Verdades y mentiras de la dieta mediterránea

La dieta mediterránea es considerada por muchos como una valiosa herencia cultural que representa el modo de alimentarse de muchas personas en varios países occidentales. Antes de nada, conviene aclarar que la dieta mediterránea no es un régimen para adelgazar, sino que se trata de un estilo de vida que se sustenta sobre tres pilares: la alimentación saludable, conectar con el medio ambiente y hacer ejercicio. A pesar de la fascinación que tienen muchas personas por esta forma de alimentarse, existen una serie de mitos de la dieta mediterránea. En este post os contamos todo sobre las mentiras y verdades de esta dieta.

Mentiras

mitos de la dieta mediterránea

1. En España todos la practican

Pensar que en España y en otros países del Mediterráneo todo el mundo lleva la dieta mediterránea a rajatabla es totalmente falso. Normalmente se suele practicar en aquellos hogares donde se come mucha pasta, arroz, verduras, fruta, legumbres, aceite de oliva, pescado y poca carne. Pero, no es de extrañar que en otros casos estos alimentos brillen por su ausencia.

2. Sirve para adelgazar

La dieta mediterránea no está pensada para perder peso. Aquellas personas que sientan que les sobran algunos kilillos pueden seguirla, pero lo más importante en estos casos es que reduzcan la cantidad de grasas que toman.

3. Es solo para adultos

Pese a que muchos crean que no, los niños también pueden seguir esta dieta. En estos casos, lo que hay que hacer es incrementar su consumo de lácteos en un 30%. Según ciertos estudios, una de las causas de obesidad infantil es el abandono de esta dieta.

mitos de la dieta mediterránea

4. Está pensada para vegetarianos

Esta dieta recomienda el consumo de huevos unas cuatro veces por semana y mucho pescado. El hecho de que no incluya demasiada carne se debe a que se ha comprobado que las culturas que siguen una alimentación más basada en estos dos alimentos y eliminan la carne de su día a día tienen menos posibilidades de sufrir infartos de miocardio.

5. Prohíbe los lácteos

Esta afirmación es otro de los mitos de la dieta mediterránea. De hecho, se recomienda consumir a diario productos lácteos como yogurt o quesos, pero de forma moderada. Estos alimentos son una fantástica fuente de proteínas y minerales como el calcio, el fósforo y las vitaminas. No obstante, se desaconseja realizar un consumo tan excesivo como el que hacen los nórdicos o americanos.

Verdades

mitos de la dieta mediterránea

1. Previene los problemas cardiovasculares

Numerosos estudios han demostrado que los habitantes de los países mediterráneos padecen menos enfermedades cardiovasculares que los de otros países occidentales. Esto es debido a las propiedades de los tres alimentos fundamentales de la dieta mediterránea: el aceite de oliva, el vino y el pescado azul.

2. Es saludable

Algo que sin duda alguna no forma parte de los mitos de la dieta mediterránea es que se trata de una forma de alimentarse muy saludable. Los países del Mediterráneo (España, Italia, Francia, Grecia y Portugal) son los que tienen menos casos de personas con cáncer o, como hemos dicho anteriormente, con infartos.

3. Tiene ingredientes buenos para la digestión

Esta dieta se caracteriza por la cocción al vapor, los macerados y el uso de especias, hierbas aromáticas y ajo. Todo esto facilita una correcta digestión de los nutrientes.

mitos de la dieta mediterránea

4. Permite algún capricho

Si te lo cuentan así sin más pensarías que se trata de otro de los mitos de la dieta mediterránea, pero no. Afortunadamente, esta dieta no es una tortura china. La clave está en que el 75 % de la alimentación tiene que estar formada por verduras, hortalizas, pescado, legumbres, cereales y aceite de oliva. Pero el porcentaje restante puede ser lo que nos apetezca.

5. Permite los fritos

Esta afirmación es verdadera siempre y cuando no se tenga problemas de peso o de colesterol. Además, por lo general, los fritos mediterráneos (boquerones, calabacín, gambas, etc.) suelen utilizar aceite de oliva no reciclado. Por tanto, no tengas miedo y disfruta con ganas alguno de vez en cuando.

Hasta aquí los principales mitos de la dieta mediterránea. ¿Tu la sigues en tu día a día?

Texto: Carolina Cárcamo Villar

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar