El goxua es un postre muy tradicional de la cocina vasca, más concretamente de la provincia de Álava. Es en su capital, Vitoria-Gasteiz, donde este postre sigue siendo un referente indiscutible de su gastronomía. Una mezcla deliciosa de crema pastelera, bizcocho y nata que no puede fallar en ningún caso. De hecho, goxua significa dulce o rico en vasco, un resumen de lo que representa este sencillo postre.

Ingredientes para 4 comensales

Primera capa de nata montada:

500 g de nata para montar (mínimo 35% materia grasa)

80 g de azúcar glas

Segunda capa de bizcocho:

12 bizcochos de soletilla (masitas de vainilla)

100 g de agua

100 g de azúcar

El zumo de 1/2 limón

Tercera capa de crema pastelera:

100 g de azúcar

500 g de leche

50 g de maicena

3 yemas de huevo

1 cucharada de esencia de vainilla

La piel de 1 limón

1 rama de canela

Para la decoración:

Azúcar blanca para cara caramelizar

Azúcar moreno de caña para caramelizar

Miel o canela en polvo (si no se dispone de quemador)

Goxua, postre tradicional de Álava

Goxua, postre tradicional de Álava | Shutterstock

Preparación del Goxua

  1. Antes que nada, montamos la nata bien fría con el azúcar y reservamos en la nevera hasta que la necesitemos.
  2. Para preparar el almíbar que utilizaremos para mojar el bizcocho, calentamos el azúcar con el agua y el zumo de limón y dejamos que espese a fuego medio durante al menos 5 minutos.
  3. Por último dejamos la crema pastelera lista antes de montar la tarta. Para ello, herviremos la leche con la piel de limón y la rama de canela. Dejamos cocinar durante 10 minutos para que la leche se infusione. Una vez transcurrido el tiempo, colamos y devolvemos la leche a la misma cacerola.
  4. En un bol aparte, añadimos las yemas, el azúcar, la maizena y la vainilla. Batimos bien con unas varillas hasta que todo esté bien integrado. Posteriormente, añadimos un poco de leche a las yemas para que suban de temperatura y evitar así que se cuajen.
  5. Finalmente añadimos esa mezcla de huevos a la leche y batimos sin parar. Cocinar durante 15 minutos a fuego medio o hasta que espese. Pasar a otro recipiente y dejar enfriar con un film transparente que cubra la mezcla.
  6. Es el momento de montar la tarta. Para ello, añadimos los bizcochos de soletilla en la base y los mojamos bien con el almíbar. Luego añadimos la nata y finalmente la crema pastelera. El resultado final puede espolvorearse por encima con azúcar para luego quemarlo. Si no disponéis de quemador, podéis sencillamente decorar con un poco de canela y azúcar glas antes de servir o incluso con miel, para darle ese color tostado y un sabor único.