Panchineta, uno de los postres tradicionales de San Sebastián

La panchineta es uno de los postres tradicionales del País Vasco, un dulce típico que se ha convertido en un clásico de la ciudad de San Sebastián. Es un hojaldre con almendras y crema pastelera, muy fácil y rápido de preparar, que hará las delicias de los amantes del dulce. Es un postre perfecto para todas las ocasiones y para todos los gustos, ya que se pueden añadir diferentes tipos de mermeladas para adaptarlo a las preferencias de quien lo prepare.

Ingredientes para la preparación de la Panchineta

2 hojas de hojaldre de 28×30 cm

100 g de almendras crudas fileteadas

Crema pastelera

Mermelada al gusto

Canela en polvo (opcional)

1 huevo batido

Para la crema pastelera

375 ml de leche entera

90 g de azúcar

30 g de maizena

1/2 cucharadita de extracto de vainilla

3 yemas de huevo

Receta de panchineta. | Shutterstock

Receta de panchineta. | Shutterstock

Preparación de la Panchineta

  1. En primer lugar, hay que preparar la crema pastelera. Verter la leche fría en un cazo, es importante que esté fría para que la maizena no haga grumos. A continuación, añadir la maizena, el azúcar, media cucharadita de extracto de vainilla y las yemas de huevo. Poner el cazo a fuego medio-alto y batir con un batidor de globo sin parar. Cuando la crema comience a espesar, estará lista.
  2. Verter la crema en un bol y cubrirla con film transparente. Reservar hasta que la crema se enfríe, luego ponerla en una manga pastelera y guardarla en la nevera.
  3. Es el momento de montar la panchineta. Extiende una lámina de hojaldre en una bandeja de horno. Pinchar toda la superficie con un tenedor, dejando un espacio de dos dedos en los bordes. Cubrir toda la superficie con mermelada si se desea (fresas, albaricoques, frambuesas) y luego añadir la crema pastelera. Procurar no poner nada en los bordes para que luego cierre bien. Extender bien la crema con una espátula. Añadir la mitad de las almendras fileteadas repartiéndolas bien las sobre la crema pastelera.
  4. Espolvorear un poco de canela en polvo por toda la superficie. Batir un huevo y pintar todo el borde de la masa, esto ayudará a que se pegue a la otra lámina que tenemos que poner a continuación.
  5. Cubrir con la otra lámina de hojaldre, asegurándose de que coincida. Sellar todo el borde con un tenedor, como si fuera una empanadilla. Pintar toda la superficie con huevo batido. Esparcir la otra mitad de las almendras fileteadas por encima, asegurándose de que no caigan por los bordes. Hornear a 200 ºC durante 15-20 minutos o hasta que se dore al gusto.