Hacer deporte con el estómago vacío. Realidad o Mito

¡Sí, tú! ¿Eres de los que les gusta hacer deporte con el estómago vacío para adelgazar más? Pues estate atento, porque te han mentido. Vamos a ver… ¿cómo vas a hacer cincuenta flexiones sin comida? ¿Te crees que la energía viene por arte de magia? Sigue leyendo…

Hay quienes defienden la modalidad de hacer deporte con el estómago vacío como acelerador de pérdida de grasa. De hecho, algunos estudios lo confirmaron alguna vez. El entrenamiento cardiovascular con el estómago vacío reduce hasta un 20% más la grasa muscular. ¡Pero cuidado!, todo tiene trampa.

Según los estudios, la quema de grasa sin comer previamente al ejercicio se produce por una simple razón. El cuerpo, al no tener glucógeno proveniente de los alimentos, comienza a eliminar la grasa acumulada. ¡Qué maravilla! Pero, espera un momento. El cuerpo es sabio y se acostumbra a todo. Si adquieres esta tendencia como hábito, tu cuerpo empezará a guardarlo en su memoria.

Tu cuerpo comenzará a creer que necesita almacenar más grasas la próxima vez que comas. La quema de grasas rápida hará que tu metabolismo se ajuste y podría ser contraproducente.

Hacer deporte con el estomago vacio

Además, ¿crees que a tu cuerpo le gusta pasar hambre? Estudios aseguran que casi el 100% de aquellos que comen antes de realizar ejercicio, tienen menos urgencia en realizar la próxima comida. Por si fuera poco, esta tendencia puede conllevar la pérdida de masa muscular. Realizar deporte con el estómago vacío conducirá a la falta de glucógeno mínimo necesario. ¿La solución de nuestro cuerpo? Recurrir a las proteínas que conforman los músculos.

No hay necesidad de ser extremistas. Tampoco te pedimos que te empaches antes de llevar a cabo deporte. Unos carbohidratos previos a la práctica de deporte y alguna proteína para después pueden ser una buena opción. Además, tener hambre nos hace tener mal humor. Y no queremos estar enfadados después de una maratón, ¿no?

Analizando el mito de hacer deporte con el estómago vacío, podemos repensar si de verdad merece la pena. Machacarte a abdominales y flexiones para que la falta de comida los haga desaparecer parece ridículo, ¿no? No hay que olvidar que nuestro cuerpo es nuestra casa, nuestro templo. Y como templo, ¡hay que cuidarlo!

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar