Migas de Almería, con sus boquerones como no podía ser de otra manera

Las migas son uno de nuestros platos más arraigados, sobre todo en el centro y sur de la península.  También presentes en la tradición de Aragón y algunas zonas de Castilla y León, las migas son sencillamente una maravilla. Un plato sencillo pero poderoso, con sabores sinceros y llenos de historia.

Por su parte, las migas de Almería se relacionan con las gachasmigas de Murcia y las migas del sur de Alicante, ya que todas ellas se hacen directamente con harina. La característica principal de las que nos ocupan aquí son los boquerones fritos, bien enharinados o en gabardina. Un toque muy característico que se remata con uvas, al igual que en La Mancha, y con melón. Una combinación perfecta.

Ingredientes para 4 raciones de migas de Almería

230 g de harina

120 g de sémola de trigo

½ cucharadita de pimentón

750 ml de agua

100 ml de aceite de oliva

2 chorizos pequeños

2 lonchas gruesas de panceta

3 pimientos verdes

10 dientes de ajo

Medio kilo de boquerones

Harina para rebozar los boquerones

Aceite vegetal para freír los boquerones

Sal en abundancia

Uvas y melón como acompañamiento

Plato de migas típico de Almería

Plato de migas típico de Almería. | Shutterstock

Preparación de las migas de Almería

  1. En una sartén añadir el aceite junto con los ajos enteros y pelados. Freír a fuego medio hasta que los ajos estén ligeramente dorados. Sacar y reservar. Freír también los pimientos cortados en 4 trozos. Sacar y reservar aparte.
  2. En la misma sartén, añadir la panceta cortada en trozos medianos y dorar a la misma temperatura. Esto llevará unos 20 minutos. Lo suyo es que quede dorada y crujiente pero jugosa. Sacar y reservar. Por último, freír el chorizo ligeramente cortado en rodajas. Con 1 minuto será más que suficiente para evitar que se quede demasiado duro.
  3. Es hora de hacer las migas o gachasmigas, como las llaman en algunos lugares. Añadir un poco de harina en el aceite caliente a fuego medio/alto junto con el pimentón. Añadir posteriormente el agua. Al haber añadido un poco de harina al principio evitamos que el aceite salpique al añadir el agua. Terminar por último de añadir toda la harina y la sémola.
  4. Añadir sal en abundancia y al gusto sin dejar las migas sosas. ¡No hay nada peor que unas migas sosas! Empezar a remover y a cocinar las migas durante al menos 30 minutos.
  5. Es importante remover a menudo para que se hagan por todas partes y para que no se quemen. Las migas deben de quedar sueltas y oler a harina tostada, ese es el punto ideal de las migas. Una vez listas, añadir todas las carnes y los ajos. Los pimientos se ponen al final por encima. Reservar las migas al fuego para evitar que se enfríen.
  6. Para terminar no queda más que enharinar los boquerones y pasarlos por aceite abundante bien caliente hasta dorarlos. Este ingrediente es opcional pero indispensable para reconocer unas buenas migas de Almería. Lo más tradicional en esta provincia es acompañar estas migas con uvas o melón, una combinación muy curiosa e interesante que encaja a la perfección.