El caldo gallego es un plato típico de Galicia que se convierte en uno de los favoritos durante los meses más fríos del año. La receta de este potaje varía según la zona o familia que lo prepare, ya que permite incorporar los ingredientes que se tengan a mano por casa. Sin embargo, no pueden faltar los grelos, las patatas, alubias blancas y unto. También es muy frecuente incorporar carne como chorizo, lacón o panceta. Un plato que proporciona todas las energías necesarias para hacer frente al invierno.

Respecto al origen del caldo gallego, aparece escrito por primera vez en 1889, en la obra con el mismo nombre de Juan Neira Cancela. Al principio se trataba de un caldo prácticamente vegetariano que se preparaba con los con vegetales disponibles en las zonas rurales de Galicia (grelo, nabiza, berza o repollo), al que se añadían habas y unto. Más tarde se fueron incorporando el chorizo y otros productos cárnicos, lo que evidenciaba una mejora económica en la zona. 

Plato de caldo gallego. | Shutterstock

Plato de caldo gallego. | Shutterstock

Ingredientes para el caldo gallego:

250 g de alubias blancas 

50 g de unto (grasa de cerdo)

4 patatas grandes

1 chorizo

Lacón (un trozo)

Panceta (un trozo)

300 g de grelos frescos

Sal 

Agua

Preparación del caldo gallego:

  1. Antes de preparar el caldo gallego, pon en remojo las alubias blancas en un bol con abundante agua fría durante la noche anterior. Haz lo mismo con el lacón y la panceta en otro recipiente para desalarlos. 
  2. Al día siguiente, añade las alubias, el lacón, la panceta (previamente escurridos), el chorizo y el unto a una olla. Cubre todo con agua y ponlo a fuego medio-alto para empezar a cocinar tu caldo gallego. Añade más agua si no están cubiertos todos los ingredientes. Cuando empiece a hervir, baja el fuego y cocina todo durante 50 minutos. Mientras tanto, ve retirando la espuma y restos que vayan subiendo.
  3. Además, aprovecha para pelar las patatas y cortarlas en trozos medianos, chascándolas con la ayuda de un cuchillo. Lava también los grelos, pártelos en varios trozos y retira las hojas con peor aspecto.
  4. Después, saca el unto, el lacón, la panceta y el chorizo de la olla; y añade las patatas y grelos. Deja el caldo al fuego otros 20 minutos y, entonces, prueba las alubias para ver si están tiernas y rectificar la sal.
  5. Corta en trozos pequeños la carne y el chorizo e introdúcelos de nuevo al caldo gallego. Remueve bien y ya puedes servir el caldo, disfrutándolo mientras esté caliente.