Con la llegada del otoño, las castañeras comienzan a abrir sus pequeños puestos de castañas asadas en algunas de las ciudades más importantes de España. Sin duda es el momento ideal para empezar a preparar recetas con este dulce y rico fruto. Una alternativa que surgió del aprovechamiento fue elaborarlas con leche. Una manera que permite disfrutar plenamente del sabor y textura de uno de los grandes protagonistas otoñales.

En España la castaña es clave en regiones como El Bierzo, comarca de León, así como la práctica totalidad de los bosques de Galicia, especialmente Lugo. Allí la calidad del producto ha llevado a que la gallega cuente con una IGP y la berciana con una Marca de Garantía. No en vano, son parte elemental de su cultura. Esto se ve especialmente en los magostos, fiestas en torno a la recogida castañera que se desarrollan con el arrancar el periodo otoñal. Fueron los romanos quienes introdujeron este alimento, que cuajó tanto que formó parte básica de la dieta en zonas como los Ancares, famosos por sus pallozas, hasta épocas recientes. Sin más dilación, la receta.

Castañas con leche

Castañas con leche. | Shutterstock

Ingredientes para preparar las Castañas con leche

500 g de castañas

1 l de leche

200 g de leche condensada

50 g de azúcar

1 palo de canela

1 puñado de anís en grano

1 chupito de crema de orujo (opcional)

Preparación de las Castañas con leche

  1. Lo primero antes de empezar con la receta es preparar las castañas. Para poder retirarles la piel primero es necesario cocerlas. Para ello realizaremos un corte en la cáscara de cada una de las castañas, de ese modo luego saldrá con mucha más facilidad.
  2. Una vez las castañas preparadas, ponemos una olla exprés con agua al fuego para que se vaya calentando con una pizca de sal. También se puede añadir un puñado de anís para dar sabor durante la cocción. Posteriormente añadimos las castañas y tapamos la olla exprés. Dejaremos cocer durante 15 min a fuego medio una vez empiece el hervor de la olla exprés.
  3. Una vez cocidas, sacamos las castañas de la olla y las reservamos hasta que templen un poco. Lo mejor será pelarlas cuando estén todavía calientes, de esta forma la cáscara se retirará más fácilmente.
  4. A partir de ahora no tenemos más que añadir las castañas peladas en una olla, junto con la leche y el palo de canela para cocerlo todo a fuego medio durante al menos 25 minutos o hasta que las castañas estén bien blandas.
  5. Para finalizar con la receta solo falta añadir la leche condensada, el azúcar y el chupito de crema de orujo (opcional) para terminar de aromatizar nuestras Castañas con leche. Es importante remover a menudo durante la realización de todo el proceso para evitar que se pegue la mezcla. Podéis, o bien dejar la receta tal cual, o pasarla por la batidora para convertir la mezcla en una crema suave, eso dependerá de vuestro gusto. ¡Y no queda más que disfrutar de este delicioso postre!