7 razones para comer alcachofas

Si últimamente has ido a comer o cenar a un restaurante te habrás dado cuenta de que uno de los platos de temporada son las alcachofas. Su especial sabor y su versatilidad en los fogones lo convierten en un alimento muy recurrente en cualquier restaurante y en nuestras casas. Su sabor ya es un buen motivo para incluirlo en nuestra dieta, pero hoy repasamos algunos datos que a lo mejor no conocías y que convertirán a la alcachofa en el protagonista de tus recetarios.

  1. Calidad inigualable. Somos el segundo productor mundial, después de Italia, y el primer exportador de esta verdura. Entre las variedades existentes destacan nuestras alcachofas con denominación de origen: la Alcachofa de Tudela y de Benicarló (una variación de la blanca de Tudela)
  1. Fácil de cocinar y múltiples opciones. Al vapor, crudas con un poco de aceite, integradas en ensaladas o en platos elaborados… Cualquier manera que se te ocurra será buena para comerte esta deliciosa verdura.
  1. Fácil de conservar. Lo fundamental es que se mantenga en un lugar fresco para que dure lo máximo posible. Una opción es meterlo dentro de una bolsa de plástico cerrada y dejarlo en la nevera. De esta manera durará más o menos una semana. En el caso de que tenga tallo se puede mantener en agua como si fuere una flor. Así no se secará. Como es habitual con los alimentos, en el congelador se mantendrá durante mucho más tiempo. Lo único es que posiblemente no mantenga todo el sabor.
  1. ¿Cómo sabemos si están frescas? Para comprobar que están frescas basta con apretar la verdura cerca del oído. En caso de que escuchemos un crujido es que son ideales para llevar a casa. En el caso contrario, si están blandas y con partes marrones es que están secas.
  1. Perfecta para mantener la línea. Esta verdura está compuesta principalmente de agua por lo que una mediana solo proporciona 60 calorías y es menos de 1 g de grasa. Además de está libre de colesterol y es bajo en sodio, por lo que lo hace ideal para incluirlo en cualquier dieta de adelgazamiento y en nuestra dieta diaria.
  1. Bendita amargura. Ya te habrás dado cuenta de que esta verdura tiene un toque amargo muy característico. Esto se debe a la cinarina y cinaropicrina, dos compuestos reconocidos por su efecto diurético. Ciertos estudios están investigando acerca de cómo esta sustancia previene algunas enfermedades cancerígenas.
  1. Rica… ¡Riquísima! Además de lo comentado en los puntos anteriores, es rica en otros múltiples compuestos como la vitamina B1, potasio, magnesio, fosfoto, fibra, calcio… Todo ello, mejora la inmunidad, el funcionamiento del intestino, favorece al tránsito intestinal… En definitiva, aporta grandes beneficios para la salud.

 

Ilustración: Chirri Moreno Santa María

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar