fbpx

Platos típicos de Galicia para chuparse los dedos

platos típicos galicia

Galicia es una de las comunidades autónomas con la mejor gastronomía de España. Además de productos tan sonados como el lacón o el pulpo, hay determinadas comidas que son tradicionales de zonas muy concretas de la región, tal como contamos en nuestra ruta gastronómica por Galicia.

Aquí va un repaso a los platos típicos de Galicia que no se pueden dejar de probar en una escapada por estas tierras.

Recetas gallegas que gustan a toda España

Lacón con grelos

Plato de lacón con grelos
Plato de lacón con grelos. | Shutterstock

El lacón con grelos es uno de los platos típicos de Galicia que más se ven tras la matanza del cerdo. Por un lado, el lacón gallego es un producto con Indicación Geográfica Protegida y viene de las extremidades delanteras del cerdo. Por otro lado, los grelos son los tallos tiernos del nabo, que son color verde oscuro y siempre acompañan al lacón en este plato. Es una opción muy recomendable para el invierno y se suele comer en familia.

Cocido gallego

Cocido gallego
Cocido gallego. | Shutterstock

También conocido como el hermano mayor del lacón con grelos, el cocido gallego es otro de los platos que hay que probar cuando uno viaja a tierras gallegas. Como muchos otros cocidos, se trata de un plato muy contundente que lleva garbanzos, repollo, lenguas de cerdo, cachucha, jarrete de ternera gallega, patatas, chorizo, oreja, lacón y rabo de cerdo. Si hay que elegir una localidad de Galicia donde probar un buen cocido gallego esa es Lalín.

Caldo gallego

Caldo gallego
Caldo gallego. | Shutterstock

Para seguir combatiendo el frío, también está el caldo gallego. La receta tradicional no está tan definida como otros platos típicos de Galicia, pues en cada lugar tienen su propia variante. Sin embargo, sí suele llevar siempre los siguientes productos: cachelos, habas, unto, ternera, cerdo y chorizo gallego. Además, suele acompañarse también de alguna verdura de temporada, ya sean grelos, nabizas, berzas o repollos.

Pulpo a la gallega

pulpo a la gallega
Pulpo a la gallega. | Shutterstock

Si hubiera que quedarse con un solo plato típico de Galicia, ese sería probablemente el pulpo a la gallega. Es un plato muy sencillo, pero seguramente ese sea el motivo de su triunfo en toda la geografía española. Se trata de pulpo cocido con patatas, ajo, aceite de oliva virgen extra y pimentón. Es un plato muy tradicional de Galicia, El Bierzo, La Maragatería y Sanabria. Su origen se debe a que los maragatos usaban el pimentón de La Vera para conservar el pulpo.

Churrasco

Churrasco con patatas
Churrasco con patatas. | Shutterstock

Si hay un lugar en España donde se prepara bien el churrasco, ese es Galicia. Se trata de una carne que se obtiene del despiece de la falda de la ternera cortada transversalmente. Se prepara a la parrilla y se sirve con ensalada y patatas fritas. A veces también lleva una salsa tradicional de churrasco, que está hecha de vinagre, aceite de oliva, vino blanco y laurel.

Pimientos de Padrón

Pimientos de Padrón
Pimientos de Padrón. | Shutterstock

Uno de los pimientos más famosos de toda la gastronomía española es el pimiento de Padrón, que recibe este nombre porque es originario del huerto del Convento de San Francisco de Herbón, en la localidad de Padrón, en A Coruña. Se trata de pimientos de un tamaño reducido y de un color verde oliva. Lo más típico es prepararlos fritos y es muy popular el refrán “Coma los pimientos de Padrón: unos pican y otros no”, aludiendo al hecho de que es una lotería que te toque uno picante o uno normal.

Empanadas

Empanadas gallegas
Empanadas gallegas. | Shutterstock

Otra de las recetas más típicas de Galicia son las empanadas, que se caracterizan por tener una masa fina, dando más protagonismo al relleno. Algunas de las más tradicionales son las de pimiento y bonito o las de atún, pimiento y tomate. Es un plato muy cómodo de comer e incluso de hacer.

Callos con garbanzos

callos con garbanzos
Callos con garbanzos. | Fuente: Shutterstock

A los gallegos los callos les deben parecer un plato muy suave, así que les añaden garbanzos. También conocido como callos a la gallega, este plato es muy contundente y se come más frecuentemente en invierno que en otras épocas del año. Además de callos y garbanzos, esta receta también suele llevar otros ingredientes como chorizo ahumado, pata de ternera, ajo, cebolla o uña de cerdo.

Androlla

androlla
Una androlla. | Fuente: Shutterstock

Si se habla de embutidos típicos de Galicia, la androlla se lleva la palma. Está compuesto de costilla y pieles de despiece del cerdo, trozos magros de carnes saladas, pimentón picante, pimentón dulce y ajo. Después, se embute en tripa del intestino grueso y se ahúma con madera de roble durante 10 días hasta que, finalmente, se deja secar durante 20 días más. Asimismo, es un embutido muy típico de los Carnavales de Galicia.

Lamprea

Plato de lamprea
Plato de lamprea en salsa. | Shutterstock

La lamprea es un pescado típico de Galicia que se come durante el invierno y al principio de la primavera. Se pesca en los ríos gallegos, especialmente en el Miño, y se cuece en vino tinto y en su propia sangre. Incluso en ocasiones se usa este manjar como un ingrediente más del cocido gallego. Eso sí, es un producto caro, por lo que solo se come de vez en cuando.

Filloas

Filloas
Plato de filloas. | Shutterstock

Después de un buen plato como los anteriores no se puede levantar uno de la mesa sin comerse un buen dulce. Las filloas son un postre de sartén a base de harina, agua, leche, huevos, anís seco, azúcar y miel. Se podría decir que es un postre similar a una crepe francesa, aunque la receta tradicional se prepara con sangre de cerdo. En la versión dulce, que es la favorita de la mayoría, las filloas se suelen acompañar de mermelada de frambuesa o compota de manzana.

Tarta de Santiago

Tarta de Santiago
Tarta de Santiago. | Shutterstock

Para terminar, la tarta de Santiago, famosa en España entera. De hecho, es un souvenir muy popular que se lleva a la familia después de haber estado visitando Galicia. Se trata de una tarta tradicional con Indicación Geográfica Protegida que lleva almendras, azúcar, huevo y naranja. Es típica de Santiago de Compostela, pero también de todas las poblaciones por las que pasa el Camino de Santiago.