Florones o flores fritas, un dulce llamativo para Semana Santa

Flores manchegas, flores fritas, florones, floretas, hojuelas, flores de carnavales… Son muchos los nombres que recibe este dulce, siendo un clásico en Castilla-La Mancha, Castilla y León y Extremadura durante la Semana Santa. Su forma se asemeja a la de la cruz de Calatrava y es por eso que su origen se asocia a la comarca de Campo de Calatrava. Una receta tradicional donde el protagonista es el molde; por lo que será algo indispensable a la hora de prepararla.

La elaboración es muy sencilla, ya que los ingredientes son básicos y lo más importante es tener cuidado a la hora de freír los florones. Como curiosidad, antiguamente las amas de casa rivalizaban entre ellas para ver quién hacía las flores fritas más originales; pasando los moldes de generación en generación como si de un tesoro se tratase. Así ha llegado hasta nuestros días este dulce típico tan llamativo y con un resultado delicioso y crujiente.

Ingredientes para los florones

3 huevos grandes

250 g de harina

300 ml de leche

2 cucharadas de azúcar

Una pizca de sal

1 cucharadita de anís molido

Aceite de girasol

Azúcar y canela molida para decorar

Molde de metal para flores, rosetón o florones

Receta dulce de florones

Receta dulce de florones. | Shutterstock

Elaboración de los florones

  1. En un cuenco, echa los huevos y bátelos junto a las dos cucharaditas de azúcar. Después, añade la leche, la pizca de sal y el anís molido para volver a mezclar.
  2. Cuando estén bien integrados los ingredientes anteriores, añade poco a poco la harina mientras la vas mezclando. Tiene que quedar una masa casi líquida. Deja que repose durante media hora.
  3. Echa abundante aceite a una cazuela cuando tengas la masa lista y mete el molde de los florones en el aceite hasta que esté bien caliente (180-200ºC).
  4. Después, mete el molde dentro de la masa sin llegar a cubrirlo hasta arriba, vuelve a meterlo en el aceite y muévelo hacia arriba y abajo para que se desprenda poco a poco.
  5. Deja que la flor resultante se dore y dale la vuelta para que se haga por ambos lados. Ve colocando los florones en un plato con papel de cocina para que absorba el exceso de aceite.
  6. Cuando hayas acabado de hacer todos los florones y, mientras estén calientes, pasar por un plato con azúcar y canela y ya tienes este postre tradicional listo para disfrutar.