la de un puré.
  7. En una cazuela donde puedan caber bien todas las albóndigas de choco, añádelas y echa el vino blanco. Deja que se evapore a fuego fuerte durante unos minutos. Después, añade el “puré” de ajo y cebolla y el caldo de pescado. Agrega también el azafrán triturado para darle un toque aún más sabroso a las albóndigas. Prueba la sal y rectifica al gusto.
  8. Por último, deja que se cocine todo a fuego medio hasta que la salsa espese (15-20 minutos) y ya tienes tus albóndigas de choco listas. No te olvides de acompañarlas de un buen trozo de pan.