Pastissets de boniato, el postre tradicional de Valencia

Los pastissets de boniato son uno de los postres más típicos de toda la gastronomía de la Comunidad Valenciana. También llamados Pastissos de Nadal en Valencia y Castellón por ser muy tradicionales de navidad, también se preparan en toda la región para todas aquellas celebraciones en las que se respira tradición y cultura. Es por esta razón con los pastissets de boniato no faltan en Semana Santa o el Día de Todos los Santos, así como en todas las navidades, por supuesto.

Se trata de un dulce interesante ya que el relleno se hace a partir de confitura de boniato, batata o moniato, tal y como se le designa a este tubérculo en Alicante. Esta rica confitura aromatizada con limón y canela se envuelve en una deliciosa masa sencilla y en forma de empanadilla. Sin duda se trata de un postre que merece la pena preparar para seguir conociendo las recetas más arraigadas de nuestra historia.

Ingredientes de los Pastissets de boniato

1 kg de boniatos

800 gr. de azúcar para la confitura

1 kg de harina

2 cortezas de limón

1 rama de canela

250 ml de anís seco

375 ml de aceite de girasol

250  g de azúcar

250 ml de agua

Plato de pastissets de boniato. | Shutterstock

Plato de pastissets de boniato. | Shutterstock

Preparación de los Pastissets de boniato

  1. Para empezar con la receta deberemos preparar primero la confitura de boniato, ya que esta deberá asentar en la nevera durante al menos de un día para otro. Para ello debemos cocinar los boniatos en el horno, es la mejor forma de que estos conserven todo su sabor sin perder nada por el camino. Es por ese motivo que no recomendamos cocerlos en agua.
  2. Para cocinarlos pues, no hace falta nada más que meterlos bien limpios y con la piel en un horno precalentado a 170ºC,  sobre papel de horno para evitar ensuciar la bandeja. El tiempo de cocción dependerá del tamaño de los boniatos, pero para unos tubérculos de 400-500 g el tiempo rondará los 60 min aproximadamente. Para comprobar si están hechos, debemos pincharlos y si el cuchillo sale sin dificultad es que están hechos. Sacamos del horno y dejamos enfriar un poco.
  3. Una vez templados, pelar los boniatos y pasarlos a un recipiente donde seguidamente los trituraremos hasta conseguir un puré fino y sin grumos, también puede usarse el pasapurés.
  4. Es el turno del azúcar, y es que necesitaremos la misma cantidad de la misma que de puré de boniatos. Para ello pesamos el puré y actuamos en consecuencia (los postres tradicionales en general suelen ir bien servidos de azúcar). Para que la receta salga redonda con unos 30 pastissets de tamaño medio, debemos obtener al final 1 kg de puré de boniatos.
  5. Pasamos el puré y el azúcar a un cazo alto y le añadimos a la mezcla la peladura del limón, la rama de canela y el agua. Cocemos acto seguido a fuego medio durante unos 30 minutos o hasta que la mezcla obtenga una textura de confitura espesa. La dejamos enfriar a temperatura ambiente y la dejaremos reposar un día como mínimo en la nevera para que repose.
  6. Al día siguiente, meter en un bol el aceite de girasol, el anís seco, los 250 g azúcar y la mitad del kilo de harina que aparece en la lista de ingredientes. Amasar la mezcla a medida que vamos añadiendo la otra mitad del kilo de harina. Lo haremos según necesidad hasta conseguir una textura compacta y lisa pero no seca. Si esto ocurre, la masa de los pastissets una vez hornada será arenosa y excesivamente dura. Dejar reposar la masa durante al menos 30 minutos a temperatura ambiente para que luego se estire mejor.
  7. Dividir la masa en 30 bolitas del mismo tamaño para que los pastissets sean iguales e ir haciendo círculos con ayuda de un rodillo para crear la base de las empandillas. Sacar también la confitura de boniato de la nevera lista para rellenar.
  8. Cogemos cada una de las empanadillas que hemos hecho y las vamos rellenando con una cucharadita de confitura. No es necesario añadir demasiada ya que esta última tendrá un sabor muy intenso. Al terminar de rellenar, podemos marcar el borde con un tenedor como si se tratase empanadilla de atún. También podéis dejarlas tal cual, sin presionar los bordes, o bien podéis hacer un repulgue al más puro estilo argentino, eso dependerá de vosotros.
  9. Una vez terminadas los pastissets, es hora de hornearlos sobre una bandeja con papel de horno a 190ºC o hasta que estén doraditas. Antes de llevarlos al horno podéis espolvorear azúcar en grano para que el resultado sea más vistoso. Una vez horneados los dejaremos enfriar sobre una rejilla y, ¡ya estarán listos para degustar!