Monas de Pascua, tradición dulce del Levante

Las monas de Pascua son típicas de comunidades como Murcia, la Comunidad Valenciana, Cataluña o Baleares, aunque son conocidas en toda España. Este dulce, típico de la Semana Santa, suele disfrutarse un día muy marcado del año para sus aficionados: el Lunes de Pascua. Es tradición que los padrinos de una familia regalen este dulce a sus ahijados y, cuando llega este día, todos buscan a alguien para cascarle el huevo en la frente. Una tradición algo dolorosa para algunos, pero muy querida por quienes la siguen.

Como se puede ver por la fotografía, este bollo típico del Levante español, lleva un huevo duro en el centro. Puede estar decorado, recubierto de chocolate, o simplemente, de azúcar. Lo que no puede faltar son los típicos pollitos de fieltro, que tanto gustan a los niños. Y a los no tan niños. Es muy típico de zonas como Murcia o la Comunidad Valenciana tomar este dulce con chocolate caliente. Sus sencillos ingredientes y la tradición que lleva ligada esta receta, hacen de ella un dulce perfecto para disfrutar en familia y para divertirse.

Ingredientes para 12 monas de Pascua

250 ml de leche

25 g de levadura fresca de panadería

120 g de azúcar

3 g de ralladura de limón

Una pizca de sal

600 g de harina de fuerza

2 huevos grandes

1 yema de huevo

240 ml de aceite de oliva virgen extra

12 huevos duros (al gusto)

Mona de Pascua tradicional con el pollito de peluche

Mona de Pascua tradicional con el pollito de peluche. | Shutterstock

Preparación de las monas de Pascua

  1. Primero, saca los huevos de la nevera o procura atemperarlos. Pon a calentar la leche y, cuando esté tibia, deshaz la levadura en la leche y añade una pizca del azúcar que has reservado para la masa. Remueve la mezcla y deja que fermente la levadura durante 20 minutos aproximadamente.
  2. Ahora, en un recipiente grande, prepara la mezcla de la harina con el resto del azúcar, la pizca de sal, la ralladura del limón y los dos huevos previamente batidos. Cuando lo combines todo y quede uniforme, vierte la leche con la levadura ya incorporada en el recipiente. Empieza a mezclar y ve amasando poco a poco. Cuando consigas una buena consistencia, agrega el aceite de oliva virgen extra.
  3. Después de agregar el aceite, amasa la mezcla durante unos 15 o 20 minutos enérgicamente, o usa una batidora amasadora. Deja reposar la masa durante 30 minutos y tápala con un paño o papel film. Pasado este tiempo, la masa habrá hinchado. Volver a amasar hasta que esté elástica y fácil de manejar. Formar una bola con la masa y volver a taparla en un recipiente para que repose 2 horas. Si el ambiente está cálido, con 2 horas será suficiente; si no, habrá que esperar por lo menos 3 hasta que doble su tamaño.
  4. Mientras tanto, prepara dos bandejas con papel de horno. Saca la masa del recipiente y haz 12 bolitas de 100 g aproximadamente. Una vez tengamos las bolitas separadas, aplánalas hasta formar un pequeño cuadrado y dobla los lados hacia el centro. Dales la vuelta y rueda la bola con cuidado, ejerciendo presión con las manos en la parte central.
  5. Pon las bolas en las bandejas y distribúyelas para que no se peguen, bien separadas. Batir la yema del huevo que hemos reservado en los ingredientes junto con un chorro de leche y mezclar. Pinta las monas con esta mezcla utilizando un pincel. Dejar reposar hasta que doblen su tamaño ya en las bandejas. Mientras, precalienta el horno a 220ºC.
  6. Coloca los huevos ya cocidos en el centro de cada mona. Este paso es opcional, aunque las recetas tradicionales los incluyen como parte de las monas. Agrega azúcar al gusto por encima de cada mona y mételas en el horno a 170ºC. Hornéalas durante 20 minutos a esta temperatura, cuidando que todas reciban el mismo calor. Puedes girar la bandeja para asegurarte de que se hagan por igual. Deben estar doradas cuando para sacarlas del horno. Esperar a que se enfríen en una bandeja y… ¡listo!